Publicidad
Política 11 Ago 2013 - 8:11 pm

El pulso por la presidencia de Fenalper

Por el 'poder' de las personerías

Andrés Santamaría, personero de Cali y actual presidente de la federación, quiere reelegirse, mientras Rodrigo Ardila, personero de Medellín, lo acusa de apegarse al cargo.

Por: Hugo García Segura
  • 61Compartido
    http://www.elespectador.com/noticias/politica/el-poder-de-personerias-articulo-439306
    http://tinyurl.com/mzwrfsq
  • 0
Andrés Santamaría (centro), presidente de Fenalper, en reunión con algunos personeros del Cauca. / Archivo - El Espectador

Entre los próximos 29 y 30 de agosto, la Federación Nacional de Personeros (Fenalper) realizará en Armenia su asamblea general, donde además de abordar temas como la paz, los derechos humanos y su papel en el marco de la aplicación de la Ley de Víctimas, debe elegir a quien será presidente de la federación por un año. El proceso podría considerarse de simple trámite, pero sobre él se ha generado un duro pulso que tiene divididos a los personeros del país en torno a dos nombres: Andrés Santamaría, personero de Cali y actual presidente de la agremiación, que quiere ser reelegido, y Rodrigo Ardila, personero de Medellín, que quiere reemplazarlo.

Más allá de los nombres —según algunos personeros consultados por El Espectador— lo que está en juego es el modelo de gestión que Fenalper ha llevado a cabo durante el último año y que le ha permitido ganar visibilidad ante el Gobierno y la opinión pública nacional, así como respaldos a nivel de cooperación internacional, con recursos por cerca de $2.000 millones, que han servido para apoyar a las personerías de municipios categoría cinco y seis, que son aquellos con una población inferior a los 10.000 habitantes, donde la planta de personal de esas entidades está compuesta sólo por el personero y su secretaria, y manejan un presupuesto de entre $80 y 90 millones al año.

Según Santamaría, hace 365 días Fenalper existía únicamente en la Cámara de Comercio y durante su labor se le ha dado un vuelco de 180 grados, implementando proyectos con diferentes organizaciones internacionales y entidades de carácter público, las cuales se han interesado en apoyar el fortalecimiento de las personerías con capacitaciones, computadores, alianzas y convenios, debido a que en la actualidad trabajan en condiciones infrahumanas y de pobreza. “Ha sido un año de trabajo arduo y honesto en el que se ha logrado posicionamiento, reconocimiento y liderazgo, con los que hasta ahora no contaban los personeros ni la federación”, señaló.

Precisamente, dice el personero de Cali, uno de los logros más significativos es el proyecto de ley que se radicará ante el Congreso, el cual busca el fortalecimiento de las personerías haciendo énfasis en las de los municipios de quinta y sexta categoría: “Una iniciativa que se hizo con base en un diagnóstico serio, que no existía, y que se le ha mostrado al Legislativo, al Gobierno, a la Procuraduría, a la Defensoría del Pueblo y a la comunidad internacional”, agrega. Santamaría considera que no es el momento de dar un viraje y que hay que seguir la misma línea, sobre todo cuando en voz baja se escuchan rumores sobre la posible utilización de las personerías para fines políticos, en plena antesala de un proceso electoral.

“Aspiro a ser presidente de Fenalper para aportar mi experiencia en una ciudad tan conflictiva como Medellín y porque conozco las necesidades de las personerías pequeñas”, manifiesta por su parte Rodrigo Ardila. Según él, los estatutos de la federación establecen que la presidencia sólo debe ser por un año, que hay que darles la oportunidad a otros y que lo que quiere Santamaría es apegarse al poder. Aunque reconoce haber aspirado a la Asamblea de Antioquia a nombre del grupo político que lidera Eugenio Prieto, senador liberal, Ardila rechaza las versiones que hablan de una intención de politizar a Fenalper: “Eso sería distorsionar la función de las personerías. Yo estoy alejado de la política”, manifiesta.

Sin embargo, Jaime Vanegas, personero de Barbosa —uno de los municipios del área metropolitana de Medellín— es de los que advierten que un relevo en la presidencia de Fenalper implica un riesgo y un debilitamiento de la ayuda que se ha logrado en el último año, “la cual se ha conseguido gracias a los contactos que tiene Santamaría a nivel nacional e internacional, no propiamente por la federación”. Según el funcionario, el apoyo que él y otros personeros de Antioquia le han dado a la reelección del personero de Cali ha generado un ambiente de rechazo y exclusión desde la Personería de Medellín. “Antes de Santamaría, Fenalper sólo existía en el papel. Su trabajo es digno de continuidad y los estatutos de la federación no dicen que no se pueda reelegir”, dice.

Otros personeros, como Carlos Alberto Mejía, de Armenia, prefieren bajarle el tono al debate y creen que no son más que aspiraciones normales que se decidirán en la asamblea de fin de mes. “Lo que esperamos es seriedad y responsabilidad para seguir fortaleciendo la federación”, agrega. A su vez, Lucía Restrepo, personera de Titiribí (Antioquia), reconoce que existe mucho recelo, y prueba de ello es que una reciente reunión que sostuvieron los personeros del suroeste antioqueño con Santamaría fue vista con desagrado desde Medellín. “Él ha hecho muy buena gestión y tiene derecho a ser escuchado. Lo único que queremos es que quien gane la presidencia represente nuestros derechos”, indica Restrepo.

Lo que se ve claramente es también un pulso entre las personerías de ciudades capitales e intermedias y las de municipios de categorías cinco y seis. Y la lluvia de rumores crece con los días. Un personero que pidió la reserva de su nombre le contó a este diario que hay quienes están ofreciendo gratis la implementación del sistema de control interno de acuerdo al modelo que se aplica en Medellín, el cual mide el trabajo de las personerías frente al cumplimiento de sus planes de acción y de gestión, buscando amarrar el voto. Otros hablan de presiones con políticos e incluso oficiales de la Policía, pero nadie lo confirma.

Un tire y afloje que tiene como telón de fondo la inmensa responsabilidad de las personerías en la actual coyuntura. Según la Unidad de Víctimas, hasta el año pasado estas oficinas habían soportado el 79,9% de las notificaciones de sus actos administrativos, es decir, 41.961, frente a 5.369 producidas por la Defensoría del Pueblo y 5.186 por la Procuraduría. De los 1.102 municipios que hay en Colombia, más de 950 están clasificados como categoría seis y sus equipos son obsoletos, no reciben capacitación y muchos están amenazados. Lo cierto es que esa realidad choca con la situación de las personerías de las ciudades capitales, que manejan personal y presupuesto. De cualquier manera, lo que pase en la asamblea de Armenia marcará el futuro y la unidad de los personeros de Colombia.

hgarcia@elespectador.com

@hgarciasegura

  • 1
  • Enviar
  • Imprimir

Última hora

  • Lanzan vino con sabor a Los Simpson
  • Obama dice a presidentes centroamericanos que devolverá a niños migrantes

Lo más compartido

1
Opinión

Para opinar en esta nota usted debe ser un usuario registrado.
Regístrese o ingrese aquí

Opciones de visualización de opiniones

Seleccione la forma que prefiera para mostrar las opiniones y haga clic en «Guardar» para activar los cambios.
Opinión por:

magno356

Dom, 08/11/2013 - 23:03
A JUAN MANUEL SANTOS no lo pueden reelegir; sería una catástrofe POLÍTICA PARA EL PAÍS, entendiendo el poco o nulo interés por los DAR SOLUCIONES CLARAS Y CONTUNDENTES EN EL TEMA SOCIAL. Además podemos mencionar que LA CORRUPCIÓN en las altas esferas de sus FUNCIONARIOS, ALTOS OFICIALES DE LA POLICÍA FUERZAS MILITARES, y en las CONTRATACIONES, sin dejar de mencionar en las altas cortes y magistrados; dejan ver que sería casi imposible volver a reelegir a SANTOS. Miren Los SEÑORES AGENTES JUBILADOS DE LA POLICÍA junto a sus FAMILIAS, han unificado criterios y ACUERDOS “PARA NO DAR NI UN SOLO VOTO; por el SEGUNDO PRESIDENTE MAS MEZQUINO DESPUÉS DE ALVARO URIBE, que les SOMETIÓ al más perverso abandono SALARIAL, en toda la historia DEMOCRÁTICA DE COLOMBIA. No hay derecho.
Publicidad

Suscripciones impreso

362

ejemplares

$312.000 POR UN AÑO
Publicidad
Ver versión Móvil
Ver versión de escritorio