El reclamo de Humberto De la Calle a las Farc

La mesa de diálogos entre el Gobierno y las Farc tuvo unos días de descanso luego de que se diera a conocer el acuerdo sobre el quinto punto de la agenda de diálogos, sin embargo, los negociadores de las partes no gozaron del todo de ese beneficio.

El 2015 cerró con un tenso intercambio de declaraciones entre voceros del Ejecutivo y las Farc por cuenta del indulto otorgado a 30 guerrilleros. La insurgencia señaló al Gobierno de dilatar su excarcelación, y el Gobierno contestó que ese proceso debe cumplir con todas las exigencias y que las Farc han convertido un gesto de buena voluntad en un episodio de confrontación.

Aunque el enfrentamiento no resulta trascendental para el proceso de paz, sí ha provocado la contundente respuesta de Humberto de la Calle, jefe negociador del Gobierno en La Habana (Cuba), quien a través de una carta titulada 2016, la paz más allá de los acuerdos hizo un llamado a la guerrilla para que se sintonice con el lenguaje de la reconciliación y exprese sus diferencias con respeto. También pidió a la ciudadanía que acoja a los guerrilleros que decidan reintegrarse a la sociedad.

“El 2016 abre con la expectativa de la paz. Para preparar lo que viene en La Habana, bajo la dirección del presidente, nos encerraremos a fijar prioridades y recibir instrucciones. Y luego, con optimismo, trabajaremos de tiro largo en la búsqueda del acuerdo final. Los puntos sobre fin del conflicto y refrendación monopolizarán nuestra energía”, explicó el exvicepresidente de cara a la cumbre de paz que ha convocado el jefe de Estado para mañana en Cartagena.

De la Calle sostuvo que más allá de los acuerdos, las Farc y el país deben entender el espíritu de tolerancia y respeto sobre el que se debe construir la reconciliación, y criticó a la guerrilla por los reclamos hechos a propósito del tema del indulto. El jefe negociador del Ejecutivo consideró que la guerrilla había actuado de manera agresiva, desmesurada e injusta contra los funcionarios públicos que trabajaban con el objetivo de que los guerrilleros beneficiados por el gesto del Gobierno pasaran las fiestas de fin de año en sus casas.

“La incomprensión sobre el funcionamiento del Estado, la actitud permanente de descalificación de los funcionarios oficiales y esa postura combatiente permanente que se refugia en la agresividad con la falsa creencia de que sobre ella se edifica la dignidad de la guerrilla, convirtieron un gesto de confianza en una arbitraria e innecesaria guerra verbal”, refirió De la Calle, y agregó: “Es la hora en que las Farc comiencen a entender y a familiarizarse con la forma como actúa la democracia”.

Al final, el exvicepresidente hizo un llamado para que las Farc abandonen la descalificación de sus contradictores y participen del debate político bajo las reglas de la democracia. “Sabemos que la batalla ideológica y política seguirá. No esperamos cosa distinta. La lucha que se viene exige reconocer espacios al otro. Esto aplica a nosotros y a las Farc.(...) 2016 no es sólo el año de la construcción y firma de textos. Es el momento para que las Farc hagan un ejercicio dirigido a una reincorporación real a la sociedad civil. Es también el año para que la sociedad abra sus puertas y sus mentes. Debe ser el año para que nazca una Colombia en la que quepan todos. Un país en el que aprendamos a convivir en paz”, concluyó De la Calle, a ocho días de regresar a la mesa de conversaciones en La Habana.