"El tiempo que queda de esta administración es suficiente para diálogos con el Eln": Restrepo

El jefe de la delegación de paz del Gobierno hizo varias claridades sobre la situación de los diálogos con el Eln e insistió en que es indispensable una definición sobre el secuestro por parte de la guerrilla para seguir avanzando en la negociación.

El jefe del equipo negociador de Gobierno, Juan Camilo Restrepo. Archivo

 

Haciendo varias precisiones y advirtiendo sobre la necesidad de que el país tenga clara  la visión y postura del gobierno en la negociación, el jefe de la delegación del Gobierno en los diálogos con el Eln, Juan Camilo Restrepo, envió una carta a El Espectador con seis puntos que dan cuenta del estado de la mesa de Quito, Ecuador y que responden a ciertos debates que han sido planteados por jefes del Eln en los últimos días.

Por ejemplo, Restrepo aseguró que el Gobierno está decidido a llegar a un acuerdo para el fin del conflicto con dicha guerrilla y que no solo están dadas las condiciones para ello sino que "el tiempo que queda de esta administración es suficiente para concretar la tarea de acordar con el Eln su tránsito a la política sin armas". Una afirmación que responde a lo dicho por algunos líderes del Eln que han dejado ver que los diálogos se extenderán más allá de 2018 y tendrán que ser abordados por el Gobierno que reemplace al de Juan Manuel Santos.

En la misiva Restrepo señala, además, que la delegación del Gobierno ha manifestado su "mejor intención para empezar a desarrollar pronto, y de común acuerdo con el Eln" el primer punto de la agenda que se refiere a la participación de la sociedad civil en las negociaciones y que incluso hay acuerdo sobre la visita de 60 "estamentos" a Quito para que expliquen a la mesa experiencias y metodologías  respecto al tema.

Respecto al cese al fuego bilateral, el plenipotenciario del Gobierno insistió en que existe toda la disposición para estudiar el tema siempre y cuando "dicho cese al fuego, además de ser serio, creíble y verificable, esté acompañado de un cese simultáneo de hostilidades contra la población civil no combatiente, para dejar por fuera de la confrontación armada a los civiles".

En ese sentido, asegura Restrepo, el desescalamiento humanitario del conflicto es una condición indispensable para avanzar en un posible cese, y en esa vía, es prioritario que el Eln renuncie al secuestro. "En este  contexto, queremos ser claros en nuestra visión  sobre el secuestro, un crimen que aun el ELN práctica y que para el gobierno es la medida humanitaria prioritaria. Cuya posición difiere de la que expresa el Eln en las entrevistas".

 

Este es el texto completo de la carta:

Estimado director,

He leído en su importante medio de comunicación la entrevista con los miembros del Comando Central del ELN. La Delegación del Gobierno Nacional en la Mesa de Quito, quiere tener un intercambio de información transparente, con carácter pedagógico, sobre los aspectos fundamentales de este proceso, por lo cual, le dirijo esta carta para que a través suyo, sus lectores cuenten con los elementos fundamentales de la visión y posturas del gobierno en esta negociación:

 

1. El Gobierno Nacional está decidido a llegar a un acuerdo para el fin del conflicto con el ELN. Considera el gobierno, que en desarrollo de su política de paz están dadas las condiciones y que mediando la voluntad política, el tiempo que queda de esta administración es suficiente para concretar la tarea de acordar con el ELN su tránsito a la política sin armas.

2. En las conversaciones de Quito, la Delegación del Gobierno ha manifestado su mejor intención para empezar a desarrollar pronto, y de común acuerdo con el ELN, el punto número uno del Acuerdo de marzo del 2016 que es la carta de navegación de estas negociaciones, “Participación de la sociedad en la construcción de la paz” tiene por objeto que se consolide la ampliación de la democracia y que sus múltiples opiniones ilustren a la mesa sobreposibles medidas transformadoras de la sociedad colombiana que pudieran adoptarse.

3. En desarrollo de ese punto, nos hemos puesto de acuerdo en la visita de cerca de sesenta estamentos a Quito para que ilustren a la Mesa sobre experiencias y metodologías en materia de participación ciudadana, tanto en Colombia como en otras latitudes que hayan resultado exitosas.

4. También le  hemos planteado  al ELN en la mesa de Quito que el gobierno está listo a estudiar un eventual cese al fuego bilateral con este grupo alzado en armas, siempre y cuando dicho cese al fuego, además de ser serio, creíble y verificable, esté acompañado de un cese simultáneo de hostilidades contra la población civil no combatiente, para dejar por fuera de la confrontación armada a los civiles y así concretar la voluntad de avanzar hacia la superación de la violencia.

5. Por esta preocupación sobre el escalamiento del conflicto, y pensando en las victimas, acordamos abordar los temas humanitarios en una sub mesa que tiene por mandato lograr en el menor tiempo, un desescalamiento humanitario del conflicto. Condición indispensable para avanzar y para que tenga sentido un eventual cese bilateral de fuego. 

6. En este  contexto, queremos ser claros en nuestra visión  sobre el secuestro, un crimen que aun el ELN práctica y que para el gobierno es la medida humanitaria prioritaria. Cuya posición difiere de la que expresa el ELN en las entrevistas:

Tres razones, todas conocidas por la opinión, nos han llevado a insistir en que es indispensable una definición sobre el secuestro por parte del ELN, para avanzar equilibradamente en un proceso de acuerdos mutuos y simultáneos en las negociaciones en marcha con este grupo armado en armas:

* El secuestro de civiles no combatientes está rotundamente prohibido en un conflicto como el Colombiano, que enfrenta a un grupo alzado en armas con un Estado legítimamente constituido como el Colombiano. Así lo dice perentoriamente el articulo tercero común de los protocolos de Ginebra de 1949.

*El secuestro,  además de cruel e ilegal, es unanacronismo repudiado unánimemente  por la comunidad internacional.

* La opinión pública Colombiana rechaza vehemente el secuestro. Como lo atestigua un listado que a continuación transcribo ; y que no es otra cosa que los nombres de algunos ciudadanos, y organizaciones, entre muchos otros, que han trabajado por la paz, y que  de manera pública, en diferentes cartas dirigidas al gobierno y al ELN, o en declaraciones a lo largo de los últimos años 20 años han condenado esta práctica y le han pedido a esta guerrilla que le ponga fin para lograr un acuerdo de paz.

 

.