Publicidad
Política 11 Jun 2013 - 9:31 pm

Entrevista con Ubeimar Delgado

'En el Valle también hubo carruseles de contratación'

El departamento acaba de lograr un acuerdo de reestructuración de pasivos, lo que según el gobernador le permitirá, en el mediano plazo, salir de la crisis en que la dejaron los gobiernos anteriores.

Por: Hugo García Segura
  • 117Compartido
    http://www.elespectador.com/noticias/politica/el-valle-tambien-hubo-carruseles-de-contratacion-articulo-427190
    http://www.elespectador.com/noticias/politica/el-valle-tambien-hubo-carruseles-de-contratacion-articulo-427190
  • 0
insertar

Diez meses después de haber asumido la Gobernación del Valle del Cauca, Ubeimar Delgado muestra como su gran logro: el acuerdo para la reestructuración de los pasivos y el saneamiento financiero, lo que permitirá realizar inversiones en temas prioritarios para el departamento. En diálogo con El Espectador, el mandatario hace un balance de su gestión y advierte sobre el desgreño administrativo de gobiernos anteriores. En este sentido, advierte de las dificultades en la Empresa de Licores, algunas concesiones viales y plantea dudas en torno a la devolución de las Empresas Municipales a la ciudad de Cali.

Después de lo sucedido en los últimos años en el Valle, con gobernadores destituidos y provisionales, ¿cómo encontró usted el departamento?

Mal porque el mismo día de mí posesión, el Sindicado del Hospital Universitario me recibió en huelga por problemas como falta de pago y mantenimiento en general. Por eso tomé la decisión de entregárselo a la Universidad del Valle, dándole la oportunidad a la academia. El hospital lo único que tenía de universitario era el título y estaba en manos de la política. Y también, me tocó pedirle a la Asamblea que aprobara la ordenanza para que el departamento entrara en Ley 550 o de quiebras.

¿Qué se buscó con eso?

Blindarnos de tanta demanda. Eran más de 4.000 tutelas, deudas en salud, en educación y demandas hasta contra las vigencias futuras. Una vez aprobada la decisión de declararnos en quiebra, con la ayuda del Departamento de Apoyo Fiscal del Ministerio de Hacienda iniciamos el proceso para lograr lo que hoy es un éxito y ya tenemos un acuerdo. Hemos logrado gracias a la gestión un acuerdo de reestructuración de pasivos, concebido con el más riguroso criterio técnico, jurídico y financiero. Es un acuerdo que hemos definido como amigable entre el departamento y los acreedores, y el más grande que se haya firmado por algún ente territorial en el país.

¿En qué consiste ese acuerdo?

Estamos acordando pagar $443 mil millones de deudas de anteriores y malos gobiernos, donde hubo desgreño administrativo. La buena noticia es que creemos que este año podremos pagar la mitad, entre $150 o $200 mil millones o de pronto un poco más. Quedarán $200 mil millones para incontingencias, que no quedaron en el acuerdo. Es decir, a partir de ahora, el Valle del Cauca comienza a levantarse de la crisis gracias a un buen ejercicio financiero y eso le va a permitir comenzar a hacer inversiones urgentes, como por ejemplo en las vías terciarias para que los campesinos puedan sacar sus productos a los centros de consumo.

Hablando de vías, ¿qué pasó con el lío por la famosa doble calzada Cali-Candelaria?

Por las malas decisiones hoy nos están cobrando $40 mil millones a los vallecaucanos por una carretera que nunca se hizo. El puente de Juanchito tiene 62 años cuando la vida útil de un puente son 50. Vamos a repararlo con $4 mil millones, pero para que quede como un plan B para carros pequeños. Ya me conseguí con el Gobierno nacional $30 mil millones para la construcción de un nuevo puente para el paso de la carga pesada. Queda pendiente la doble calzada y estamos ad portas de tener que pagar la demanda.

Mucho se habla de la crisis de las licoreras, ¿cómo está la Licorera del Valle?

Nos la entregaron quebrada y sin distribuidor. Me ha correspondido entrar a solucionar muchos problemas y ya se está mejorando. Se están pisando callos y haciendo ahorros. La industria se había convertido en la caja menor de los partidos políticos y ahora ya no es así. A mí me tocó acabar unilateralmente un contrato que se tenía con la empresa Dimerco porque no estaban cumpliendo con lo estipulado. El departamento se declaró víctima en ese contrato porque se estaban lesionando los intereses de la industria de licores.

¿Y quién responde por todas estas anomalías?

Sobre los gobiernos anteriores ya se han tomado medidas y hay procesos en curso en la Fiscalía, la Procuraduría y la Contraloría. Ahora, de esos $443 mil millones de deudas de gobiernos anteriores, mi administración está pagando la mitad. Otra cosa importante es que estamos priorizando en pagar a las acreencias laborales y pensionales. El ser humano es lo primero. Ese pago nos da la oportunidad de repensar el departamento y hacer inversión donde más se necesita: vías terciarias o red de salud. De 11 hospitales encontramos nueve colapsados. Obviamente es un problema nacional, pero nos corresponde entrar a subsanar ese problema.

¿Qué significa para el Valle que el Gobierno le devuelva Emcali?

Tengo mis dudas en los beneficios. ¿Para qué sirvieron 13 años de intervención cuando nos van a devolver a Emcali con una deuda de un billón de pesos? El compromiso del Gobierno Nacional era pagar por lo menos el 80% de la Ptar. El Gobierno tuvo 13 años intervenida a Emcali y la devuelven con una deuda que tendrán que pagar los caleños. Debieron de habernos dicho: la intervenimos y aquí se las devolvemos saneada, pero no es así. Los ciudadanos no tienen por qué pagar ese billón de pesos, no es justo.

¿Sigue siendo la seguridad un dolor de cabeza en el Valle?

Hay problemas, pero tengo que reivindicar la labor de la Policía. Hemos hechos consejos de seguridad en el norte del Valle; con el presidente Santos en Buga, Cali y Buenaventura, en Cali; se ha incrementado el pie de fuerza y el Gobierno ha entregado logística. El problema del Valle del Cauca se llama mafia, se llama narcotráfico, peleas entre guerrilla y narcotraficantes y bandas criminales. Pero la Fuerza Pública está trabajando eficientemente.

¿Cómo ha sido el ambiente político para usted?

Hay paz política en la Gobernación y la Asamblea. A mí me apoyó la Unidad Nacional, siete partidos que hoy tienen representación constitucional en mi gobierno. Mi compromiso fue elegir las mejores hojas de vida y así se hizo. A los partidos hay que respetarlos y todos están ayudando.

Usted habla de pisar callos, ¿se refiere a la posible influencia que todavía puede tener Juan Carlos Martínez en algunas dependencias del gobierno departamental?

Yo podría decir que esa influencia es prácticamente cero. En mi gobernación, en todos los nombramientos de libre remoción, entraron funcionarios nuevos con hojas de vida técnicas y que representan a la Unidad Nacional, no tengo por qué negarlo. Es gente que ha cumplido bien con su labor, que sabe que en el Valle del Cauca no hay tiempo que perder y en tres años y medio hay que cumplir con lo que no se hizo en los 10 años anteriores.

¿Y por qué dicen que CVC sigue siendo un fortín político de Martínez?

No creo y ahora el que está allí es el doctor Óscar Libardo Campo, un técnico más que político que venía de Acuavalle.

¿Cómo va la vía Buga-Buenaventura, otro dolor de cabeza?

Esa vía ha tenido problemas porque los anteriores gobernadores se la pasaban defendiéndose de sus problemas judiciales y no le pararon bolas. Se abandonó la obra y no se cumplieron los cronogramas, algo que sí estamos haciendo en mi gobierno. Estamos haciendo veeduría permanente y estamos trabajando porque ese es el corredor vial más importante de Colombia.

¿En lo de la licorera, la de la Vía a Buenaventura y en muchas otras situaciones que se han vivido, hubo carruseles de contratación?

Eso es evidente, como lo ha habido en las Empresas Municipales de Cali, donde sólo tres o cuatro empresas son las que contratan billones de pesos. Uno se pregunta, ¿qué pasa allí? Por eso la Procuraduría ya abrió investigaciones. Nosotros estamos defendiéndonos de unas demandas que comprometen las vigencias futuras porque acabamos con unos contratos que han causado detrimento patrimonial al departamento. No queremos quedarnos en el pasado sino ver con optimismo el provenir. Por ejemplo, tomamos la decisión de hacer el malecón de Buenaventura para elevarle la autoestima a la ciudad y para que no solo tengamos un puerto sino una ciudad-puerto. La Alcaldía va a poner $7 mil millones, el Gobierno Nacional $5 mil y nosotros $15 mil. Son tres etapas pero con esos recursos queda asegurada prácticamente la obra. El Valle del Cauca tiene también un potencial ecoturístico desaprovechado y el objetivo es darle un verdadero impulso. Queremos dignificar la política y la administración departamental, lo que otros no pudieron hacer.

¿Cómo están las relaciones con el gobierno Santos?

Bien porque cuando yo fui representante a la Cámara, el presidente era Andrés pastrana y el ministro de Hacienda, Juan Manuel Santos. Después, cuando Álvaro Uribe era el presidente y yo senador de la República, Santos fue el ministro de Defensa. O sea que yo tuve que ver con los tres gobiernos pero no tengo nada que ver con esa pelea entre ellos de hoy en día.

inserte esta nota en su página
  • 0
  • 14
  • Enviar
  • Imprimir

Última hora

  • EEUU estudiará legalización de las drogas sin ser simplista
  • Evacuan a técnicos encargados de demolición de Space
  • Exjugador de Real Madrid fue demandado por un banco chileno

Lo más compartido

  • Colombiano presentó una de las mejores tesis de maestría del mundo
  • Bogotá Sep 7 - 11:28 am

    Las pruebas de Sergio

    Las pruebas de Sergio
  • El conmovedor abrazo de una leona a su antiguo cuidador
Publicidad

Suscripciones impreso

362

ejemplares

$312.000 POR UN AÑO
Publicidad
Ver versión Móvil
Ver versión de escritorio