Publicidad
Política 10 Jul 2013 - 9:08 pm

Expresidente Uribe no sería cabeza de lista al Senado

La estrategia uribista para 2014

Están unidos para enfrentar a Santos, pero en el interior del Centro Democrático se empiezan a notar fracturas.

Por: Redacción Política
  • 152Compartido
    http://www.elespectador.com/noticias/politica/estrategia-uribista-2014-articulo-432940
    http://tinyurl.com/n7fpq3d
  • 0
  • 152
El primer cónclave del Centro Democrático, donde se planteó la estrategia política para las elecciones a la Presidencia y al Congreso. / Archivo - El Espectador

Si algo tienen claro en el Centro Democrático es que se la van a jugar para tratar de derrotar al presidente Juan Manuel Santos en su intento de reelección, algo que —están convencidos— va a buscar en 2014. El primer objetivo son las elecciones a Congreso, en las que esperan alcanzar por lo menos 25 curules en el Senado, número que les daría fuerza para debilitar la coalición de gobierno —la llamada Unidad Nacional— que ha legislado casi con plena unanimidad.

Retos muy ambiciosos que, tratándose de política, implican saber conciliar posiciones y hasta egos, por más liderazgo que tenga el expresidente Álvaro Uribe, el líder del Centro Democrático. Porque lo que hoy se dice es que han comenzado a aparecer las discrepancias entre sus precandidatos a la jefatura del Estado, todo por la forma como se hará la escogencia. Aunque aún no hay una fórmula para definir el nombre del representante del uribismo ‘purasangre’ en las próximas elecciones presidenciales, cada uno de los cuatro precandidatos (Francisco Santos, Óscar Iván Zuluaga, Carlos Holmes Trujillo y Juan Carlos Vélez) analiza actualmente qué es lo que más le conviene.

El encargado de poner en evidencia las diferencias fue el exvicepresidente Francisco Santos, quien manifestó que el candidato del Centro Democrático será elegido de acuerdo con el resultado de una serie de encuestas regionales que, a su vez, servirían para posicionar a los aspirantes del movimiento para Senado y Cámara de Representantes. Propuesta ventajosa para Pachito, como lo conoce el país político, pues en las encuestas es quien tiene la favorabilidad a su favor.

Por eso, el exministro de Hacienda Óscar Iván Zuluaga desmintió que existiera una decisión al respecto y dejó claro que su propuesta es una consulta interna dentro del uribismo, lo que le daría un mejor chance, pues cree ser el más reconocido por su formación académica, su pasado en el Congreso y la capacidad de gestión mostrada como ministro. Los otros dos precandidatos —Trujillo y Vélez— se marginaron de esa polémica, pero dejaron claro que la cuestión es de votos y participarán de forma activa en la ‘Vuelta a Colombia’ que pretende iniciar el Centro Democrático, acompañados por Uribe.

Las cuentas que manejan se basan en una encuesta según la cual 35% de los colombianos votarían por el candidato que presente el presidente Uribe; el 38% probablemente lo haría y el 27% bajo ningún motivo lo haría. A juicio del senador Juan Carlos Vélez, “las estadísticas dejan claro que Uribe sí endosa votos y después de elegido el candidato (el 7 de agosto), la labor será ganar la confianza de los electores, que no es difícil porque está demostrado que el Gobierno actual, aunque tenga mermelada, está haciendo las cosas muy mal”.

En cuanto a los candidatos al Congreso, para su escogencia se abrió una convocatoria a través de internet, pero según pudo establecer El Espectador, se revisará en cada región para no afectar a los que estarán en las listas de los partidos Conservador y de la U. Además, se tomará en cuenta la labor política regional de uribistas que han sido relegados por el santismo. En ese plan se encuentran la exgobernadora del Huila Cielo González y la exministra María del Rosario Guerra, quienes vienen trabajando en la coordinación de los talleres democráticos regionales.

Pero la jugada maestra tiene que ver con la participación del expresidente Álvaro Uribe en la lista al Senado del Centro Democrático, que a juicio de uno de sus principales escuderos, José Obdulio Gaviria, es una obligación: “Él no está abocado a una larga discusión sobre una encrucijada en el alma como sucedió en el pasado. Acá estamos hablando de una obligación política, no podemos permitir que se repita lo que pasó con Santos en la Presidencia y en el Congreso”.

Al respecto, como de costumbre, Uribe no ha dicho la última palabra. Pero la estrategia es que forme parte de una lista cerrada, aunque no en el primer renglón. Proponen que ocupe un puesto entre el 25 y el 30. “Con la imagen de Uribe podemos alcanzar este número de curules. Si no llega, no tendría el riesgo que representa la tesis jurídica que de resultar elegido como parlamentario podría perder el fuero de expresidente y su juez natural sería la Corte Suprema de Justicia”, dijo un miembro del Centro Democrático que prefirió reserva de su nombre.

Sin embargo, en ese tema también hay una puja interna en el Centro Democrático. Un sector asegura que sería un riesgo, pues la lista no tendría el mismo impacto si Uribe no encabeza. Otros lo ven como una estrategia perfecta para arrastrar una importante votación sin poner en riesgo al exmandatario. Pero, independientemente de las diferencias, todos saben que la última palabra la tendrá Uribe, quien se sostiene firme a su estrategia de ‘poca claridad y mucha expectativa’.

Sea como sea, si bien el Centro Democrático mantiene unidad en cuanto al objetivo de tratar de derrotar a Santos en su reelección, resulta evidente que, tras bambalinas, esa unidad no es tan firme y comienza a darse lo que muchos pronosticaron: que hay sectores que tratarán de jalar para el lado que más les conviene, aprovechando la imagen del expresidente Uribe para catapultarse a sí mismos.

  • 152
  • Enviar
  • Imprimir
Publicidad

Suscripciones impreso

362

ejemplares

$312.000 POR UN AÑO
Publicidad
Ver versión Móvil
Ver versión de escritorio