Fajardo toma distancia

"No asumo responsabilidad por las actuales decisiones", dijo el hoy candidato en Antioquia. 'Lucho' Garzón desmiente sus críticas.

La crisis del Partido Verde se siguió agudizando ayer. A la salida de sus filas de Antanas Mockus, hace 12 días,  Sergio Fajardo (actual candidato de la colectividad a la Gobernación de Antioquia) renunció a su condición de codirector, anuncio hecho a través de una carta pública en la que cuestiona duramente las posturas asumidas por los demás dirigentes verdes —léase Enrique Peñalosa y Lucho Garzón— durante las últimas semanas.

“La organización que tenemos es precaria (...) empezando con cosas tan elementales como la no respuesta a las cartas, correos o llamadas telefónicas. No tenemos proyectos con un seguimiento riguroso, la mayor parte de las tareas no tienen responsable y no existe quién dé razón de su cumplimiento”, dice Fajardo en la misiva, no sin antes advertir que la expresión “La unión hace la fuerza” no se ha materializado en la práctica y hoy no se tiene un proyecto nacional explícito y claro ni existe una estrategia de cara a las elecciones de octubre próximo.

El exalcalde de Medellín señala que los verdes, en la actualidad, no tienen la participación que les reclama el país en la discusión y el desarrollo de los grandes temas de actualidad nacional: “Ni una sola palabra sobre la corrupción, el medio ambiente o la educación. Tenemos las personas con el conocimiento y la disposición para presentar nuestras propuestas, pero no existe la capacidad o el interés para llevarlas al público”.

Fajardo reitera sus cuestionamientos de que la discusión acerca de los temas de Bogotá ha copado todos los espacios políticos del partido, ignorando la relevancia y la responsabilidad con las diferentes regiones del país, fundamentales en la construcción de la Ola Verde. “Las campañas regionales no cuentan con apoyo alguno y, lo que es peor, no existen iniciativas para acompañar las necesidades organizacionales de un partido naciente que enfrenta unas elecciones trascendentales en octubre”.

Asimismo, denuncia que no hay ninguna iniciativa económica concreta y clara para la participación en la contienda electoral venidera: “No tenemos ni el más mínimo esquema de financiación”. Y aunque aclara que seguirá siendo miembro del Partido Verde y que por disciplina acepta los mandatos de su Dirección Nacional, da un paso al costado al señalar que no asume responsabilidad por las actuales decisiones, zafándose así de las posibles consecuencias que podría traer la alianza con el uribismo, razón de la partida de Mockus.

Ayer mismo el vocero y también codirector del partido, Lucho Garzón, le respondió a Fajardo reconociendo su valor en la consolidación de los verdes e indicando que tomarán “atenta nota” de sus observaciones “constructivas”. Sin embargo, Garzón desmiente algunos de los reclamos al señalar que tanto él como sus delegados sí han participado en las decisiones fundamentales de la colectividad, que sí se viene desarrollando un trabajo en el orden regional y que sí se ha participado, con la bancada en el Congreso, en las discusiones de los grandes temas nacionales.

Temas relacionados