Farc denuncian violación del cese del fuego en Nariño

La insurgencia denuncia que la Fuerza Pública estableció un retén dentro de la franja de seguridad y que le ha exigido documentos a los pobladores que transitan está área.

Guerrillera cuida las armas en zona veredal de Icononzo.

Una denuncia elevada al Mecanismo de Monitoreo y Verificación  (MMV) hizo el comando de dirección de las Farc desde la zona veredal de Alto Paloma, en Nariño. Según la insurgencia la Unidad Básica de Carabineros (UBICAR) violó los protocolos establecido sobre el cese al fuego bilateral y definitivo. En el comunicado que se envió al MMV se advierte que “la franja de seguridad de la ZVTN está siendo vulnerada por presencia de efectivos del Ejército, así como de la Unidad Básica de Carabineros”.

Particularmente, señala las Farc,  que el 8 de marzo en horas de la mañana, unidades de las Fuerza Pública establecieron un retén “a escasos 250 metros de la sede del MMV local, donde detienen a la gente que circula por allí y le exigen número de cédula y nombres, igual que otros datos personales, convirtiéndose este hecho en un empadronamiento que además de vulnerar el derecho al libre tránsito, genera un clima de desconfianza en las comunidades y en nosotros mismos, pues muy frescas están las experiencias de lo que generó la política paramilitar de levantar listas de personas que circulaban por esta región, con sus conocidas consecuencias”.

Por esto, los mandos guerrilleros de la zona veredal “Aldemar Galán”, ubicada en Alto La Paloma, Betania y Policarpa, departamento de Nariño, solicitaron al MMV local y regional, así como a la Comisión de Seguimiento Impulso y Verificación de la Implementación (CSIVI) realizar una investigación profunda sobre los hechos denunciados y tomar los correctivos necesarios para evitar futuros riesgos al cumplimiento del cese bilateral y definitivo del fuego y las hostilidades.