Publicidad
Política 24 Jun 2013 - 10:53 pm

"Espero que prime la sensatez"

Iván Cepeda y su sueño de una izquierda unida

Dice que no se trata de hacer un manifiesto e insiste en el respeto a las diferencias.

Por: Camila Zuluaga
  • 138Compartido
    http://www.elespectador.com/noticias/politica/ivan-cepeda-y-su-sueno-de-una-izquierda-unida-articulo-429829
    http://tinyurl.com/kfvf4vs
  • 0
  • 135
Para Iván Cepeda, si no se alcanza la paz, Colombia será un país inviable. / El Espectador

El representante a la Cámara por el Polo Democrático Iván Cepeda, recientemente, les envió una carta a los líderes de la oposición, para generar una alianza con miras a las elecciones del 2014. El Espectador habló con él sobre la viabilidad de dicha alianza, el proceso de paz y el futuro de los partidos minoritarios en el Congreso.

¿Por qué razón mandó una carta a los líderes de la oposición con miras a las elecciones del próximo año?

La aspiración por construir una izquierda fuerte e influyente en Colombia es de tiempo atrás, de hecho, no es el primer llamado que se hace a este tipo de alianza. Lo nuevo en estas circunstancias es que si Colombia llega a un acuerdo de paz, el papel de las fuerzas de izquierda debe ser definitivo. No es simplemente un cálculo electoral el que me ha movido a escribir esa carta, sino la esperanza de que la sensatez y la conciencia primen sobre cualquier otra consideración y otro tipo de razones para la actuación política.

¿Y ya le respondieron?

En su gran mayoría he tenido respuestas positivas y favorables, obviamente con matices. Todos coinciden en que de darse un acuerdo, debe ir más allá de la izquierda, incluso de otras fuerzas sociales y de centro.

¿Cuáles serían los mecanismos para dar ese paso?

Sería necesario llegar, en primer lugar, a unos acuerdos básicos sobre la convergencia; que haya un compromiso de actuar de manera conjunta hacia el futuro y en particular hacia las elecciones del 2014, tanto en las elecciones presidenciales como en las parlamentarias. Lo segundo sería sobre los principios programáticos. No se trata de hacer un manifiesto de la izquierda o de incurrir de nuevo en ese error de intentar buscar una unidad ideológica, sino de encontrar algunas ideas que puedan hacer que se dé esa alianza. Y por último, crear unas reglas de juego mínimas; es indispensable, con este mecanismo, dar la libertad necesaria, para que, conservando identidades, organizaciones y estructuras propias, se pueda trabajar en un frente amplio.

¿Qué tan factible cree usted que eso se dé?

Existe la posibilidad. Espero que la sensatez prime.

¿Qué respondió Marcha Patriótica?

Están en consultas internas. La respuesta ha venido por boca de Piedad Córdoba, y ella ha dicho que Marcha Patriótica está dispuesta a explorar caminos de convergencia, no solamente con la izquierda, sino con un frente mucho más amplio.

El Polo Democrático demostró que cuando convergen diferentes sectores de izquierda, hay muchos conflictos. ¿Qué haría que esto que usted propone no sea así?

Las experiencias enseñan. Hay ciertos aspectos de la actuación política de la izquierda que pueden ser convergentes. Pero hay otros que por razones de orígenes políticos, de visiones del país, no podrán estar bajo una especie de actuación monolítica. Eso es incluso deseable y lo que nos ha enseñado esta experiencia es que es necesario hacer de la pluralidad, la riqueza y la fuerza la actuación nuestra. La conjugación y amalgama de esas posiciones es la que puede permitir una izquierda lo suficientemente plural y rica en matices, que pueda generar, como ha sido el caso de otros países, una alternativa de gobierno.

Usted dice que su carta se debe a que eventualmente se firme la paz. ¿Usted cree que eso será así?

No solamente lo creo, sino que si no se produce la paz en Colombia, veo muy difícil el futuro de nuestro país y la sociedad. Hemos llegado a un límite en el que hay problemas sociales acumulados, las estructuras e instituciones políticas están al borde de un colapso y si no se produce un cambio profundo, que parte de superar la violencia, seremos una sociedad inviable.

Más allá de eso, viendo los enfrentamientos públicos que están teniendo las Farc y el Gobierno, ¿cree que va por buen camino el proceso?

Estamos en un proceso de paz que es viable y que está mostrando resultados reconocidos por el Gobierno, las Farc y la comunidad internacional. ¿Cuál es el escándalo con que las Farc hagan propuestas? ¿No es lo que se les ha pedido y exigido, en vez de estar haciendo acciones militares? Pues bueno, las propuestas están ahí, por supuesto que son discutibles. Ni más faltaba que una guerrilla que se ha opuesto al Estado venga a plantear cosas que van a tener buena recepción, por parte de quienes son su contraparte. Aquí hay que tener tranquilidad y escuchar atentamente, que es lo que no se ha hecho.

¿Qué es lo que no se ha escuchado atentamente?

Por ejemplo, las Farc dijeron que querían participar en política, pero no entregar las armas. Inmediatamente, hubo reacciones muy fuertes diciendo que iban a continuar haciendo acciones armadas, paralelamente a la acción política. ¡No! Lo que han dicho las Farc es que no quieren entregar las armas, no que no quiere dejar las armas. Ambas cosas son diferentes.

¿Cuál es la diferencia?

Muchos de los procesos que ha habido en Colombia han tenido una entrega de armas. En otros procesos como los de Irlanda del Norte, las armas no fueron entregadas, sino puestas en custodia a una institución, a un garante. Esto no significa que el grupo armado va a seguir actuando, sino que las armas van a estar en una situación de suspenso mientras se concretan los acuerdos.

¿Usted está de acuerdo con lo que plantean las Farc, de convocar a una constituyente?

No. Creo que hay que buscar una figura que pueda dar la garantía de que los acuerdos sean irreversibles. No es suficiente la refrendación por vía popular, es necesario algo más. Acabar con un conflicto armado de 50 años no se sella simplemente con una firma.

Hay quienes dicen que el proceso de paz fracasaría si el presidente Santos no se reelige...

Tiene toda la intención para reelegirse y está haciendo todo para lograrlo. Creo que hay otras fuerzas que están en disputa, como la izquierda, que va a presentar su candidatura. Ahora, lo que sí creo necesario es que la paz sea una política de Estado en Colombia. Sea quien sea el presidente, este debe asumir la paz como un imperativo nacional.

Sobre las elecciones del 2014, hay muchos partidos minoritarios preocupados por el umbral, ¿qué van a hacer?

Esos temores son plenamente justificados, porque no solamente hay un serio problema con el nivel de votos que se requieren para poder elegir representación en las cámaras, sino además que se ha dejado maniatados a todos los sectores minoritarios o de oposición. No pueden hacer coaliciones, no pueden buscar ningún tipo de camino, para lograr tener una votación suficiente. Hay gente que dice que sí tienen esa votación, sin embargo, yo en esto siempre prefiero ir sobre seguro. Es necesario que se generen condiciones, para que haya una oposición fuerte en el próximo congreso. Más si va a tener una tarea tan delicada como eventualmente es discutir y refrendar acuerdos de paz.

¿Entonces qué van a hacer?

Se le ha pedido al Gobierno que actúe de una manera responsable; hemos dicho que es importante presentar en la próxima legislatura una iniciativa que permita por alguna vía la posibilidad de garantizar las coaliciones y el umbral necesario, para poder tener una representación de esos sectores.

Pero la reforma se hizo para evitar ese “voltearepismo” de los políticos. ¿Ahora, como no les conviene, la quieren cambiar?

De acuerdo, pero como todo en nuestro país se hizo de extremo a extremo, hay que garantizar las condiciones democráticas, para que haya representación plural en el Congreso, y ese sí es un asunto que el Gobierno debe tomar en consideración. Imagínese usted un Congreso constituido por la Unidad Nacional y el uribismo, ad portas de refrendar los acuerdos de La Habana. ¡sería inviable!

¿Qué planes políticos tiene usted?

Estoy pensando en candidatizarme al Senado.

  • 0
  • 135
  • Enviar
  • Imprimir

Última hora

  • "La minería ilegal de oro genera más beneficios que el narcotráfico"
  • La buena hora del índice Colcap

Lo más compartido

  • Tras más de un año de sequía, la lluvia volvió a La Guajira
  • Medellín y Santiago de Chile, las mejores ciudades para vivir en Latinoamérica
  • "Si quiere llamarme alarmista hágalo"
Publicidad

Suscripciones impreso

362

ejemplares

$312.000 POR UN AÑO
Publicidad
Ver versión Móvil
Ver versión de escritorio