Los impedimentos de Germán Vargas Lleras

Por sus relaciones con socios de empresas de servicios públicos, el ministro de Vivienda pidió mantenerse al margen para conocer y decidir sobre asuntos que las impliquen.

El presidente Santos junto a Germán Vargas Lleras, ministro de Vivienda, y Juan C. Pinzón, ministro de Defensa. / Archivo
El presidente Santos junto a Germán Vargas Lleras, ministro de Vivienda, y Juan C. Pinzón, ministro de Defensa. / Archivo

Las amistades del ministro de Vivienda, Germán Vargas Lleras, siguen dejando una estela de impedimentos en el Diario Oficial. Hace unos días quedó registrado uno que nuevamente lo inhabilita para conocer y decidir sobre la ejecución de proyectos de empresas de servicios públicos en todo el país.

Se trata del decreto 005 de 2013, que señala que por las relaciones de amistad expuestas por el ministro Vargas Lleras en el pasado Consejo de Ministros —que se realizó en diciembre—, se aceptó que el funcionario siga marginado de las decisiones que se tomen en esa materia, más aún cuando a la fecha los contratos de operación y servicio de agua potable y saneamiento básico deben ser reestructurados y “posiblemente solicitan apoyo financiero de la Nación”, a través del Viceministerio de Aguas y Saneamiento Básico, que brinda asistencia técnica y apoyo económico.

Por esta razón, el presidente de la República, Juan Manuel Santos, decidió nombrar como ministro de Vivienda encargado al Ministro de Tecnologías de la Información, Diego Molano Vega, que será quien conozca y decida sobre los proyectos que adelanten las siguientes empresas: Aquaseo, Giscol, Empuamazonas, Servicios Generales, y las empresas que se encargan del aseo, barrido y limpieza de Bogotá: Ciudad Limpia, Lime, Aseo Capital y Atesa.

El ministro Vargas Lleras ha dicho en todos los escenarios que es amigo de Alberto Ríos Velilla, uno de los principales financiadores de sus campañas. Además, el hijo de Alberto Ríos, Felipe Ríos, fue concejal de Bogotá por el Partido Cambio Radical, que creó el jefe de la cartera de Vivienda. Ríos Velilla es accionista de Servigenerales, la empresa de la que hace parte Aquaseo, así como de Aseo Capital. También es conocida la amistad de Vargas Lleras con Alberto Losada, quien está detrás del grupo Fanalca y tiene acciones en Ciudad Limpia, y con William Vélez, presidente de Atesa. Empresarios que han tenido duros choques con el alcalde de Bogotá Gustavo Petro por la recolección de basuras de la capital.

Lo cierto es que desde el 8 de enero rige el encargo que Santos le hizo al ministro Molano. Una decisión que a su vez anuló, sin que se dieran mayores detalles, el encargo anterior que por las mismas razones le hizo Santos al ministro de Ambiente, Juan Gabriel Uribe, el 2 de octubre de 2012.

Con esa misma fecha también quedó registrado en el Diario Oficial el impedimento a Vargas Lleras para decidir sobre cualquier tema relacionado directa o indirectamente con la empresa generadora y comercializadora de energía Emgesa S. A. E.S.P., particularmente con la ejecución del proyecto “Construcción de la estación elevadora de aguas residuales de Canoas para el Distrito Capital de Bogotá”. El designado para conocer de este tema fue el ministro de Minas, Federico Renjifo.

¿La razón? El hermano del ministro de Vivienda, José Antonio Vargas, es el presidente de la junta directiva de Emgesa. Los impedimentos en el caso de tres acueductos municipales que maneja una empresa de Ríos y en el caso de la hidroeléctrica de El Quimbo, que dirige Emgesa, también fueron radicados en Consejos de Ministros.

Lo cierto es que en la última reunión del gabinete, que se realizó el 10 de enero, el impedimento del ministro Vargas Lleras se prorrogó, según conoció El Espectador. Para Vargas Lleras estos impedimentos son sencillamente actos de transparencia para no incurrir en algún conflicto de interés, situación que podría acarrearle una sanción y empañar el promisorio futuro político que muchos le auguran.