Matrimonio gay, entre lo político y lo religioso

Comisión Primera del Senado discutirá, en primer debate, una iniciativa para permitir la unión de parejas del mismo sexo. Armando Benedetti cree tener los votos para que sea aprobada.

El 27 de noviembre, frente al Capitolio Nacional, miembros de la comunidad gay asistieron a una jornada  para rechazar las declaraciones de Gerlein.  / EFE
El 27 de noviembre, frente al Capitolio Nacional, miembros de la comunidad gay asistieron a una jornada para rechazar las declaraciones de Gerlein. / EFE

En un ambiente de completa polarización se discutirá hoy, en la Comisión Primera del Senado, un proyecto de ley para permitir el matrimonio entre parejas del mismo sexo. El debate había sido aplazado el pasado 21 de noviembre, cuando las estrambóticas declaraciones del senador conservador Roberto Gerlein irrumpieron en el recinto. Ese día el parlamentario de 78 años afirmó que el sexo entre dos “varones” es “sucio, asqueroso, sexo, merece repudio y es un sexo excremental”. Contrario a esta postura, un bloque de parlamentarios encabezados por Armando Benedetti apoya la libertad sexual y busca abrirle la puerta al matrimonio homosexual.

A esto se le suma que el mismo Ministerio del Interior lanzó ayer una campaña de sensibilización llamada “Respeto de la Libertad Sexual y de Género”, que tiene por propósito combatir los prejuicios y estigmas sociales y culturales contra las minorías sexuales. Para Aníbal Fernández de Soto, viceministro de la cartera política, “es una campaña enmarcada dentro de todo el proceso que hemos desarrollado en el Ministerio del Interior para construir una política pública integral para la población LGBTI. Recientemente firmamos un Acuerdo de Voluntades por parte de la Vicepresidencia, la Fiscalía y la Procuraduría, para fortalecer la Mesa de Casos Urgentes, que es donde se analizan casos de violaciones a los derechos humanos de esta población”.

En la otra orilla del tema está el recién reelegido Procurador, Alejandro Ordóñez . Para nadie es un secreto que el jefe del Ministerio Público se rige por posiciones religiosas íntimamente ligadas a las prácticas católicas y que el matrimonio entre parejas del mismo sexo no es de buen recibo para él. Y la cosa se oscurece más sabiendo que es precisamente Ordóñez el encargado de disciplinar la función pública.

En la exposición de motivos del proyecto que hoy inicia su curso en el Capitolio, se advierte que la iniciativa pretende dar cumplimiento a la Sentencia C-577 de 2011, en la que el magistrado Gabriel Eduardo Mendoza Martelo exhorta al Congreso de la República a legislar sobre la materia. El núcleo del proyecto consiste en incluir en el Código Civil una definición amplia del concepto de matrimonio, entendido como “un contrato solemne por el cual dos personas de distinto o del mismo sexo hacen una comunidad de vida permanente y singular, con el fin de convivir, procrear o de auxiliarse mutuamente”.

El articulado también señala que el objeto de la iniciativa es “reconocer legalmente el matrimonio de las parejas del mismo sexo y determinar sus efectos legales de conformidad con el principio de dignidad humana, igualdad y pluralismo que establece la Constitución Política de Colombia”.

A pesar de que el martes pasado el Senado de la República reeligió a Ordóñez y de que la bancada conservadora ha anunciado su rechazo a la iniciativa, Armando Benedetti, autor y ponente del proyecto, cree que tiene los votos suficientes para que el proyecto avance a segundo debate —en plenaria de Senado—. “Por las posiciones que han mostrado los senadores de esta corporación a lo largo de la discusión, asumo que tenemos los votos suficientes para aprobar el proyecto, que necesita a diez de los dieciocho parlamentarios que componen esta célula legislativa”, explicó el parlamentario del Partido de la U.