Las mayorías del procurador

Una cosa es lo que dicen los partidos de dientes para afuera y otra lo que manejan internamente.

Respectivamente la magistrada María Mercedes López, el abogado Orlando Gallo Suárez y el procurador Alejandro Ordóñez Maldonado. / El Espectador
Respectivamente la magistrada María Mercedes López, el abogado Orlando Gallo Suárez y el procurador Alejandro Ordóñez Maldonado. / El Espectador

En el contexto de una ‘guerra’ de opiniones a favor y en contra de la reelección de Alejandro Ordóñez, el Senado de la República tiene programada para hoy —en sesión plenaria citada a partir de las 3:00 p.m.— la elección del procurador general de la Nación. Una decisión que podría postergarse hasta el 12 de diciembre si prospera la solicitud hecha por María Mercedes López, ternada por el presidente Juan Manuel Santos para el cargo, quien pidió más tiempo para hacer campaña como una muestra de imparcialidad y garantía, teniendo en cuenta que su postulación fue hecha hace menos de un mes.

De cualquier manera, sea hoy o sea dentro de 15 días, el proceso de escogencia del jefe del Ministerio Público se ha convertido en un duro pulso político, que curiosamente se ha dado más en las afueras del Capitolio Nacional que en su interior, pues según los rumores y los mismos cálculos de los partidos con asiento en el Senado, la continuidad de Ordóñez está garantizada con el consenso que existe a su favor entre las mayorías. Una tendencia que, cierta o no, tanto López como Orlando Gallo Suárez, el otro integrante de la terna a nombre del Consejo de Estado, aspiran poder revertir.

Porque aunque de dientes para afuera partidos como el Liberal o el Conservador —al que por cierto pertenecen los tres aspirantes— hayan dicho que no han tomado una decisión final y que aún están en “reflexión” para definir a quién apoyar, en voz baja se dice otra cosa y hasta se reconoce que esa es una postura “acomodada” que sólo busca evitar las críticas, porque Ordóñez es el candidato de todos, o mejor, de casi todos. “En las redes hay una gran presión en contra y en favor del actual procurador. Imagínense al Congreso al vaivén de ese oleaje”, dice Roy Barreras, presidente del Senado.

Efectivamente, amigos y enemigos de Ordóñez se han ‘tomado’ las redes sociales. Por ejemplo, en Twitter se ven cuentas como #ChaoProcuradorOrdoñez, que lo acusan de “poner la Biblia por encima de la Constitución” o que dicen que “ni en el siglo XV encontramos una mente más moralista, puritana y conservadora”, señalándolo además de “clientelista y politiquero”. Pero, al mismo tiempo, hay otras cuentas como #ApoyoAlProcuradorOrdoñez, con trinos como: “Los políticos también fueron fecundados y no abortados. Por eso yo apoyo al procurador. Procura simplemente amar la vida”.

Expresiones que, como lo dijo Roy Barreras, poco o nada importarán a la hora de elegir al mismo o a un nuevo procurador. Aunque entre los antirreeleccionistas, hay quienes guardan la esperanza de que el Senado tenga en cuenta los reparos hechos por 13 organizaciones de la sociedad civil —unidas en una coalición llamada ‘Elección Visible’— que recientemente le pidieron a Ordóñez que renunciara a su aspiración por ser una “burla y un irrespeto a la Constitución”.

Para ‘Elección Visible’, la nominación temprana de Ordóñez, que hizo la Corte Suprema de Justicia, no tuvo en cuenta ningún tipo de procedimiento transparente y de selección por méritos. Además, tampoco se consideraron sus posibles inhabilidades y las del mismo Senado, donde, se sabe, hay por lo menos 30 legisladores que tienen investigaciones disciplinarias en curso en el Ministerio Público o cuentan con familiares vinculados laboralmente a éste. “En esta elección, el procurador partió con notable ventaja para hacer los acuerdos políticos para asegurar su reelección”, expresó Gloria María Borrero, vocera de la citada coalición.

Mientras tanto, los rivales de Ordóñez creen que lo único que les queda es hacer la tarea y esperar el momento definitivo, aunque tímidamente reconocen que van en desventaja. “Claro que quien está ya montado en el cargo tiene más posibilidades, pero todo es posible y a veces la gente canta una cosa y hace otra. Los tres tenemos fortalezas y debilidades”, dice Orlando Gallo Suárez. “Cuando uno ya tiene trabajo para mostrar, necesariamente va a tener unas ventajas materializadas respecto de los demás”, agrega María Mercedes López.

Pero, a pocas horas de la posible elección o reelección, ¿qué está pasando o qué están pensando en el Senado? El Partido de la U se inclina por Ordóñez. Al menos así lo manifestó el senador Manuel Enríquez Rosero: “Veo a la colectividad comprometida en su totalidad a acompañar la reelección, toda vez que hemos visto en él una persona comprometida con erradicar la corrupción. Ha sido un procurador serio y con posiciones firmes. Nos reunimos con él hace algunos meses y ese mismo día nos comprometimos a respaldar su aspiración”.

Por el lado de los conservadores, si bien su presidente, el senador Efraín Cepeda, aseguró hace poco que estaban en reflexión, todos saben que Ordóñez es su ficha. Postura que queda claramente definida con las declaraciones que le dio a El Espectador un congresista pidiendo la reserva de su nombre: “Veo mayorías con Ordóñez, aunque María Mercedes López ha alcanzado algunos votos, unos cuatro o cinco senadores”. Ahora se dice que los azules podrían dejar en libertad a su bancada para que cada quien vote por quien quiera, algo que pocos ven creíble.

Claro que eso de dejar en libertad a los congresistas hace carrera desde hace rato en los liberales, donde algunos consideran que ya todo está dicho: “Si el presidente Santos no quiso meterse en el tema, es porque no hay nada que hacer. En el partido hay una calma chicha, nadie volvió a hablar del tema y hoy en la mañana nos vamos a reunir a ver si se toma una decisión de bancada”, expresó un senador de esta colectividad, también solicitando el anonimato. Sin embargo, el vocero de los rojos en el Senado, Édinson Delgado, reveló ayer que la decisión es por Ordóñez, pus el liberalismo comparte sus logros alcanzados en la lucha contra la corrupción.

Por los lados del Partido Verde, su vocero, el senador John Sudarski, aseguró que no se ha tomado una decisión sobre a quién se le dará el apoyo, aunque rumores de pasillo hablan de que tres de sus cinco legisladores están con la reelección. Ahora, para uno u otro lado, es claro que hasta ahora no hay guiño de la Casa de Nariño. Algo muy diciente para el Polo Democrático, que se opone a Ordóñez, pero ha dicho que votará en blanco. “No se justifica que una persona como María Mercedes López ni siquiera sea defendida por quien la ternó”, señaló Clara López, presidenta de la colectividad.

Hoy o dentro de 15 días el proceso de elección de procurador implica primero una audiencia en la que los tres candidatos serán escuchados por el Senado para después proceder a votar. La coalición ‘Elección Visible’ ha pedido que la votación sea nominal, pública y transmitida en directo por el Canal del Congreso. Solicitud que seguramente será ignorada, pues el Senado no tiene la obligación legal de acogerla. La novela toca a su fin, el desenlace está pronosticado. Que después nadie venga a rasgarse las vestiduras.