“No tiene argumentos”: director de Human Rights Watch arremete contra Álvaro Uribe

El líder del Centro Democrático calificó a Daniel Coronell de "extraditable y enemigo de los paramilitares", por su columna semanal. José Miguel Vivanco intervino y aseguró que la rutina del senador es "patética" cada vez que le revelan contradicciones.

En el último tramo del año, José Miguel Vivanco ha protagonizado varios episodios en la larga saga de la paz en Colombia. El director de Human Rights Watch (HRW) para América Latina, primero manifestó su preocupación con el acuerdo que firmaron Gobierno y Farc y que fue rechazado en el plebiscito del 2 de octubre por una estrecha mayoría. Incluso Vivanco declinó la invitación a la firma del acuerdo en Cartagena debido a sus diferencias con el documento, que una vez renegociado sí lo aplaudió, aunque igual hizo unas recomendaciones para tener en cuenta durante la implementación.

Ahora, el director de Human Rights Watch (HRW), que fue tomado por el uribismo como una de las voces internacionales más estridentes “en contra” del proceso, derrumbó ese idilio con el NO que se impuso en el plebiscito, al arremeter duramente contra el senador Álvaro Uribe debido a las posturas radicales del líder del Centro Democrático, y la falta de argumentos frente las acusaciones que le hacen de querer romper el proceso, o, por lo menos, demorarlo varios meses o incluso un par de años.

Todo empezó con la columna semanal de Daniel Coronell en la revista Semana. “Dilatar, dilatar y dilatar”, es el título del artículo de opinión del director de noticias de Univisión, que se deshace en críticas hacia el expresidente al desnudar la “operación tortuga” que adelanta Uribe para evitar que las llantas del vehículo de la paz dejen de patinar en ese espeso lodo que han construido los opositores a que se finalice una guerra de medio siglo entre Gobierno y Farc.

Como es costumbre, el expresidente Uribe usó su plataforma favorita para demostrar su desacuerdo con la columna de Coronell. Como es costumbre, sus trinos se basaron en palabras como “extraditable”, “enemigo de paramilitares”, “sometido a Farc”, y otras que poco tenían que ver con lo que expuso el periodista en su opinión semanal. Como es costumbre, volvió a relacionar a Coronell con el narcotraficante Justo Pastor Perafán. Y de respuestas, nada.

Y como no hubo respuesta alguna a los argumentos de la columna, el director de Human Rights Watch intervino en la discusión y acusó a Uribe de tener una “actitud patética” frente al debate única y exclusivamente referente a la paz. “Patética rutina de Uribe: cada vez que Daniel Coronell desnuda sus inconsistencias, él responde con diatribas envenenadas porque no tiene argumentos”, dijo el, quizá hasta hoy, defendido por el uribismo por su actitud de preocupación, más no de dilación, frente al proceso de paz que, según calculan las partes, esta semana empezaría su refrendación en el Congreso.