Nueva arremetida de Vargas Lleras contra Petro por cupos de vivienda VIP

El ministro de vivienda aseguró que "sería imperdonable que Bogotá volviera a perder los cupos de vivienda de interés prioritario".

Para el ministro de Vivienda, si se quiere construir en el centro de la ciudad, hay que hacer las obras de infraestructura que se necesitan. Reclamó celeridad por parte de la Alcaldía.

Desde un comienzo, cuando el presidente Juan Manuel Santos anunció la puesta en marcha de un ambicioso plan de construcción de vivienda de interés prioritario en todo el país y encargó a Germán Vargas Lleras de esa misión, hubo un choque con la administración de Bogotá, en cabeza de Gustavo Petro. Palabras más palabras menos, las diferencias se dieron por el enfrentamiento de dos ideas distintas de ciudad: Vargas Lleras con la tarea de construir y Petro en contra de la expansión indiscriminada.

Al final, en medio de la discusión si había o no terrenos aptos en la capital para construir casas, de las 8.110 casas de interés prioritario programadas para los más pobres, se terminó avalando la construcción de 5.294. Hubo un lío porque los lotes postulados en principio fueron rechazados y tocó superar el tema de la viabilidad de los servicios públicos. Lo cierto es que Petro se opone a construir viviendas para los más pobres en los extramuros y quiere hacerlo en sectores más centrales, donde no hay terrenos.

El lunes pasado, el Gobierno lanzó la segunda fase de su Plan de Vivienda, esta vez para la clase media, que será beneficiada con subsidios, una tasa de interés baja y cuotas más cómodas. Y por lo visto, una vez se vendrá la disputa con la administración de Bogotá, según advierte el ministro Germán Vargas Lleras.

¿Cómo hacer para que Bogotá se integre al programa de vivienda del Gobierno, que parece haberse convertido en una piedra en el zapato?

Espero que no continúe siéndolo porque no podemos condenar a los bogotanos. En esta segunda fase, que es la que le va a permitir a cualquier colombiano que gane un salario mínimo poder adquirir su casa con 180 mil pesos mensuales, esperamos que Bogotá no se quede excluida. En un mes vamos a hacer la convocatoria y las autoridades distritales tienen que saber que para ese momento tienen que habilitar terrenos. Sería imperdonable que Bogotá volviera a perder los cupos.

¿Y si vuelven a decir que no hay terrenos?

Pues si no habilitan los terrenos se redistribuirían otra vez los cupos de Bogotá para dolor de todos, porque hoy la oferta de vivienda de interés prioritario en la ciudad no sobrepasa las 150 unidades.

¿Cuál sería entonces el mensaje para el alcalde Gustavo Petro?

Que tenemos que trabajar con más celeridad. Bogotá necesita reglamentar los 22 planes parciales, algunos de ellos desde hace 8 años pendientes. Necesitamos reglamentar la zona de Usme y si se quiere fortalecer la redensificación de Bogotá en el centro ampliado, hay que hacer las inversiones en infraestructura para que esa, que es una buena idea, sea realidad.

¿Se le va a dar un plazo al alcalde?

Yo no tengo competencias para fijarle plazos al alcalde. Lo que si anuncio desde ahora es que el importante proyecto que lanzamos el lunes prevé 86.000 cupos para 86.000 colombianos que ganan hoy el salario mínimo y que van a poder adquirir su casa en condiciones excepcionales: $180.000 de cuota mensual. Nosotros abrimos una convocatoria y si el Distrito de Bogotá no oferta ningún proyecto, no es responsabilidad mía. Yo soy bogotano, fui concejal en dos oportunidades y siento como propias las angustias de las familias bogotanas, que es donde se concentra el mayor déficit habitacional de Colombia, el mayor número de desplazados, las menores oportunidades de acceder a una vivienda de interés prioritario. En Bogotá hace 10 años no se construye un proyecto de interés prioritario. Pero yo no soy la autoridad de Bogotá y es a la administración a la que le corresponde habilitar el terreno para iniciar estos proyectos. Fue lamentable que de los 8.000 cupos asignados para Bogotá en la primera fase de vivienda, cerca de 3.000 se hayan perdido. Espero que en esta oportunidad no suceda lo mismo.