ONU felicita a las Farc por su traslado a Zonas Veredales

La misión encargada de verificar el cese bilateral del fuego también advirtió que dilatar la dejación de las armas no es la manera de exigir cumplimiento de los acuerdos.

Caravana de unidades del Frente 33 de las Farc que se trasladó de La Gabarra a Caño Indio, en el Catatumbo, Norte de SantanderMecanismo Tripartito de Monitoreo y Verificación

En un comunicado público la misión especial de la ONU en Colombia consideró que es un mensaje positivo por parte de las Farc el traslado de las unidades del Frente 33 que finalmente se desplazaron la Zona Veredal de Caño Indio, en el Catatumbo. Ya que esta era una de las últimas estructuras guerrilleras en ingresar a las zonas donde se realizará la dejación de las armas.

“Fue positiva la decisión del liderazgo de las FARC-EP de agrupar sus fuerzas en las Zonas Veredales a pesar de la falta de preparación de los campamentos en la gran mayoría de esas Zonas.   Dicha decisión reduce considerablemente las posibilidades de contacto armado, como el que se dio en noviembre de 2016 en el Sur de Bolívar, y minimiza el riesgo de otros incidentes”, expresa la ONU.

De igual forma la Misión Especial de la ONU señaló que con el ingreso de todas las unidades a las zonas veredales se debe acelerar su adecuación para enfrentar los procesos de dejación de armas, reincorporación a la sociedad, pedagogía de la paz y preparación para el tránsito a la vida civil.

Frente a la advertencia de las Farc de que no podían abandonar el punto de preagrupamiento en La Gabarra porque existía una amenaza paramilitar de ocupar las zonas que iban dejando, la ONU advirtió: “la Misión de la ONU considera que dilatar la implementación del Acuerdo de Cese al Fuego y Hostilidades Bilateral y Definitivo y Dejación de Armas no puede ser una forma de exigir el cumplimiento integral del Acuerdo de Paz.   Las medidas de hecho no contribuyen a crear un clima favorable al avance del proceso de paz”.

Sin embargo, Naciones Unidas también hizo un llamado al Gobierno para que redoble las medidas de seguridad que den plenas garantías a las Farc, las comunidades de las regiones donde éstas han habitado y los defensores de derechos humanos.

“Durante su visita a La Gabarra, la Misión constató allí preocupaciones similares a las inquietudes escuchadas en otros departamentos sobre la inseguridad de las comunidades en lugares que históricamente se han visto afectados por la violencia, en particular sobre nuevas amenazas ligadas a la entrada de grupos armados ilegales.  Si bien la firma del Acuerdo de Paz entre el Gobierno y las FARC-EP no resuelve todas las formas de violencia en Colombia, es esencial atender a estas preocupaciones”, señala el documento.

Y finalmente la ONU concluyó: “Los reclamos que hacen muchas organizaciones con relación al tema de la seguridad de comunidades, dirigentes sociales y defensores de derechos humanos, confirman el planteamiento del Secretario General de la ONU al Consejo de Seguridad en diciembre del 2016 sobre la necesidad de avanzar simultáneamente en el cumplimiento de todas las dimensiones del Acuerdo de Paz”.