¿Otros países afectados por el fallo de La Haya?

En Honduras dicen que “no perdieron nada” por la sentencia; Costa Rica, por su parte, aclara que no ha decidido participar en gestión diplomática o jurídica por este caso.

Una de las cosas que se ha dicho frente al fallo de la Corte Internacional de Justicia de La Haya, que le otorgó a Colombia soberanía sobre siete cayos del mar Caribe, pero que le dio mayor soberanía sobre aguas de la zona a Nicaragua, es que Costa Rica y Honduras resultaron afectados. Según analistas, éste sería uno de los argumentos que el gobierno colombiano podría esgrimir a la hora de pedir una revisión de la sentencia.

Si bien el fallo borró los límites de Colombia con estos dos países, ellos no ven ninguna pérdida. El excanciller hondureño Carlos López le explicó a la agencia EFE que su país no perdió nada con el dictamen de la CIJ. “No se ha perdido nada, porque sólo se puede perder lo que jurídicamente le pertenece a un Estado, pero obviamente, cada Estado tiene sus pretensiones”, indicó López, quien es asesor de la Cancillería hondureña.

El diplomático desestimó informaciones locales que indican que Honduras haya perdido 14.000 kilómetros en el Caribe por la sentencia. "Ese fallo no afecta los límites jurídicamente delimitados de los espacios marinos de Honduras en el Mar Caribe, que están delimitados con fuerza obligatoria por medio de la sentencia del 8 de octubre de 2007", que definió los límites de Honduras y Nicaragua, añadió López.

Además, recordó que Honduras intentó intervenir en el juicio entre Colombia y Nicaragua, haciendo una solicitud a la que se le dio curso, "pero en sentencia incidental la Corte declaró que no acogía la solicitud de Honduras".
“Honduras quedó fuera porque la Corte dijo que la sentencia del 8 de octubre de 2007 era clara y precisa, y que en consecuencia Honduras no tenía nada más que gestionar ante la Corte", agregó.

El país centroamericano "tenía la pretensión de que todos los espacios marinos al norte del paralelo 15 le pertenecían, pero la Corte dijo eso no es así. Y cuando hay una disputa entre dos Estados, es un tribunal internacional, en este caso el máximo tribunal del Sistema de Naciones Unidas, el que decide", acotó López. La sentencia de la CIJ del pasado lunes deja sin valor un tratado que Honduras había suscrito en 1986 con Colombia en el Caribe, según explicó López.

“La situación es que la sentencia de 2007 y la del pasado 19 de noviembre de 2012 es consistente en el sentido de que no hay espacio para ese tratado (el de 1986 entre Honduras y Colombia), aunque no lo mencione", enfatizó el diplomático. Ahora Honduras solamente tiene límites en el Caribe con Belice, Cuba, Guatemala, Gran Caimán, Jamaica, México y Nicaragua.

Por su parte Costa Rica está analizando el fallo de la CIJ para ver si afecta sus intereses marítimos en el Caribe. En un comunicado, la cancillería de ese país aclaró que, “se encuentra estudiando el fallo dictado por la Corte Internacional de Justicia únicamente con el objeto de determinar si el fallo puede incidir sobre la situación jurídica de los espacios marítimos en el Mar Caribe, que le corresponden a Costa Rica con arreglo al Derecho Internacional. En el mes de octubre de 2009, Costa Rica hizo una solicitud de intervención ante la Corte Internacional de Justicia para defender la posición jurídica del país en relación a los espacios marítimos costarricenses, con el objeto de que la Corte los tomara en cuenta a la hora de dictar su fallo en el procedimiento entre Nicaragua y Colombia. El día 4 de mayo de 2011, la Corte informó su decisión de declinar la solicitud de intervención de Costa Rica, pero señaló que su fallo no afectaría los intereses de terceros países”.

El gobierno de ese país también aclaró que “no ha tomado ninguna decisión de participar ni está participando en gestiones diplomáticas o jurídicas en relación con la sentencia de la Corte. Cualquier acción que Costa Rica desarrolle, sea jurídica o diplomática, será exclusivamente en defensa de los derechos e intereses que el país tiene en el Mar Caribe con arreglo al Derecho Internacional, en caso de que considere que estos puedan verse afectados”.