Piedad Córdoba se declaró "decepcionada" del Partido Liberal

La precandidata presidencial aseguró que "la dirigencia del partido está muy mal parada".

Foto: Óscar Pérez - El Espectador

Aunque la política es dinámica y lo que hoy es imposible mañana no lo es tanto, hay una relación (política) que se percibe cada vez más distante e irreconciliable. Piedad Córdoba, quien esta semana inscribió su comité promotor para llegar a la Presidencia, no da tregua en la pelea que sostiene con los directivos del Partido Liberal. La relación está rota desde hace más de ocho años y no se sienten ánimos de reconciliación. Lea también: Petro se distancia de Maduro y califica de "pésima" su política económica

Un día después de que inscribiera ante la Registraduría su comité promotor (Poder Ciudadano), Córdoba se reunió con un grupo de liberales disidenes que en los últimos meses ha venido señalando la "ilegitimidad del Partido Liberal por no haber acatado un sentencia de Consejo de Estado" que obliga a esa colectividad a "restituir los órganos y personas directivas existentes en el año 2011 y realizar un congreso con esos mismos miembros restituidos y con los actuales para aprobar la reforma estatutaria y elegir nuevas directivas". 

Hasta ahora, explican voceros del grupo denominado Liberales Sociales y Demócratas, sólo fueron restituidos los integrantes del Tribunal Nacional de Garantías (TNG), sin embargo, este cuerpo "se vio obligado a renunciar al ver que el partido no cumplió la sentencia del Consejo de Estado". 

Liberales Sociales y Demócratas, ahora apoyados por Piedad Córdoba, aseguran que "al no tener un órgano interno de control, por no tener un Tribunal legítimo, el próximo Congreso del Partido no tendrá un ente que garantice o avale su legitimidad".

Este episodio es el que motiva los nuevos dardos que Piedad Córdoba le lanza al partido al que ella misma perteneció.

"Muy decepcionante ha sido una reiterada decisión de las élites del partido liberal, de no hacer caso de las decisiones del Consejo de Estado y el Tribunal Administrativo de Cundinamarca. Lo peor que le pasa a una sociedad es cuando las normas existen y no se cumplen. Es un caso muy decepcionante que deja muy mal parada a la dirigencia del Partido Liberal", señaló Córdoba. 

Agregó que "si los dirigentes de un partido, que son la correa de conexión con la comunidad y el Estado, no cumplen las normas, qué se puede esperar de un partido que intenta gobernar el país".

Este grupo de liberales que se declaran "indignados", ha sostenido encuentros con el expresidente Ernesto Samper, Clara López, y Viviane Morales.

Juan Manuel López Caballero, vocero de los disidentes liberales, le explicó al expresidente Samper que el próximo congreso del Partido Liberal carece de legitimidad y legalidad porque "una sentencia del Consejo de Estado determinó que la dirección liberal es deshonesta y violó la moralidad administrativa. El presidente era Rafael Pardo y no ha cumplido la sentencia, eso es desmoralizante y muy grave. Usted debe ser nuestro candidato a la presidencia". 

"El presidente Samper tiene liderazgo en un sector progresista, en contraste con el sector neoliberal de Gaviria. Como la situación que estamos viviendo es que el Partido Liberal está atropellado por ese neoliberalismo, consideramos que la persona que puede ser candidato es el doctor Samper. Es para significar que es una división de fondo. De extrema derecha contra los sectores sociales", agrega López Caballero. 

Samper declinó esa posibilidad. "Si alguna persona ha estado permanentemente opuesta a la reelección, aún cuando estaba permitida, fui yo, no creo que sea una buena idea porque de alguna manera establece una sombra sobre las posibilidades para que se renueve la política".