Preocupación por parte de los sanandresanos