Primer paso a exmiembros de las Farc como escoltas

Las comisiones primeras de Senado y Cámara de Representantes, en sesiones conjuntas, le dieron el sí al proyecto de ley orgánica que busca ampliar el presupuesto de la Unidad Nacional de Protección (UNP) y permitir que excombatientes de las Farc se vinculen a ella como escoltas.

Un grupo de 300 miembros de las Farc ya hacen curso de escoltas.

Las comisiones primeras de Senado y Cámara de Representantes, en sesiones conjuntas, le dieron el sí al proyecto de ley orgánica que busca ampliar el presupuesto de la Unidad Nacional de Protección (UNP) y permitir que excombatientes de las Farc se vinculen a ella como escoltas. El siguiente paso para que la iniciativa se convierta en ley de la República es que se apruebe en plenarias de ambas corporaciones. Sin embargo, más allá de los trámites políticos, persiste en el ambiente desconfianza de las partes en medio del avance de la implementación del Acuerdo de Paz.

Las Farc exigen que sean sus hombres quienes brinden seguridad a los jefes del partido político que surja tras su desmovilización, incluyendo familiares, con el fin de evitar episodios como el exterminio de la Unión Patriótica o los magnicidios de Carlos Pizarro, Bernardo Jaramillo o el mismo Luis Carlos Galán. “El paramilitarismo no ha cesado su accionar. Cada dos días se asesina a un líder popular. Es normal la protección para ellos, como la que se les brinda a los miembros del Centro Democrático”, señaló Imelda Daza, vocera del movimiento Voces de Paz.

A su vez, la preocupación del uribismo es el que se arme a miembros de un grupo que está en proceso de dejación de armas y cuyos integrantes estuvieron muchos años en el conflicto. Además, según el representante Samuel Hoyos, es un riesgo la información a la que puedan acceder las Farc sobre otros protegidos. Algo que niega Diego Mora, director de la UNP, quien aseguró que se creará una nueva subdirección que estará aislada de los programas especiales que operan hoy y sólo coordinará los esquemas que tengan que ver con el nuevo partido político.

En el debate también se habló de la situación de los líderes sociales y defensores de derechos humanos en las zonas más apartadas del país. La senadora Doris Vega preguntó si serán tenidos en cuenta para prestarles seguridad y la representante Clara Rojas pidió que se destine el 20 % del presupuesto de la nueva subdirección a su protección. Por el momento, se estima que llegarán unas 1.200 personas a la UNP, entre excombatientes y gente de confianza de las Farc. No obstante, se aclaró que los esquemas serán mixtos, integrados también por miembros de la Policía.