Radican consulta formal ante el CNE sobre caducidad de cuentas de campañas del 2010

En un documento de seis páginas, Juan Fernando Cristo, ministro del Interior, pidió al organismo electoral que verifique si es posible levantar la caducidad y realizar una investigación.

Archivo

El ministro del Interior, Juan Fernando Cristo, radicó en la tarde de este jueves una solicitud forman ante el Consejo Nacional Electoral (CNE) en le consulta al organismo si es posible que este revoque la caducidad que estipula la legislación vigente para sancionar actos irregularidades cometidos en la campaña presidencial de 2010.

Luego de que Roberto Prieto, gerente de la campaña Santos Presidente en 2010, aceptara que hubo la multinacional brasileña Odebrecht financió unos dos millones de afiches, cuando la normativa electoral prohibe la financiación por parte de personas jurídicas, el mismo presidente Juan Manuel Santos le pidió a Cristo que consultara sobre la posibilidad de que se abriera una investigación. (Lea: Magistrado Novoa, encargado del caso de la campaña de Santos en 2010)

Santos señaló sobre el asunto que se había acabado de enterar y pidió excusas por un hecho que calificó como “bochornoso”. Seguidamente, pidió a los implicados asumir la responsabilidad.

A pesar de la petición del presidente, varios juristas han advertido sobre la imposibilidad de que se puedan levantar una caducidad, debido a que se trata de un mecanismo jurídico que cierra la posibilidad de debate jurisdiccional y administrativo sobre un acto.

De acuerdo con el artículo 52 del Código de Procedimiento Administrativo, “la facultad que tienen las autoridades para imponer sanciones caduca a los tres (3) años de ocurrido el hecho, la conducta u omisión que pudiere ocasionarlas, término dentro del cual el acto administrativo que impone la sanción debe haber sido expedido y notificado”.

Para el caso de la campaña presidencial de Santos fue elegido por sorteo el magistrado Armando Novoa, quien deberá estudiar si se puede proceder a revocar la caducidad y, en caso de que sea posible, preparar una ponencia que deberá ser votada por los nueve magistrados que conforman el CNE.