Radiografía del frente de las Farc que se declara rebelde a la paz

Operan en la región del Guaviare y Putumayo, tienen alianzas con bandas criminales en el negocio del narcotráfico. Sus principales rutas son por la frontera con Brasil.

Archivo El Espectador

Aunque el tema se mantenía con estricto sigilo, en la región del Guaviare era un secreto a voces: El Frente Primero de las Farc no estaba de acuerdo con el acuerdo de paz y se mantendría en armas. La noticia la confirmó el presidente Juan Manuel Santos, quien en un tono amenazante les advirtió que es la última oportunidad para dejar las armas, de contrario serían atacados con toda contundencia. Pero la duda es qué tan poderoso es el Frente Primero de las Farc, ‘Armando Ríos’, que se atreve a retar al Gobierno y al secretariado. (Lea: "Es su última oportunidad": Santos a guerrilleros que no quieren desmovilizarse)

Se trata de uno de los frentes más poderosos de las Farc, no solo por su capacidad bélica (inteligencia habla de 100 hombres en armas y 300 milicianos), también son los de mayor poder económico, al punto que gran parte de las finanzas de la guerrilla dependían de sus aportes fruto del negocio del narcotráfico. (Lea: Frente de las Farc dice que no entregará las armas)

Además, entre sus negocios está la comercialización de Coltan, un mineral que se usa para la fabricación de dispositivos móviles y computadores que tiene un alto precio en el mercado y que es comercializado en los mercados orientales. Es poca la pista que tiene las autoridades sobre este negocio. El tercer foco económico de este frente es la minería ilegal de oro.

Su zona de influencia es principalmente el departamento de Guaviare, aunque también operan en Meta. Ese es uno de los motivos por los cuales han sido un blanco difícil para las autoridades militares y de policía: su zona de influencia son bastas selvas y extensas regiones en donde localizarlos es tan difícil como “buscar una aguija en un pajar”.

Su comandante no es tan reconocido en la línea de mando de las Farc, se trata de Néstor Gregorio Fernández, alias Iván Mordisco. Asumió este cargo luego de que el carcelero de las Farc, alias César (el mismo que tuvo en cautiverio a Ingrid Betancourt y varios de los políticos secuestrados) fuera capturado en la Operación Jaque, en julio de 2008.

De confirmarse la disidencia de las Farc, este no sería un asunto de poca monta. La zona donde opera este frente es uno de los enclaves más importantes de esta guerrilla. Al punto que los fracasados diálogos de paz, durante el Gobierno de Andrés Pastrana, se dieron en esta región. Las primeras pistas del rechazo a los diálogos de La Habana, pueden estar en las presuntas violaciones, aunque mínimas, al cese al fuego decretado por las Farc precisamente en esa región.

En la década de los 90’s demostraron su fortaleza militar en operaciones contra las bases policiales y militares de Miraflores y Mitú. Más adelante, se apropiaron de la cuenca de los ríos Unilla, Itilla y Vaupes convirtiendo la región en “una zona liberada”, como lo señalan las Farc.

La rebeldía del Frente Primero de las Farc, ‘Armando Ríos’, no era un secreto, pero se había eclipsado con la avalancha de noticias de paz que estaban surgiendo desde La Habana, fin del conflicto, salen los menores de la guerra, zonas de concentración. Paralelo a esto, la naciente disidencia emitía un comunicado que señalaba: “hemos decidido no desmovilizarnos, continuaremos la lucha por la toma del poder por el pueblo y para el pueblo (…) Respetamos la decisión de quienes desistan de la lucha armada, dejen las armas y se reincorporen a la vida civil”.

Una de las grandes dudas es quién manda en este frente. Aunque se habla de Néstor Gregorio Fernández, alias Iván Mordisco. También suena el nombre de Marco Fidel Suarez, alias Arsénico Kokoriko, incluso, las autoridades están tratando de establecer si hubo una fractura completa y hasta se habla del asesinato de una de las cabezas del Frente.

Por ahora, tal como anunció el jefe negociador del Gobierno, Humberto de la Calle Lombana, los miembros de las Farc que se encontraban en La Habana (Cuba) viajarán a Colombia a trabajar en la pedagogía de los acuerdos de paz y una de las misiones será determinar cuál es la situación del Frente Armando Ríos.

No obstante, hoy la situación no sería fácil para esta disidencia. En Calamar hay un batallón el Ejército. Así como también hay unidades en Mitú, Miraflores y Carurú. En San José del Guaviare hay una brigada de selva y lo que más afecta a la guerrilla es la capacidad tecnológica de las Fuerzas Militares que ha dejado una clara asimetría en el campo de batalla.

Según pudo establecer El Espectador, este tema se está manejando con máximo sigilo entre los negociadores y las Farc emitiría un comunicado entre la tarde del jueves y la mañana del viernes. En las Farc, a diferencia del Eln, hay una clara línea de mando, incluso, quienes han desobedecido las órdenes del secretariado han sido objeto de juicios de guerra. Situación que cambia al momento de entregar las armas.

Temas relacionados