Santos: "Colombia está muy interesada en invertir en Cuba"

El jefe de Estado no se refirió a la situación política de Venezuela.

Foto: Efraín Herrera -Presidencia de la República

Pese a que la canciller María Angela Holgúin señaló esta mañana que "seguramente" los presidentes Juan Manuel Santos y Raul Castro hablarían de la crisis de Venezuela, hasta el momento, ninguno de los dos, ha hecho público lo que se habló sobre el tema. 

“Es que difícilmente se encuentran dos presidentes de la región y no se hable de Venezuela, eso ya es parte de la importancia y de la preocupación que tiene todo el continente sobre el tema venezolano”, dijo la canciller en La Habana.

“Todo el mundo esta interesado en qué está pasando en Venezuela (...) y muy seguramente dentro de la conversación con el presidente Castro va a estar también la situación de Venezuela y ver cómo se puede llegar a algún tipo de solución, que el diálogo se restablezca, que pueda haber caminos para un acuerdo”, indicó Holguín.

Mientras no se rompa el silencio en este sentido, todo será parte de la especulación. El presidente de Colombia, Juan Manuel Santos, afirmó este lunes en La Habana que en las relaciones económicas entre su país y Cuba "está todo por hacer", ya que las cifras de comercio e inversión son todavía muy modestas, y destacó el gran potencial de desarrollo conjunto en el sector del turismo.

"Colombia está muy interesada en invertir aquí en Cuba. Colombia desde hace unos años promueve la inversión de colombianos en el exterior y la región en la que hemos sido más activos es el Caribe y Centroamérica", destacó Santos al inaugurar en La Habana un foro de negocios entre empresas cubanas y colombianas.

El presidente Santos aterrizó anoche en la capital cubana para una breve visita oficial, en la que también se reunió en la sede del Consejo de Estado con su homólogo Raúl Castro, para agradecer el papel de Cuba como país anfitrión en las negociaciones del proceso de paz con las Farc.

Santos también resaltó la voluntad de fortalecer el comercio bilateral, "que es todavía muy pequeño", a pesar del Acuerdo de Complementación Económica -firmado en el seno de la Asociación Latinoamericana de Integración (Aladi) en 2001-, que se profundizó en 2016 y permitió el ingreso de 4.550 productos a la isla con beneficios arancelarios.

Colombia exportó a Cuba el año pasado productos por valor de 33,5 millones de dólares, de los cuales 30,2 millones correspondieron a bienes no minero energéticos, cifras que "son todavía muy discretas".

En esa misión comercial, Santos viajó acompañado de la ministra de Comercio, Industria y Turismo, María Claudia Lacouture; el presidente de ProColombia, Felipe Jaramillo, y una delegación empresarial de los sectores de la construcción, agroindustria, electricidad y electrónica, ingeniería y servicios petroleros y químicos.

En la comitiva empresarial figuran directivos de las empresas Pavco, Siemens, Multidimensionales, Alquería, Bengala Agrícola, Grodco, Promigas, Federación Nacional de Cafeteros, ISA, Gases del Caribe, Asocaña y Lhoist Colombia, entre otras.

El presidente Santos también planteó la "posibilidad de complementación" con Cuba en el sector del turismo, mediante la creación de paquetes de viajes conjuntos para los mercados de Asia y Europa, para que el turista pueda visitar en un solo viaje varios países de América Latina.

"Yo digo que el turismo es esa industria del futuro porque es una industria sin chimeneas, no contamina, genera divisas, genera empleo y además moderniza a los países", indicó Santos.

El presidente destacó que el turismo es una de los sectores que más se está expandiendo en su país, especialmente después de la firma de la paz con las Farc a finales del año pasado, hasta lograr un crecimiento de casi el 40 % en el primer semestre.

Cuba también tiene en el turismo una de sus fuentes de ingresos más estables, con más de 1.500 millones de dólares en los primeros seis meses del año.

Por la parte cubana, presidió el foro el ministro de Comercio Exterior e Inversión Extranjera, Rodrigo Malmierca, quien subrayó la "voluntad política" de ambos gobiernos de promover las relaciones económicas y "hacer realidad las posibilidades de negocio".