Uribe pierde primer pulso con su investigador por 'Yidispolítica'

Todos los expedientes que llevaba la comisión de Acusaciones serán acumulados en el que adelanta Yahir Acuña que ya se encuentra en etapa de investigación formal.

El expresidente Álvaro Uribe en la comisión de Acusaciones. Foto: Óscar Pérez.
El expresidente Álvaro Uribe en la comisión de Acusaciones. Foto: Óscar Pérez.

La diligencia del pasado lunes del expresidente Álvaro Uribe ante la Comisión de Acusación terminó con un enfrentamiento entre su abogado, Jaime Lombana, y el representante investigador, Yahir Acuña. Lombana argumentó que Acuña no podía investigar al exmandatario puesto que los otros dos procesos por el mismo caso estaban asignados a otros parlamentarios y que, por unidad procesal, debían estar acumulados en el expediente más antiguo.

Sin embargo, una decisión de la Comisión de Acusación dejó sin piso las pretensiones de la defensa y los tres procesos fueron acumulados y asignados al despacho de Acuña.

La determinación fue tomada luego de que los representantes Germán Blanco y Orlando Velandia el miércoles radicaran ante la Comisión de Investigación y Acusación, un auto en el que renuncian a llevar la investigación contra del expresidente Uribe, apelando a criterio judicial, según el cual los expedientes se deben acumular bajo la investigación que vaya va más adelantada.

En este caso, el proceso de Acuña ya está en etapa de investigación formal e incluso hubo llamado a indagatoria.

De esta forma, Blanco y Velandia le dejaron el ‘camino fácil’ al presidente de la Comisión de Acusación, Constantino Rodríguez, quien emitió una resolución diciendo que el proceso contra Uribe por el presunto delito de cohecho, en el caso de la yidispolítica, lo llevará el representante Acuña.

Es decir, Rodríguez le dio parcialmente la razón a la Procuraduría, que ya había solicitado la acumulación de todos los procesos que hay en la Comisión de Acusación por la ‘yidispolítica’ y le entregó al parlamentario sucreño la responsabilidad de investigar uno de los más polémicos casos del país.

En 2008, las declaraciones de la exrepresentante a la Cámara Yidis Medina desataron una fuerte tormenta política en el país. En ese momento, la exparlamentaria denunció que la razón por la que había cambiado de posición a la hora de votar la reforma política de 2004, en la que se autorizó la reelección inmediata del entonces presidente Álvaro Uribe Vélez, se debió a las presiones y los ofrecimientos burocráticos del entonces mandatario, a través de algunos de sus hombres más cercanos.

Entonces Medina se fue lanza en ristre contra los exministros Diego Palacio –de Protección Social- y Sabas Pretelt de la Vega –del interior-, a quienes acusó de haberle ofrecido puestos en la ciudad de Barrancabermeja.

A pesar de lo dicho por Medina, los ministros no han sido condenados y están ad portas de empezar su juicio en la Corte Suprema de Justicia. En cambio, la exparlamentaria Medina fue sancionada por la Corte Suprema de Justicia a 47 meses de detención domiciliaria por cohecho.

Con la reciente decisión de la Comisión de Acusación, de dejar en manos de Yahir Acuña todos los procesos por yidispolítica, el expresidente Álvaro Uribe y su abogado, Jaime Lombana, pierden el primer pulso en el Congreso de la República. Para que el proceso continúe sólo resta que la corporación decida sobre la recusación que le fue formulada a Acuña por el abogado Lombana, quien afirma que el parlamentario no es un investigador imparcial. La diligencia se surtirá el próximo martes, cuando se decida si Acuña seguirá coordinado las pesquisas contra Uribe.