La oposición del Polo a la revocatoria