Culpa al presidente Santos y a su partido. Su futuro político es incierto

Viviane Morales no apelará decisión que hundió el referendo sobre adopción igualitaria

La senadora culpa al presidente Santos y a su partido. Sus copartidarios piden que se aparte del partido Liberal.

La senadora Liberal Viviane Morales. / Óscar Pérez

“El presidente Santos abandonó el respeto que le debe a su condición de jefe de Estado, por su devoción intransigente por la ideología de género”. La frase es de la senadora del Partido Liberal, Viviane Morales, y la pronunció para adjudicarle exclusivamente al primer mandatario la responsabilidad de la derrota del proyecto de referendo con el que buscaba consultarles a los ciudadanos si una persona homosexual, soltera, viuda o seperada era idónea para adoptar. (Lea: Viviane Morales culpa a Santos de hundir referendo contra adopción igualitaria)

Y es que, desde que la Comisión Primera de la Cámara de Representantes, la semana pasada, rechazó la iniciativa que promovía la congresista junto con su esposo, el hoy líder cristiano Carlos Alonso Lucio; ambos salieron a señalar culpables y a advertir que fue su propia bancada, la del liberalismo, la que se había dejado seducir por el Gobierno para cambiar, “a última hora”, el voto que le habría otorgado el triunfo. No en vano acusó al ministro del Interior, Juan Fernando Cristo, de orquestar una reunión previa al debate sobre el referendo, en el que se habrían modificado las posturas de sus copartidarios.

Y ayer hubo un sorpresivo anuncio de Morales: no apelará la decisión de la Comisión Primera de la Cámara, una opción que habría considerado, por considerar que en la plenaria de esa corporación tampoco encontrará garantías para que el referendo, denominado “Firme por papá y mamá”, encuentre luz verde. Esta decisión coincidió con el Día Mundial contra la Homofobia. “Con el peso enorme de la maquinaria del gobierno Santos resulta imposible llevar a cabo la defensa del referendo en la franca lid que exige la controversia limpia”, señaló.

Pero, ¿qué connotaciones para la legisladora tiene la decisión que tomó? La primera, comenzar a apartarse ideológicamente de su partido y, en ese sentido, posiblemente no contar con el aval al que tendría derecho si quiere postular nuevamente su nombre para las elecciones del año entrante, ya sea para regresar al Senado o, según dicen los rumores, para ser fórmula vicepresidencial de alguien. En primer lugar, porque hay voces que desde ya plantean su salida, como la del senador Juan Manuel Galán.

“Ese referendo es absolutamente antiliberal. La antítesis del partido es lo que ella ha defendido. Un referendo para recortar derechos no tiene precedentes en esta colectividad. El Partido Liberal no puede ser tímido y tiene que fijar una posición clara. Quienes ostentamos cargos de representación popular, como ser congresistas, debemos tener un compromiso claro con las ideas del partido. Si no es así, no tenemos nada que hacer en él”, dijo Galán. Y esa postura tendrá una respuesta clara en julio próximo, cuando las huestes rojas acudan a su Congreso Nacional, del que saldrá su nuevo director.

Entonces sí se podrá tener un panorama mucho más claro para la senadora. Especialmente, porque quienes suenan para asumir las riendas son el actual ministro del Interior, Juan Fernando Cristo, o el expresidente César Gaviria, ambos abiertamente en contra del referendo que propuso Morales. Así que, previendo la nada descartable salida de Viviane Morales de las filas liberales, ha comenzado a lanzar algunos mensajes que dejan entrever sus pretensiones políticas para 2018.

“Presidente Santos, el fortalecimiento de nuestra fe, que ha provocado sus burlas y desplantes, es garantía de la fugacidad de su éxito y del alumbramiento de nuestra pronta victoria. Históricamente, están muy cerca su derrota y nuestra victoria. Colombia no se humilla”, manifestó la legisladora, que abrió, además, el mismo debate suscitado en agosto pasado sobre la denominada ideología de género y que, dicho sea de paso, influyó no sólo en la derrota del plebiscito por la paz, sino también en la popularidad del jefe de Estado, que cada vez decrece más en las encuestas.

Pero mientras se termina de cocinar el futuro político de Morales, que cuenta con el apoyo de la comunidad cristiana en Colombia, ¿qué responden los protagonistas del debate de la semana pasada? El presidente de la Cámara, Miguel Ángel Pinto, también liberal y quien asumió la defensa de la iniciativa del referendo en la Comisión Primera, es de los que cree que “la plenaria de la Cámara sí es idónea para adelantar cualquier debate”, a la vez que se declara sorprendido por los señalamientos de Morales contra el partido.

Por su parte, la representante Angélica Lozano, de la Alianza Verde, quien defendió la causa de los LGBT en dicho debate, se limitó a decir: “Hay que saber perder. Es injusto que con tantos problemas que tiene nuestro país tengamos que estar perdiendo energías en una pelea de proselitismo religioso”. Ahora, lo claro es que Viviane Morales está, como se dice popularmente, cargada de tigre y, para ella, el único perdedor fue el presidente Santos: “Nuestro pueblo ha ganado con la claridad que surge de descubrir su engaño”, concluyó.