Alejandro Gaviria recibirá tratamiento contra un cáncer linfático

La Clínica del Country confimó que el Ministro de Salud tiene un Linfoma No Hodgkin y recibirá tratamiento durante seis semanas. El pronóstico es positivo.

En un comunicado de prensa, la Clínica del Country en Bogotá confirmó que el ministro de Salud Alejandro Gaviria ingresó a la institución la semana pasada y fue evaluado por un equipo médico que le diagnóstico la presencia de un Linfoma No Hodgkin difuso de células grandes.

“Para su tratamiento se requiere iniciar seis ciclos de quimioterapia, con intervalo de 21 días entre cada uno de ellos; se realizarán de forma ambulatoria en el Centro de Oncología de nuestra institución, lo que tomará aproximadamente cinco meses”, explicó la clínica.

El procedimiento obligará al ministro a tener incapacidades médicas parciales de acuerdo a sus médicos “pero dicha enfermedad y tratamiento no le impiden desarrollar actividades profesionales”.

Aseguraron también que el pronóstico de la enfermedad es positivo. 

¿Qué es el Linfoma No Hodgkin?

El cáncer se origina cuando las células en el cuerpo comienzan a crecer en forma descontrolada. Casi cualquier célula del cuerpo puede convertirse en cáncer y propagarse a otras partes del cuerpo. El linfoma no Hodgkin (también conocido simplemente como linfoma) es un cáncer que se origina en los glóbulos blancos llamados linfocitos que forman parte del sistema inmunitario del cuerpo.

El linfoma no Hodgkin puede originarse de cualquier tipo de linfocito. Dependiendo de qué tan maduras sean las células cuando se transforman en cancerosas y de otros factores se determina el pronóstico del paciente. 

De acuerdo con la Sociedad Americana del Cáncer el linfoma no Hodgkin puede crecer y propagarse a diferentes velocidades dependiendo del tipo que sea. Algunos tipos de linfomas tienden a crecer y a propagarse lentamente. A estos se les llama linfomas indolentes. Es posible que algunos linfomas indolentes no requieran tratamiento de inmediato, sino que se les puede dar un seguimiento riguroso. 

Algunos tipos de linfomas tienden a crecer y a propagarse rápidamente. Éstos se conocen como linfomas agresivos, y generalmente necesitan tratamiento inmediato.