Publicidad
Salud 6 Mar 2008 - 2:58 am

Un nuevo medicamento para dejar de fumar

Se calcula que en el mundo existen 1.300 millones de fumadores. De ellos, el 90% intenta dejar el hábito cada año sin recurrir a ningún tipo de ayuda. Pocos lo logran.

Por: Elespectador.com
  • 0Compartido
    http://www.elespectador.com/noticias/salud/articulo-un-nuevo-medicamento-dejar-de-fumar
    http://www.elespectador.com/noticias/salud/articulo-un-nuevo-medicamento-dejar-de-fumar
  • 0

El 33% no pasa de los dos días en su empeño y menos del 5% completa un año sin llevarse un cigarrillo a la boca. Mark Twain, escritor y periodista norteamericano, amante del tabaco, resumió con humor la lucha imposible: "Dejar de fumar es fácil; yo lo he hecho mil veces".

Esas cifras, sin embargo, podrían cambiar muy pronto. Un medicamento, la vareniclina, lanzado esta semana en Colombia, promete convertirse en el complemento perfecto para los fumadores que intentan dejar un vicio que según la American Cancer Society hace perder entre 13 y 15 años de vida a quienes lo sufren, y está asociado a enfermedades como cáncer, ataques al corazón, derrames cerebrales, enfermedades de vasos sanguíneos, arrugas prematuras, mal aliento y disfunción eréctil, entre otras.

La vareniclina, aprobada por la Food and Drug Administration en 2006, es una molécula que ocupa los mismos receptores de la nicotina en el cerebro (receptores nicotínicos-colinérgicos) provocando una sensación placentera similar pero sin crear dependencia. Al bloquear los receptores de la nicotina, el paciente evita el síndrome de abstinencia que se despierta cuando apaga el último cigarrillo. Gracias a este efecto y a salvo de síntomas como mareos, ansiedad, irritabilidad o trastornos de sueño, el paciente puede concentrar su atención en combatir la adicción psicológica al tabaco.

Según Ubier Gómez, presidente de la Asociación Colombiana de Toxicología y profesor de la Universidad de Antioquia, la molécula es el resultado de una larga investigación que se inició en Bulgaria, donde grupos de plantadores de tabaco, para disminuir sus ganas de fumar, acostumbraban tomar una infusión de hojas de tabaco. La costumbre, que según los pobladores campesinos tenía buenos resultados, despertó la curiosidad de los científicos. Los primeros estudios mostraron que un alcaloide presente en estas plantas, conocido como cistisina, sería el responsable de tal efecto.

"Esa molécula la modificaron porque era muy inestable y de ahí salió la vareniclina, que es un producto fitoterapéutico, que estimula de manera mas suave los receptores de la nicotina sin los efectos colaterales", explicó Ubier Gómez.

Los estudios clínicos hasta ahora han comprobado los beneficios del medicamento. Más de 3.600 pacientes alrededor del mundo que recibieron terapia durante 12 semanas, tuvieron entre dos y cuatro veces más probabilidades de dejar de fumar que aquellos que se sometieron a tratamientos tradicionales o simplemente recibieron un placebo.

La vareniclina (comercializada por Laboratorios Pfizer bajo la etiqueta de Champix), según los expertos, resulta una mejor alternativa que los parches, chiclets y tabletas de nicotina. Estos tratamientos, cuando no se acompañaban de una correcta asesoría médica, se convertían en el reemplazo de una adicción por otra. También frente al bupropion, un antidepresivo que disminuye el deseo de fumar, el nuevo medicamento parece una alternativa más segura, porque no se une a proteínas en la sangre y su interacción con medicamentos que un paciente esté tomando es casi nula, aunque hacen falta investigaciones.

¿Se trata entonces de la panacea para dejar de fumar? ¿De la herramienta que los médicos y la sociedad estaban esperando para poner fin a una costumbre que sólo en Colombia cobra la vida anualmente de 20.000 personas, una cifra similar a la de las víctimas del terreno de Armero?

Como en todos los medicamentos existen algunos "peros". En noviembre de 2007, la FDA anunció que había recibido reportes de pacientes que usando "chantix" para dejar de fumar experimentaron síntomas serios y severos que incluían ideación suicida, ocasionalmente comportamientos suicidas, comportamientos erráticos y mareo.

"Aún no se sabe si estos síntomas estén relacionados con la droga, la abstinencia de nicotina o la emergencia de síntomas que permanecían ocultos en estos pacientes", explica el doctor Ubier Gómez.

Los expertos coinciden en que se trata de una ayuda farmacológica que debe complementar con programas y estrategias de acompañamiento y estimulación por parte de terapeutas. La compra de vareniclina exige fórmula médica y puede ser recetada por especialistas o médicos generales que conozcan su manejo.

¿Cuáles son los beneficios de dejar de fumar? (American Cancer Society)

20 minutos después de abandonar el hábito: su frecuencia cardiaca, así como su presión arterial, baja.

12 horas después de abandonar el hábito: el nivel de monóxido de carbono en la sangre se reduce hasta el valor normal.

De 2 semanas a 3 meses después de abandonar el hábito: su circulación mejora y su función pulmonar aumenta.

De 1 a 9 meses después de abandonar el hábito: disminuyen la tos, la congestión nasal, el cansancio y la dificultad para respirar; los cilios (estructuras parecidas a vellos pequeños que eliminan el moco de los pulmones) recuperan su función normal en los pulmones, lo que aumenta su capacidad para controlar las mucosidades, limpiar los pulmones y reducir el riesgo de las infecciones.

1 año después de abandonar el hábito: el riesgo excesivo de presentar una insuficiencia coronaria se reduce a la mitad del que tienen los fumadores.

5 años después de abandonar el hábito: de 5 a 15 años después de haber dejado el cigarrillo, el riesgo de sufrir un derrame cerebral se reduce al nivel de una persona que no fuma.

10 años después de abandonar el hábito: el índice de mortalidad debido al cáncer del pulmón se reduce a casi la mitad del que afronta una persona que fuma. Disminuye el riesgo de contraer cáncer de la boca, la garganta, el esófago, la vejiga, el cuello uterino y el páncreas.

15 años después de abandonar el hábito: el riesgo de padecer de insuficiencia coronaria es el mismo que el de una persona que no fuma.

TAGS:
  • 0
  • Enviar
  • Imprimir
0
Opiniones

Para opinar en esta nota usted debe ser un usuario registrado.
Regístrese o ingrese aquí

Publicidad

Suscripciones impreso

362

ejemplares

$312.000 POR UN AÑO
Publicidad
Ver versión Móvil
Ver versión de escritorio