Serán condonados 600.000 millones de pesos

Así se pagará por Cafesalud

A mes y medio de que Prestasalud empiece a operar lo que se conocía como Cafesalud, El Espectador habló con su vocero, Jorge Gómez, para conocer su punto de vista frente a las dudas que han rodeado la venta de esta EPS.

Jorge Gómez Cusnir es presidente de la Sociedad de Cirugía de Bogotá y vocero de Prestasalud. Cristian Garavito

Desde que, a finales de mayo de este año, se anunció que Cafesalud tenía un nuevo dueño, el consorcio Prestasalud, fueron muchos los cuestionamientos que surgieron sobre el proceso de venta. El Espectador habló con Jorge Gómez Cusnir, vocero de Prestasalud, para conocer, según él, cuáles son las reglas de juego. Se espera que, desde el 1 de agosto, Medimás, como se llamará la nueva entidad que reemplaza a Cafesalud, empiece a operar. 

Al ser un consorcio mayoritariamente integrado por clínicas y hospitales, ¿por qué deciden apostarle a una EPS?

Porque hemos sido quienes estamos soportando sólidamente la operación y atención de los pacientes con los mejores estándares de calidad del sistema. En 23 años de aseguramiento, lo que hemos acumulado son deudas. Cerca de 15 billones de pesos es el pasivo de las EPS con las IPS a nivel nacional. A las empresas que conforman el consorcio, Cafesalud nos debe cerca de 400.000 millones de pesos. Entramos a este tema porque somos damnificados del sistema. Estamos jugados; es un tema de supervivencia. 

Precisamente, el hecho de que sean acreedores de Cafesalud es lo que ha generado muchas dudas sobre la plata que le va a entrar al sistema…

Le va a seguir entrando más plata de lo que se esperaba. En total, sólo se van a condonar 600.000 millones de pesos, sumando lo que nos deben a las IPS del consorcio y otras que se sumaron para hacer masa. Los otros 600.000 millones para pagar por la NewCo del régimen subsidiado y contributivo deben ser pagados a cinco años, 20 % cada año. Aparte, por Esimed vamos a pagar 250.000 millones en tres años. Es decir, que en cash la liquidadora va a recibir 850.000 millones de pesos, cuando el precio mínimo de la convocatoria por las tres cosas fue de 750.000 millones. ¿Entonces cuáles son las inquietudes?

¿Pero eso no les daría prioridad para que las deudas sean pagadas a ustedes primero?

Hoy en día, en virtud de la Ley 1797 de 2016, se consiguió que las deudas de las IPS pasaran al segundo lugar en el orden de pago de las liquidaciones de EPS. De acuerdo con la convocatoria de venta de Cafesalud, también se estableció que hasta el 50 % del valor de la oferta por las nuevas acciones de la NewCo podían ser por condonación o compensación de deuda de los oferentes, propias o de terceros. A nosotros nos deben y vamos a buscar que se nos reconozcan las deudas en las mismas condiciones que a cualquier otro. 

Entonces, ¿quién debe pagar las deudas de Cafesalud?

La liquidadora, con los recursos que le estamos pagando por adquirir las NewCo del régimen contributivo y subsidiado, y Esimed. 

Hay personas que han dicho que el crédito para comprar Cafesalud vino de Findeter. ¿Es cierto?

La convocatoria de venta de Cafesalud permitía adquirir un crédito con la banca, fondos de inversión y hasta con Findeter. Findeter es un banco de segundo piso y uno tiene que ir a los bancos de primer piso para hacer un crédito sindicado. Y son los bancos los que tienen recursos propios o líneas de crédito a través de Findeter, pero son los bancos, no son el cliente. Ahora, hay que aclarar que, a la fecha, no hay una sola reunión oficial ni una sola carta de Prestasalud pidiéndole un crédito a Findeter. Además, el crédito que se adquiere queda en cabeza de los socios de Prestasalud, no en la nueva NewCo, como se ha dicho. 

Aunque la medida cautelar de suspender la venta fue levantada por el Tribunal Administrativo de Cundinamarca, la demanda del senador Robledo sigue en pie, en parte porque dice que se trató de una venta con un único proponente integral…

La medida cautelar se hizo con base en que era una licitación pública y no lo es. Quien puso la demanda no se ha enterado de que en este proceso para poder acreditarnos teníamos que presentar una certificación de la SIC, en que nos estudiaban y aseguraban que no estábamos violando la libre competencia. Aunque en el derecho privado dice que si hay único proponente se le puede asignar, en este caso se presentaron nueve compañías. 

Otra de las preocupaciones es que a Prestasalud le hace falta experiencia en aseguramiento.

Nosotros no compramos Cafesalud, sino su operación, el know how de la compañía. A eso que ya está le vamos a sumar un novedoso plan de mejora, basado en la atención primaria y médico familiar, lo que se llama intervención en los determinantes sociales de salud. 

Todavía siguen los rumores de que, detrás de la compra de Cafesalud, está Carlos Palacino. ¿Cuál es la relación que tenía Jaime Barrero, presidente de Medplus, una de las empresas del consorcio, con él?

Vuelvo a insistir, Palacino no es socio de Prestasalud. Fue socio del arquitecto Barrero hace unos diez años porque, junto con Mario Páez, médico oftalmólogo, tenía una sociedad llamada Construclínicas, que le construyeron un número de clínicas a una empresa que se llamaba Saludcoop. Pero eso fue un negocio que salió mal. 

Pero este no era el único socio cuestionado. ¿Ha salido alguna empresa del consorcio?

Sí, Mediláser, porque es la única que tiene un proceso de investigación sin concluir.