Carlos Palacino: Hay gente que reza por mí

Mientras la Contraloría anuncia que este mes fallará el caso contra esa EPS, el expresidente de la entidad insiste en la “transparencia” de su mandato.

Carlos Palacino, expresidente de Saludcoop. / Archivo
Carlos Palacino, expresidente de Saludcoop. / Archivo

El 11 de mayo de 2011 la Superintendencia de Salud tomó el control de Saludcoop. El presidente de la EPS, Carlos Palacino, recibió la noticia, se encerró en una oficina y lloró durante una hora. Esa es la historia que se cuenta en los pasillos. “El redentor del cooperativismo en Colombia”, “el mandamás de la salud”, lloraba por el derrumbe de un imperio que había construido durante 17 años.

En mayo pasado la Superintendencia de Salud decidió prorrogar la intervención. Tendrá un año más para definir qué hará con Saludcoop. Devolvérsela a sus dueños “es algo que la sociedad no aceptaría”, ha dicho el ministro de Salud, Alejandro Gaviria, y liquidarla tampoco parece ser la salida, según lo ha afirmado el superintendente de Salud, Gustavo Morales, quien señala que la empresa “es demasiado grande para fracasar”.

Mientras eso sucede la Contraloría anuncia que este mes dará a conocer el resultado de su investigación sobre la EPS, pero ya ha adelantado que encontró una apropiación de recursos públicos por $2 billones. La Procuraduría, que inhabilitó por 18 años a Carlos Palacino para ocupar cargos públicos, adelanta nuevas investigaciones. ¿Y Palacino? Está dedicado “a prestar asesorías a varias cooperativas”, le dijo a El Espectador.

Se dice que en Saludcoop ninguna decisión se tomaba sin contar con usted, que incluso decidía sobre la tela y color de los uniformes de los trabajadores...

Totalmente cierto. Yo me metía hasta en el más mínimo detalle.

Entonces evidentemente conocía lo que han sostenido los interventores de la EPS: que había un enorme desorden financiero, que era una bomba de tiempo, que cumplía y prestaba un buen servicio, pero a costa de unas enormes deudas que se desbordaron...

Una bomba de tiempo puede ser la Nueva EPS o cualquier otra EPS cuando el Estado no les paga oportunamente. Pero Saludcoop no era una bomba de tiempo. Si fuera así, ya estaría quebrada porque el Estado no le ha puesto ni un peso.

El ministro de Salud ha dicho que la sociedad no aceptaría que Saludcoop volviera a sus dueños, tal vez porque esta EPS se ha convertido en el símbolo de la crisis de la salud...

No comparto la apreciación del señor ministro porque los dueños de Saludcoop son instituciones muy serias, muy honestas. Ellos no son responsables de que a la entidad y a su dueño se les haya creado una imagen absurda de malos. Lo que hicimos fue construir una empresa supremamente grande, como ninguna en el país.

Se dice que en su administración se perseguía la creación de sindicatos y que incluso había beneficios para los no sindicalizados. El primer sindicato de la EPS (Unitracoop) nace después de la intervención y se ha encargado de hacer una fuerte presión para que la EPS vuelva a sus dueños. ¿Es cierto que usted lo financia y lo maneja desde afuera?

En absoluto. Durante mi administración no había sindicatos porque había mucho respeto por las personas, todas estaban unidas por una filosofía y unos principios. Dolió mucho la intervención porque esa filosofía se perdió y creo que eso fue lo que llevó a la gente a sindicalizarse.

La Contraloría ha sostenido que uno de los cooperadores que participaron en la formación de Saludcoop tenía relación con el narcotráfico...

No hubo ni un solo peso del narcotráfico en Saludcoop. O están engañando a la contralora o pretende justificar algún acto con esas insinuaciones. La cooperativa Cooperadores de Cali entró como fundadora con un aporte de $200 millones, cuando no tenía ninguna investigación. Unos tres años después a su presidente, Jaime Fresneda, lo investigaron porque la cooperativa percibió unos depósitos. Para ese momento ya los habíamos retirado de la institución, pero no por ese tema, sino porque prestaban mal servicio y no eran leales con la entidad.

Usted ya fue sancionado por la Procuraduría. ¿Tiene otras investigaciones?

Una más en la Procuraduría por el tema de inversiones. Ya hubo una decisión en primera instancia y también me sancionan.

¿La pasividad de la Fiscalía en el caso Saludcoop tiene que ver con que el fiscal Eduardo Montealegre fue uno de los  asesores más cercanos a la EPS?

Yo tengo que respetar al señor fiscal y no voy a hacer ningún pronunciamiento sobre él. Yo lo conozco como persona y lo único que sé es que es supremamente recto. Si él encuentra que una persona, cualquiera que sea, por más amiga que sea, ha cometido un delito, no le va a temblar la mano. Se lo garantizo.

La Contraloría se mantiene en el argumento de que en Saludcoop se desviaron $2 billones en “gastos, sociedades en el exterior y otros bienes que no tienen nada que ver con la salud”...

 Hemos insistido a la contralora que está equivocada en la interpretación de las normas. Nuestro desarrollo de infraestructura se hizo con recursos propios y con créditos. Un fallo de la Corte Constitucional, que es incuestionable, deja claro que las EPS sí podían hacer inversiones, no solamente con sus recursos propios sino con recursos de la UPC.

Este es el argumento de la contralora, pero no fue la principal causal para la intervención...

No, Saludcoop no fue intervenida por sus inversiones.

Las razones de la Supersalud para intervenirla fueron los malos manejos financieros, la iliquidez...

Malos manejos no hubo. Distinto es que se hable de una situación de iliquidez.

Por eso, como consecuencia de los malos manejos...

No, como consecuencia del no pago por parte del Estado de los reembolsos por servicios no POS. Cuando intervinieron a Saludcoop las deudas del Fosyga con la EPS eran cercanas a los $500 mil millones y las obligaciones de más de 30 días que tenía la EPS con sus proveedores no sumaban $160 mil millones. 

¿Usted sigue recibiendo beneficios por la operación de Saludcoop, por ejemplo, a través de la IPS Saludcoop, que es la principal prestadora de servicios de la EPS y tiene una operación independiente? La Contraloría ha hecho algunos pronunciamientos al respecto.

No tengo ningún beneficio de Saludcoop ni ningún vínculo con ninguna empresa de Saludcoop. Yo pienso que la señora contralora tiene una confusión enorme o alguien la está engañando. 

Usted ha dicho que no tiene un solo peso, pero CMI acaba revelar que usted hizo un pago de $2.400 millones relacionados con un negocio de un restaurante a las afueras de Bogotá…

Efectivamente tuve que hacer una dación en pago. Nosotros en la familia teníamos un restaurante legítimamente construido, con recursos claros, en Cota. La gente no entiende que yo llevo 40 años trabajando y en 40 años uno construye su patrimonio. Pero tenía unas deudas con un banco y no tenía con qué pagarlas. No tenía plata y por no tener plata tuve que dar mis bienes. 

En una entrevista de 2011 usted dijo: “Mientras uno está arriba debe ser consciente de que tiene muchos amigos, y cuando no está arriba serán muy pocos”. ¿Hoy tiene muchos o pocos amigos?

Estoy sorprendido porque pensé que iban a ser muchos menos. He encontrado mucho apoyo. Todos los días en la calle, en los centros comerciales, por donde uno pasa encuentra mucha lealtad y gente que está luchando por uno en el anonimato, gente que está rezando por uno.

¿A qué se ha dedicado desde mayo de 2011?

A prestar asesorías a varias cooperativas, sobre estudios de factibilidad para hacer proyectos nuevos o análisis financieros de la situación de la entidad.