Descubren antígenos que harían más eficaz vacuna contra la tuberculosis

Actualmente en el mundo la TB mata más que el Sida y sigue siendo un problema importante de salud pública. Según la Organización Mundial de la Salud, en 2013 se registraron nueve millones de casos nuevos, aunque se estima que una tercera parte de estos no se diagnostican.

La TB mata, al día, a casi 5.000 personas en el mundo y sigue siendo una enfermedad esencialmente ligada a la pobreza, insalubridad, desnutrición, exclusión social e ineficiencia de los servicios de salud, según expertos. /Archivo EFE.

Investigadores europeos encontraron “potenciales biomarcadores de protección” que podrían acelerar la eficacia de una nueva vacuna contra la tuberculosis, enfermedad que, actualmente, a nivel mundial mata más que el Sida y sigue siendo un problema importante de salud pública. (Lea: La tuberculosis: afrenta y alerta mundiales)

Los resultados del estudio, cuyo primer ensayo clínico se realizó en 36 adultos en Suiza, fueron publicados en la revista Nature Communications, y revelaron que el modelo nuevo, denominado “MTBVAC”, podría ser más beneficioso que la actual y centenaria vacuna, el bacilo Calmette-Guérin (BCG)”.

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS) la creciente amenaza de "cepas resistentes y multirresistentes" (microorganismos que desarrollan o tienen en forma innata una resistencia a los medicamentos) hace que el tratamiento contra la TB, para la cual hay vacuna hace casi un siglo y antibióticos hace más de 70 años, sea especialmente difícil.

De acuerdo con los expertos, la actual vacuna es una “variante atenuada del patógeno de la TB en vacas”, y se considera eficaz contra formas graves en niños pero no contra las formas respiratorias de la enfermedad en adultos, responsables de la transmisión.

La MTBVAC, primera vacuna contra la tuberculosis viva atenuada basada en la bacteria Mycobacterium tuberculosis, está siendo desarrollada por investigadores de la Universidad de Zaragoza, pertenecientes al CIBER de Enfermedades Respiratorias del Instituto de Salud Carlos III, y del Hospital Universitario de Lausana, en Suiza.

Según Nacho Aguiló, científico del centro aragonés, un experimento realizado en ratones mostró que la presencia en MTBVAC de las proteínas ESAT6 y CFP10, ausentes en la actual vacuna BCG, resultan cruciales en la estimulación del sistema inmune y en el mecanismo de protección de la vacuna.

“Hasta la fecha no existían antígenos específicos asociados con la eficacia de una vacuna contra la tuberculosis y, por tanto, con el hallazgo de estos potenciales biomarcadores se podrían acelerar los ensayos de eficacia de la nueva vacuna en poblaciones endémicas, ya que permitirá alcanzar la meta de eliminar la tuberculosis del mundo para el año 2035 –según los objetivos de la OMS–”, señala el científico Nacho Aguiló.

La tuberculosis sigue siendo una de las enfermedades transmisibles más letales del mundo, causando 1,5 millones de muertes al año. En Colombia, según el médico social Raúl Franco, columnista de este diario, a pesar de la reducción de la mortalidad la situación de la TB se viene deteriorando con el tiempo. De un total de 10.913 casos nuevos en 2009, pasamos el año pasado a 13.808, de los cuales 2.113 tenían también VIH/SIDA. El 68% de los casos nuevos se curaron, pero 1.243 murieron.