El 10% de los adolescentes que usa internet con fines sexuales está en riesgo de adicción al cibersexo

Dos universidades españolas han creado la primera plataforma digital hispana de evaluación y tratamiento on line de la adicción al cibersexo, que en los adolescentes puede llegar a amenazar al 10% de ellos.

El porcentaje de uso de internet para desarrollar la sexualidad es más elevado en los chicos, con una utilización cercana al 60%, que en el de las chicas, del 13%. (Foto de referencia)Pixabay

El cibersexo es un fenómeno creciente en la sociedad actual y con una importante incidencia en los jóvenes, tanto hombres como mujeres. De hecho, los investigadores de la Unidad de Investigación en Sexualidad y Sida (Salusex-Unisexsida) han detectado que un 10% de adolescentes que usa Internet con fines sexuales presenta niveles de riesgo de adicción a esta actividad.

Los resultados han sido publicados en Computers in Human Behavior y muestran la repercusión de internet y las redes sociales en el desarrollo de las conductas sexuales de los jóvenes, tanto mujeres como hombres.

Para Cristina Giménez-García, científica de Salusex-Unisexsida y profesora de la UJI, hay un porcentaje mayor de jóvenes que hace uso de internet para desarrollar su sexualidad de lo que se imagina. El porcentaje es más elevado en el caso de los chicos, con una utilización cercana al 60%, que en el de las chicas, del 13%.

María Dolores Gil, coordinadora de Salusex-Unisexsida en Valencia, apunta “la necesidad de educar, a través de programas de educación afectivo-sexual dirigidos a nuestros adolescentes, en un uso saludable del cibersexo evitando los riesgos que se pueden derivar”.

Por esta razón, la Unidad de Investigación en Sexualidad y Sida (Salusex-Unisexsida) de la Universidad Jaume I de Castelló (UJI) y de la Universidad de Valencia (UV) crearon Adisex, la primera plataforma digital en el ámbito hispano y pionera en el mundo para la evaluación y el tratamiento on line de la adicción al cibersexo

“Adisex va a facilitar que cualquier persona desde cualquier lugar del mundo pueda realizar una primera autoevaluación para conocer si presenta un perfil de riesgo clínico o un uso meramente recreativo”, destaca Rafael Ballester, coordinador de la plataforma y del grupo de investigación Psicología de la Salud: Prevención y Tratamiento de la UJI.

El experto destaca que las patologías relacionadas con el sexo “suelen tener estigmas sociales asociados”. Por este motivo, Adisex permite un diagnóstico completamente anónimo para que las personas conozcan si su uso de cibersexo es saludable, similar al consumo de pornografía tradicional, o puede generar problemas de dependencia o interferencias en la vida cotidiana, e incluso, si requiere de intervención médica para su tratamiento.

“Esta autoevaluación se contrasta, posteriormente, con una entrevista clínica que también se puede realizar a distancia a través de nuestra plataforma digital”, explica el profesor, quien subraya que la terapia se puede realizar tanto presencialmente como on line.

Riesgos para la transmisión del VIH

El sexo on line puede generar beneficios para la salud sexual, pero también puede favorecer dependencias o conductas de peligro en el ámbito off line.

Los investigadores de la UJI han comprobado que los adolescentes españoles “tienden fácilmente a romper la barrera digital para establecer vínculos físicos y practicar sexo con personas que no conocen realizando conductas poco seguras para la transmisión del VIH”, señala Giménez-García.

Salusex-Unisexsida está centrada en tres líneas fundamentales de trabajo: sexualidad tanto en la población general como en colectivos específicos –población gay, lesbiana y bisexual, transexuales, trabajadores masculinos del sexo–; desarrollo y evaluación de programas de prevención e intervención psicológica en salud sexual –infección por VIH, embarazos no deseados, disfunciones sexuales, etc–; y validación de instrumentos de evaluación sobre distintos aspectos de la sexualidad humana y otras conductas de salud.