Nutrición y dietas

Lo que tal vez no mencionó su asesor de Herbalife

Existe evidencia médica que relaciona productos de Herbalife con daño en el hígado. Nutricionistas profesionales advierten sobre los riesgos.

AP

El año pasado, en una cafetería de la Universidad El Bosque en Bogotá se intentó vender batidos de Herbalife. Los batidos de la empresa promocionados bajo la promesa de perder peso se estaban haciendo populares entre los estudiantes. Cuando la médica Diana Cárdenas y otros especialistas de la universidad se enteraron del asunto, les pidieron a las directivas bloquear la iniciativa.

Cárdenas, con un doctorado en ética y nutrición, profesora en la carrera de medicina y quien trabajó por varios años para el programa de bioética de la Unesco, conocía los reportes en la literatura médica que advierten de los riesgos hepáticos asociados al uso de estos batidos de Herbalife.

“Están estafando a la gente, porque los venden con un beneficio del que no hay pruebas. Por otro lado, sí hay pruebas de que pueden producir daño, principalmente hepático. Es muy clara la relación”, explicó Cárdenas, quien tuvo dos pacientes que presentaban síntomas de alteraciones hepáticas y cuando suspendieron los productos de Herbalife comenzaron a normalizarse.

No ha sido una tarea fácil para los médicos demostrar la relación directa entre algunos productos de Herbalife y los efectos en la salud. Pero poco a poco se ha ido consolidando la evidencia. En 2007, un grupo de médicos del University Medical Center de Israel reportaron en el Journal of Hepatology 12 pacientes con lesión hepática asociada el consumo de Herbalife. Once de ellos mejoraron al suspender el consumo de los productos. Tres reanudaron el consumo y volvieron a presentar hepatitis. Un paciente desarrolló falla hepática.

Ese mismo año, otro grupo de del University Hospital en Berna (Suiza) documentó 10 casos de hepatitis tóxica asociada al consumo de productos de Herbalife. Los investigadores demostraron que en dos casos era cierta la relación entre los productos y el daño hepático, mientras en siete era probable y en uno posible.

En 2008, médicos del programa de trasplante hepático del Hospital Alemán en Buenos Aires llamaron la atención sobre el caso de una mujer de 63 años con hepatitis aguda que consumió dos batidos al día de suplemento dietario en polvo, dos dosis de suplemento dietario a base de proteína de soya y suero de leche, y dos comprimidos de polivitamínico de Herbalife por 10 semanas.

Otra nutricionista colombiana que ha seguido de cerca los problemas asociados a productos para el control de peso que se comercializan bajo la etiqueta de naturales sin que lo sean del todo es Carolina Méndez, profesora de nutrición de la Facultad de Ciencias y el Departamento de Nutrición de la U. Javeriana.

A sus pacientes les aconseja que suspendan tajantemente ese tipo de productos y a sus estudiantes les explica los riesgos asociados. Una de las investigaciones que cita en sus charlas sobre los efectos tóxicos en el hígado de este tipo de productos (no sólo Herbalife) fue realizada por investigadores alemanes. Ese trabajo identificó 185 publicaciones en las que se describieron 60 hierbas diferentes con posible asociación de hepatotoxicidad. A medida que fue creciendo el mercado de estos productos, comenzó a multiplicarse el reporte de efectos adversos, dice Méndez. “Entre 1990 y 1999, el número de publicaciones anuales se elevó de dos a ocho. De 2010 a 2011 se registraron de 10 a 12 publicaciones”.

“Hay más de 100 casos reportados sobre hepatotoxicidad por productos Herbalife. Pero es una industria tan grande, con tanto poder, que se ha intentado minimizar la evidencia”, comenta Méndez. Otro asunto que le preocupa es que, por la forma como está conformada la empresa, la asesoría para bajar de peso está en manos de personas sin entrenamiento y quienes, por el contrario, simplemente quieren vender productos para ganar las comisiones que les prometen.

El año pasado, una investigación de la Comisión Federal de la Competencia de Estados Unidos condenó a Herbalife a pagar US$200 millones a unas 350.000 personas por haber prometido a sus adherentes beneficios financieros y económicos que no estaban en condiciones de alcanzar. Sobre los potenciales riesgos de salud y la calidad de los productos aún no se han pronunciado las autoridades de salud, y Herbalife, con el futbolista Ronaldo y la atleta Caterine Ibargüen en sus mensajes publicitarios, prometen una vida más saludable “con base en una buena nutrición”.