Epidemia de obesidad

Los países más caminables del mundo

Investigadores de la Universidad de Stanford, Estados Unidos, calcularon el número de pasos que dan las personas en 111 países y encontraron que la actividad física es muy desigual.

La obesidad es un problema de salud pública. Se estima que 5,3 millones de personas a nivel mundial mueren por causas asociadas a esta condición. Por esto, para conocer el promedio de actividad física que se realiza en diferentes lugares del mundo y la manera como incide en su índice de obesidad, un grupo de investigadores de la Universidad de Stanford (Estados Unidos) se impuso la misión de analizar qué tan desigual es la actividad física alrededor del mundo. Su estudio no sólo da pistas sobre políticas de salud, sino sobre cómo se pueden diseñar las ciudades para que sean más caminables.

Para recolectar información, la investigación se enfocó en el promedio de pasos que dan los participantes en cada ciudad. Es decir, midieron minuto a minuto cuánto caminaban 717.500 personas en 68 millones de días en 111 países. La estrategia para hacerlo sin que se convirtiera en una odisea fue recurrir a la aplicación de celulares inteligentes Argus, de Azumio, capaz de detectar los pasos de las personas con un sensor. Después concentraron su análisis en los 46 países que tenían por lo menos mil usuarios: 90 % de ellos pertenecían a 32 países de altos ingresos y el 10 % a 14 países de un ingreso medio.

Luego de trazar algunas fórmulas y hacer ciertas cuentas, los investigadores llegaron a la conclusión de que el promedio de pasos a nivel mundial es de 4.961 en un día de 14 horas. Sin embargo, lo que más los sorprendió fue la inequidad de la actividad física entre países. Mientras en Japón esta cifra es de 5.846 pasos, en Arabia Saudita sólo llega a 3.103 pasos. En Colombia, el promedio está alrededor de los 4.500 pasos.

Con el estudio se preguntaron además por la variación de actividad física en un mismo país y encontraron que en Arabia Saudita hay una mayor diferencia entre los individuos que son muy activos y los que tienen muy poca actividad física. Por ejemplo, entre Estados Unidos y México, ambos con un promedio de pasos cercanos a los 4.700, esta diferencia es más evidente: mientras en Estados Unidos la desigualdad en la actividad física es de 0,303, en México es de 0,249, lo cual muestra también una mayor prevalencia de la obesidad (27,4 % frente a 18,1 %).

Otro punto que captó la atención de los científicos fue la relación de estos resultados con los índices de obesidad. La aplicación también les permitía reunir datos como edad, género y peso de las personas, información que, sumada a la arrojada sobre el índice de obesidad en los países en estudios previos, les permitió cruzar los datos. “Encontramos que no sólo hay desigualdad en la forma como se distribuyen los pasos en el mundo, sino en cómo esa desigualdad de la actividad está asociada con los niveles de obesidad”, afirman en el estudio publicado en Nature.

Finalmente, otra de las curiosidades resultantes de la investigación es que los países donde la desigualdad en actividad es mayor, las más perjudicadas son las mujeres, pues son quienes más reducen su actividad física en comparación con los hombres.