Niños con cáncer: ¿qué pasa cuando son adultos?

El 80% de los niños con cáncer que reciben tratamiento sobreviven. Sin embargo, el 99% de ellos enfrentará enfermedades crónicas cuando cumplan 50 años según estudio.

El 99.9% de adultos que padecieron cáncer en la infancia presentaron algún tipo de condición de salud crónica cuando llegaron a los 50 años de vida.

Las terapias contra el cáncer infantil han mejorado de una forma sorprendente en las últimas décadas. A tal punto, que en países como Estados Unidos el 80% de los niños diagnosticados con cáncer siguen vivos cinco años después del tratamiento.

Pero el progreso en oncología infantil tiene un precio. Practicamente todas las terapias, cirugías, trasplantes, quimioterapia y radioterapia tienen efectos adversos con repercusiones en la salud de los sobrevivientes del cáncer.

En la última edición de la revista médica The Lancet, un grupo de investigadores encabezados por Nickhill Bhakta del Hospital St Jude en Memphis, presentaron el análisis más completo que se ha hecho sobre este tema. El trabajo consistió en la evaluación de enfermedades crónicas entre 5522 personas que padecieron algún tipo de cáncer en su infancia.

El sorprendente hallazgo fue que el 99.9% de ellos presentaron algún tipo de condición de salud crónica cuando llegaron a los 50 años de vida, en el 96% esa condición era incapacitante, amenazaba su vida o había sido fatal.

“Estos hallazgos resaltan que los sobrevivientes de cáncer en la niñez no son un grupo homogéneo”, escribieron Miranda Fidler y Michael Hawkins de la Agencia Internacional de Investigación en Cáncer en un editorial, “sino subpoblaciones con diversas necesidades de cuidado en salud”. También resaltaron que se debe tener cuidado con la interpretación de los resultados pues es cierto que las terapias en los últimos años para algunos tipos de tumores no son las misas de años atrás.

De acuerdo con Fidler y Hawkins, los nuevos datos revelados por esta investigación deberían servir a los sistemas de salud para replantear la vigilancia sobre esta población y reducir el riesgo de que desarrollen enfermedades crónicas.