¿Se puede creer en las cifras de las EPS?

Inconsistencias en las cifras presentadas por las EPS y los datos que tiene el gobierno.

/Archivo
/Archivo

De acuerdo con los datos de 11 EPS la satisfacción de los usuarios del sistema de salud es del 95%; las consultas especializadas se asignan en tan sólo 8,2 días y se entregaron a tiempo el 97% de los medicamentos. Los indicadores del Gobierno reflejan otra cosa. 

La semana pasada, Acemi, gremio que agrupa a las 11 principales EPS del país, eligió El Teatro Bogotá como escenario para presentar "Las cifras e indicadores del sistema de salud", un informe basado en la atención de casi 13 millones de colombianos. Si estas estadísticas son ciertas el sistema de salud colombiano es un modelo ideal.

Un primer dato que llama la atención es la satisfacción de los usuarios de EPS afiliados al Régimen Contributivo. Según los datos, recopilados entre 2008 y 2011, el promedio de satisfacción global fue de 91% con una tendencia al aumento, registrándose entre el año 2010 y 2011 una satisfacción 93.8%.

¿Están realmente tan satisfechos los colombianos como dice el gremio asegurador? Más allá de la mala prensa que han recibido algunas de las EPS y una regular imagen ante la opinión pública, lo cierto es que en 2012 el Ministerio de Salud y Protección Social presentó los resultados de la Encuesta de Evaluación de los Servicios de las EPS. En esta evaluación los colombianos no resultaron tan optimistas: el 54% de los encuestados consideró que su EPS era la mejor, el 38% consideró que era regular y el 7% consideró que su EPS era la peor.

Fernando Ruiz, viceministro de salud y quien años atrás coordinó la Encuesta Nacional de Salud, dice que medir la satisfacción de usuarios de un sistema no es una tarea fácil. Explicó que cuando se le pregunta a las personas que opinan del sistema de salud, la percepción general es muy mala. Pero cuando le preguntan cómo ha sido su experiencia al ser atendido, el indicador mejora. "La percepción es un indicador deficiente y frágil", concluye Ruiz.

Otro dato que sorprendió de los presentados por Acemi fue el tiempo de espera para acceder a una consulta médica especializada. Mientras un canadiense en promedio debe esperar 19 semanas para que lo reciba un médico especialista, en una EPS del régimen contributivo ese tiempo es tan sólo de 8,2 días.

La cifra presentada está sin embargo un poco lejos de lo que reveló el estudio del gobierno en la evaluación que concluyó un año después de la realizada por las EPS. Según este informe, el 44% de las personas encuestadas obtuvieron una cita con especialista después de más de 10 días de espera (24% entre 10 y 30 días; 19% entre más de 30 días). De acuerdo con la Encuesta de Calidad de Vida que concluyó en 2011, en promedio un colombiano afiliado al régimen contributivo tarda 13 días en ser atendido por un médico especialista.

"Eso no corresponde a realidad. En 2012,por ejemplo, presentamos 11.713 tutelas. Una de las quejas más frecuentes es la demora en las citas", comentó Denis Silva de Pacientes Colombia.

Algo similar ocurre con la entrega de medicamentos. Según Acemi se entregaron a tiempo el 97% de los medicamentos. Según la encuesta del Ministerio, al 63% de los encuestados les entregaron todos los medicamentos que les fueron formulados, al 27% algunos y al 10% restante no se les formularon. De hecho, hace menos de un mes el gobierno estableció a través de una resolución que si a los afiliados al sistema no les suministran las fórmulas de forma completa, tienen la posibilidad de que se le envíen los fármacos a su vivienda o su lugar de trabajo antes de 48 horas.

Estas cifras son presentadas al país a tan sólo un par de semanas de que inicie en el Congreso de la República la discusión de una ley ordinaria para modificar el sistema de salud, y cuyo principal punto en la agenda es eliminar las EPS y crear empresas gestoras de salud que no tendrían el mismo poder de sus antecesoras. La disparidad en los indicadores es la mejor prueba de una de las grandes debilidades del sistema de salud: la ausencia de información creíble y exacta.

"Esta es una tarea que debería hacer el Ministerio de Salud", diceJaime Arias, presidente de Acemi, "y debería responder a criterios universales. Esto debe hacerse para el régimen contributivo y subsidiado. El único que puede unificar cifras es el Gobierno".

En los últimos 30 años tan sólo se han realizado dos encuestas nacionales de salud (1980, 2007). Un periodo de tiempo demasiado amplio para la velocidad a la que cambian las enfermedades que afectan a los colombianos. Por si fuera poco, el registro más creíble de pacientes con cáncer del país por muchos años ha sido el que mantiene un grupo de investigación de la Universidad del Valle y no el Ministerio de Salud.

El Ministerio de Salud ha prometido relanzar el Sistema Integral de Información de la Protección Social (SISPRO), a través del cual se tiene previsto integrar 27 bases de datos y que todas hablen un mismo lenguaje que permita entender qué está sucediendo con la salud de los colombianos.