Tapas de botellas pueden cambiar la vida de un niño con cáncer