El sexo de los hijos no influye

Tener hijos aumenta los años de vida

Cualquiera creería que el estrés de pagar el colegio y la costosa universidad de un hijo, así como educarlo para que se convierta en un buen ciudadano, estar pendiente de su salud, brindarle la atención y el tiempo suficiente, aconsejarlo y protegerlo de peligros externos, serían razones suficientes para vivir menos años que una persona sin descendencia, que no tiene estas preocupaciones.

Estudio realizado con hombres y mujeres mayores, en Suecia. Pixabay

Un estudio realizado por científicos del Instituto Karolinska, en Estocolmo (Suecia), sugiere que los hijos no solo cambian la vida de sus padres, sino que además la aumentan, son una motivación para vivir más años. Los resultados apuntan a que, a partir de los 60 años, cuando la salud y la capacidad para valerse por sí mismos comienzan a descender, la esperanza de vida puede ser de dos años más respecto a los que no han sido padres.

Para llegar a esta conclusión, el equipo de expertos estudió la esperanza de vida de 704.481 hombres y 725.290 mujeres de 60 años en adelante, nacidos entre 1911 y 1925, que viven en Suecia. También recogieron datos como el estado marital de las personas, el número de hijos, el sexo de los mismos y el nivel de educación.

Los científicos detectaron que el riesgo de muerte era menor en aquellas personas que tenían al menos un hijo. Por ejemplo, el riesgo para un hombre de 80 años con al menos un hijo era del 7,4 %, comparado con el 8,3 % de un hombre de la misma edad sin hijos.

“Los resultados apuntan a que esa conexión es mayor cuando los padres envejecen, en consonancia con otros artículos que sugieren que la gente sin hijos se enfrenta a más carencias en el apoyo hacia el final de su vida”, dice la investigación.

Los autores calcularon el riesgo de mortalidad de forma específica para cada franja de edad y controlaron dicho valor, año tras año, tanto en las personas que tenían al menos un hijo como en las que no. Obviamente, ese riesgo crecía a medida que aumentaba la edad de los sujetos, independientemente de que fuesen padres o no.

En cuanto al sexo de los hijos, algunos trabajos previos apuntaban a una posible relación entre la paternidad y el aumento de la esperanza de vida. Sin embargo, no especificaban si el sexo de los hijos tenía algún tipo de influencia al respecto.

Este estudio arrojó que no influye en ningún caso para que los padres vivan más tiempo, pues existen factores más importantes, como el apoyo y el sistema de salud.