Tratamientos riesgosos con células madre se expanden por EE.UU.

Las células madre son células humanas no diferenciadas que pueden usarse para hacer crecer distintos tipos de tejido.

A las terapias no aprobadas de células madre se les llama “el Lejano Oeste de la medicina”. Algunos pacientes han muerto mientras recibían el tratamiento y otros lo han calificado de “milagroso”. Cientos de jugadores de la NFL han recurrido a ellas.

Un estudio publicado en el diario Cell Stem Cell encontró que hay 570 clínicas operadas por 351 empresas que venden tratamientos de células madre directamente a consumidores en Estados Unidos, generando preocupación de que los tratamientos no aprobados puedan costarles a los pacientes miles de dólares al mismo tiempo que amenazan su salud.

“La gran pregunta que yo me hago es, ¿cómo sucedió esto en Estados Unidos?”, dijo Leigh Turner, profesor asociado del Centro de Bioética y la Escuela de Salud Pública de la Universidad de Minnesota, quien también es coautor del estudio. “Se lo suele presentar como una cuestión de turismo de células madre, que este negocio no existe en EE.UU., que existen en otros lados del mundo como Ucrania, México, China e India. Nuestros hallazgos claramente muestran que este problema se ha expandido aquí.”

Las células madre son células humanas no diferenciadas que pueden usarse para hacer crecer distintos tipos de tejido. Los científicos esperan que un día se puedan utilizar para tratar enfermedades o reparar tejido dañado. Pero pocas terapias han resultado positivas en pruebas rigurosas y los tratamientos no aprobados se han asociado con daños. El único tratamiento de células madre aprobado por la Administración de Alimentos y Medicamentos de EE.UU. (FDA, por sus siglas en inglés) utiliza células tomadas de la médula ósea y aun ése está restringido a ciertos tratamientos.

A los investigadores les preocupa que el campo legítimo de la ciencia de células madre, con su promesa grande, aunque temprana, de avances médicos, resulte empañado si el público lo asocia con complicaciones provocadas por tratamientos no aprobados.

“Encontramos un subconjunto de empresas que venden un número impresionante de intervenciones: enfermedades neurológicas, lesiones de la médula espinal, enfermedades inmunológicas, lesiones y cuadros ortopédicos y problemas cardíacos”, dijo Turner. “Cuando veo empresas como ésas anunciando que pueden utilizar las células madre para intervenciones de 20, 30 0 40 enfermedades distintas, eso me suscita preguntas bastante obvias.”

La FDA ha emitido un proyecto de directrices para las terapias de células madre y planea una audiencia pública en septiembre sobre la regulación de los procedimientos. Al organismo le preocupa que “la esperanza que los pacientes han puesto en que los tratamientos --aún no aprobados-- son seguros y efectivos los deje vulnerables en manos de proveedores sin escrúpulos de tratamientos ilegales y potencialmente dañinos de células madre”, dijo la vocera Andrea Fischer.

Turner y el coautor Paul Knoepfler, profesor asociado de UC Davis School of Medicine, que dirige un blog de células madre llamado The Niche, identificó las empresas a través de búsquedas de internet, minería de textos y análisis de sitios web de las empresas. Varias resultaron estar vendiendo tratamientos para distintas enfermedades y lesiones que no estaban investigadas por los reguladores. También descubrieron los lugares de más actividad: en Florida hay más de 100 empresas o clínicas y otro tanto en California. Beverly Hills y Los Angeles tienen 30 clínicas entre ambas. Texas quedó en tercer lugar con 71 clínicas.