Conmovedora historia de superación

Zuleidy Gutiérrez, una niña criada en albergues que consiguió graduarse en la Universidad de Los Andes cuenta cómo consiguió superar la pobreza y el peso de unos padres drogadictos para lograr graduarse con honores.

EL ESPECTADOR

Zuleidy Gutiérrez, una niña criada en albergues que consiguió graduarse en la Universidad de Los Andes. La joven cuenta cómo consiguió superar la pobreza y el peso de unos padres drogadictos para lograr graduarse con honores.

El dicho popular de las abuelas es que todo niño viene con un pan bajo el brazo, pero este no es el caso de Zuleidy Gutiérrez. Una joven santandereana que nació en Guepsa y que en lugar de hogar tendría que pasar su niñez y adolescencia por diferentes albergues. Hoy, a sus 24 años, Zuleidy dicta charlas de superación personal en diferentes instituciones, empresas, colegios, y entidades del Estado. Además con orgullo puede presumir de haber llegado a lo más alto a base de esfuerzo y tenacidad.

Tuvo una larga lista de obstáculos por superar, como el saber que de tan sólo tres meses fue abandonada en un hospital por sus padres drogadictos de quienes casi no sabía nada.

Zuleidy es egresada de la Universidad de Los Andes con el título de Psicóloga gracias a una beca que obtuvo por su alto promedio. Siempre sobresalió por su interés y compromiso con el estudio, pero también por su calidez y sentido humanitario.

Los padres de Zuleidy cayeron bajo la influencia de las drogas y nunca quisieron ocuparse de ella. Recuerda, desde bien pequeña, cómo le tocó vivir de albergue en albergue, lidiando con niños y niñas difíciles que a veces abusaban de ella. No siempre quien la cuidaba era la persona más idónea, viéndose sometida a humillaciones y malos tratos. Pero una de las directoras de uno de los centros, Fanny Pulido, se interesó en ella y poco a poco, con mucho cariño, le hizo ver la parte bonita de la vida y de lo importante que ella era como persona.

Con un equipo de profesionales le trabajó su autoestima y fue así como Zuleidy empezó a dar pasos agigantados por querer ser cada día una mejor persona. Logró terminar con buenas notas el bachillerato y gracias a una beca ingresó a la Universidad de Los Andes de donde se graduó con honores.

Cuando Zuleidy tenía veinte años se enteró de lo sucedido con sus padres: su madre había muerto en la calle del cartucho por una sobredosis de heroína y su padre se encontraba en la cárcel por venta de drogas. Fue muy doloroso para ella enfrentarse a esta realidad, pero a pesar de todo lo vivido no alberga resentimiento, “pues fue la droga la culpable de estropear su futuro” afirma Zuleydi.

Hoy Zuleidy quiere ayudar a jóvenes en situaciones desfavorables no sólo con sus conocimientos sino con su experiencia de vida. Así, por medio de su vivencia, sensibilizarlos ante la posibilidad que tienen de conseguir sus sueños si se lo proponen. La joven no se avergüenza de su pasado y se describe a sí misma con la siguiente frase: “Mis padres eran drogadictos, fui niña de albergue pero soy egresada de Los Andes”.

Por Angelica Laverde Barajas, colaboradora de Soyperiodista.com