Así empezó todo

He leído y escuchado en los diferentes medios de comunicación, comentarios sobre la vida de Pedro Antonio Marín, (Manuel Marulanda Vélez, alias Tirofijo), pero no se hace referencia, al motivo que lo llevó a la creación de su grupo armado, y que trataré de relatar, para que sea materia de investigación de los biógrafos interesados en el tema.

En el gobierno del presidente Alberto Lleras Camargo, con la terminación del conflicto bipartidista, se inició una armisticio general, para los alzados en armas de la época, y fue así, como Pedro Antonio Marín, se acogió al mismo y se desmovilizó, regresando a la vida civil normal; entonces decidió vivir un par de años en Popayán, donde se dedicó como actividad económica principal a la venta de carne, en una cava o carnicería, ubicada en la esquina de la calle cuarta con carrera tercera, hoy diagonal a la sede del SENA.

Allí se encuentra un parqueadero, en aquella época existía una casa de dos pisos, que la desapareció el terremoto de 1983, allí transcurrieron tal vez dos años.

En el 2.005, un comerciante de equinos contó que su padre le vendió un caballo, que todas las mañanas (6:30 a.m.), lo sacaba de las praderas del Río Ejido, que pertenecen a la plaza de ferias y el matadero municipal, para llevarlo hasta la puerta del citado establecimiento. Dependiendo del tránsito vial, lo colocaba en la calle o en la carrera y le suministraba “aguamasa” como alimento; en la tarde (4:00 p.m.), de nuevo lo regresaba al potrero mencionado y esa era su rutina diaria.

Este relato coincide con la realidad que vivimos los vecinos de la carnicería, pues mi casa paterna queda en la mitad de la cuadra, sobre la calle cuarta. Transcurrían los meses y cuentan que, el señor Marín fue invitado a una reunión del MRL (Movimiento Revolucionario Liberal) -disidencia del partido Liberal creada por Alfonso López Michelsen-, que se llevó a cabo, en la oficina del abogado penalista y profesor de Universidad del Cauca, Aníbal Prado, ubicada en la calle tercera con carrera cuarta.

A esa reunión asistieron los directivos del MRL regionales, Carlos Lemos Simmonds, Manuel Cepeda Vargas y otros mas, que aún viven, para proponerle que regresara a la lucha armada con el patrocinio del MRL, para tal fin, le entregaron cien mil pesos, suma considerable por aquellos años.

Es en este momento, cuando inicia su segunda aventura insurgente, que terminó el pasado 26 de Marzo, arrancando hacia el oriente caucano vía Inzá, Belalcázar, donde es acusado de violar y asesinar unas religiosas, siguiendo camino a Riochiquito y El Pato en el Huila, para finalmente llegar a Marquetalia, donde entra en contacto con Jacobo Arenas y da el giro definitivo hacia el partido comunista.

En este momento nacen las FARC, el resto ya sabemos cómo sucede a diario, pero creo importante esta parte, no sólo por ser el principio de la historia, sino porque siempre aparecen los mismos políticos de la segunda mitad del siglo XX, responsables de la situación que hoy vivimos.

Temas relacionados