La Habana, centro de decisiones

El último en llegar a Cuba fue Adán, hermano mayor del presidente Hugo Chávez. La oposición reclama el derecho a viajar para conocer la verdad sobre el mandatario.

La Habana se convirtió desde hace casi cuatro semanas en el centro de decisiones del futuro de Venezuela. Fue allí en donde la cúpula chavista (Nicolás Maduro, vicepresidente; Diosdado Cabello, presidente de la Asamblea Nacional; Adán Chávez, hermano del presidente; Jorge Arreaza —ministro de Comunicaciones y yerno de Chávez—, además de Cilia Flores, procuradora general del país) se reunió con el presidente Hugo Chávez y los hermanos Fidel y Raúl Castro la primera semana de diciembre para firmar una especie de pacto, en donde se comprometían a no agredirse entre ellos y a luchar por la Revolución Bolivariana, según reveló el periodista venezolano Gabriel Reyes.

Entonces, dice el periodista, todos reunidos alrededor de una mesa de trabajo, no de la cama del enfermo que aunque delicado estaba todavía consciente, se firmó un compromiso para respetar la voluntad de Chávez (en caso de no salir bien de la cirugía, Maduro sería su sucesor) y garantizar la gobernabilidad del país. El 8 de diciembre el propio mandatario hizo el anuncio oficial.

Esos mismos personajes, estuvieron de nuevo en La Habana. El último en llegar fue Adán Chávez, reelecto el 16 de diciembre como gobernador del estado de Barinas, exembajador en Cuba y exministro de Educación, quien se reunió con Maduro y su esposa, Cilia Flores, el yerno de Chávez y Diosdado Cabello ayer. Según se rumora, la reunión se realizó bajo tutela de los Castro, con la intención de estudiar salidas a la encrucijada del 10 de enero, cuando el presidente debería estar en Caracas para asumir su cuarto mandato presidencial.

Por lo pronto, comentan voces de la oposición, se contemplan dos escenarios. El primero, desconocer la fecha. Anunciar que como el presidente ya venía ejerciendo sus poderes y fue reelecto no es necesaria una nueva posesión. El segundo, el sábado, cuando la Asamblea Nacional (AN) se reúna para comenzar la nueva legislatura con un acto en el que se nombrará al presidente del Legislativo y la nueva junta directiva —que salvo sorpresa mayúscula será ocupada otra vez por Diosdado Cabello— se decrete la ausencia temporal de Chávez. Así, según la Constitución, el oficialismo tendría 180 días de gracia y Cabello asumiría las funciones presidenciales, mientras se decreta una ausencia total y se convocan nuevas elecciones.

Sin embargo, la oposición no admite otro escenario que no sea declarar su ausencia total y convocar en 30 días a elecciones. “Si Chávez no asiste a su juramentación se debe declarar su falta absoluta. La Constitución dicta que si se declarara la falta absoluta del presidente se deben celebrar nuevas elecciones en 30 días”, explica el secretario ejecutivo de la Mesa de Unidad Democrática (MUD), Ramón Guillermo Aveledo. Y es contundente al afirmar: “En consecuencia, no existe continuación del actual gobierno porque la Constitución establece un período constitucional de seis años con posibilidad de reelección, y no una presidencia con tiempo indefinido”.

Las visitas restringidas a Chávez confirman su gravedad. La senadora Lucía Topolansky, esposa del presidente uruguayo José Mujica, reveló que desde La Habana le informaron que un viaje en este momento a Cuba “no tiene sentido, pues la situación es muy delicada y bastante imprevisible”. Pero también pidió no creer en rumores. “Hasta ahora he escuchado como 40, lo único cierto es que, por ahora, no hay forma de ver a Chávez”, dijo Topolansky.

Algo que complica los planes de algunos opositores venezolanos que reclamaron su derecho de viajar a Cuba y enterarse de la situación de salud del presidente. “Tenemos derecho a ir a Cuba a ver al presidente”, indicó el alcalde metropolitano de Caracas, Antonio Ledezma, quien considera que el grupo designado debe estar integrado por parlamentarios, autoridades legítimas como los gobernadores Henrique Capriles, Henry Falcón y el propio Ledezma, así como médicos de solvencia profesional y moral.

Ante la incertidumbre que vive el país, ya se levantan más voces que le piden claridad al gobierno. Editoriales de varios periódicos le pidieron al oficialismo despejar las dudas. “Quiérase o no, están en una encrucijada provocada por ellos mismos, porque han insistido tanto en la inmensidad de la presencia del mandatario nacional que hoy, en medio de este silencio o de esta mezquindad de información, el país termina por preguntarse qué es lo que realmente nos quieren esconder desde el poder. El oficialismo cree tener en sus manos la inmensa capacidad de controlar la situación política. Nada menos cierto, y vale la pena que lo piensen. La situación se les puede escapar de las manos”, reclamó el editorial del diario El Nacional.

A su llegada ayer en la tarde de La Habana, Maduro y Cabello aseguraron que Chávez, sigue “batallando por su salud” e informaron que “pronto daremos a conocer un parte oficial”.