Publicidad
Tema del dia 2 Feb 2011 - 11:04 pm

Inpec, rumbo a la liquidación

Recientes escándalos en prisiones precipitarían decisión del Gobierno.

Por: Elespectador.com
  • 56Compartido
    http://www.elespectador.com/noticias/temadeldia/inpec-rumbo-liquidacion-articulo-248667
    http://www.elespectador.com/noticias/temadeldia/inpec-rumbo-liquidacion-articulo-248667
  • 0
insertar
Foto: Óscar Pérez

El escándalo por la fiesta de cumpleaños del exsenador Juan Carlos Martínez Sinisterra, realizada el pasado sábado en el pabellón de los parapolíticos de la cárcel de La Picota, fue la gota que rebosó la copa. El gobierno del presidente Juan Manuel Santos analiza una reestructuración a fondo del Instituto Nacional Penitenciario y Carcelario (Inpec), que podría implicar, si es necesario, su liquidación.

La medida sería adoptada dentro de las facultades extraordinarias solicitadas por el Ejecutivo al Congreso —iniciativa a la que le falta sólo un debate en Plenaria de Senado para ser aprobada—, y que le otorgan al primer mandatario, durante seis meses, el poder de dividir, crear, fusionar y suprimir establecimientos públicos, superintendencias y departamentos administrativos. Entre las entidades a suprimir, según conoció El Espectador, está el Inpec.

Casi desde su creación en 1992 —como una fusión entre la Dirección General de Prisiones con el Fondo Rotatorio del Ministerio de Justicia—, el Inpec ha estado sacudido por múltiples polémicas. Las denuncias que día a día se conocen siempre han puesto en duda la labor de seguridad sobre los reclusos e insinúan la presencia de corrupción en la entidad.

Vacíos en la seguridad de los pabellones donde están los sindicados y condenados por delitos mayores; poca vigilancia e incluso el criterio dispar sobre quiénes tienen beneficio de casa por cárcel, sumado a la complicidad de funcionarios con delincuentes, se convirtieron en detonantes de una situación que se ha vuelto inmanejable para el Gobierno.

Por eso, la eliminación de la entidad sería la medida de fondo que tomaría el Ministerio del Interior y Justicia para acabar con los reiterados escándalos de irregularidades en las cárceles del país. Y el as bajo la manga es el proyecto de ley “por medio de la cual se escinden unos ministerios y se otorgan precisas facultades extraordinarias al presidente de la República para modificar la estructura de la administración nacional”. Según el ministro del Interior y de Justicia, Germán Vargas Lleras, “esta iniciativa permite una reestructuración a fondo de esta y otras entidades en las que se ha demostrado su mal funcionamiento”.

La decisión se habría apresurado debido a los últimos sucesos  en los diferentes centros penitenciarios, en especial los protagonizados por los políticos relacionados con paramilitares y que se encuentran recluidos en el pabellón ‘R’ de la cárcel La Picota de Bogotá. Ellos estaban gozando de condiciones especiales, al punto de celebrar fiestas de cumpleaños, tener más visitas de las autorizadas por el reglamento y hasta recibir serenatas.

Por ahora, Vargas Lleras anunció el traslado del exsenador Martínez —protagonista de la francachela del fin de semana— hacia otro centro penitenciario en Cómbita o Barranquilla. Además, para evitar las concesiones que tenían los denominados parapolíticos, se confirmó el traslado de Himelda López, quien hasta ayer oficiaba como directora de La Picota, hacia Florencia (Caquetá). El caso de esta funcionaria es particular, pues  cometió irregularidades por las cuales había sido removida de su cargo, pero, al ser funcionaria de carrera, entabló una acción judicial por medio de la cual fue restituida y se ordenó una millonaria indemnización.

Es uno de los factores que hacen más complejo el manejo del Inpec, según señaló el Ministro. Al ser funcionarios de carrera no se pueden declarar insubsistentes y la máxima sanción, como en el caso de López, es el traslado. Por este motivo, Vargas Lleras también anunció: “Vamos a llevar en marzo una reforma integral al Código Penitenciario. Será un nuevo estatuto, un cambio de régimen hacia lo disciplinario y de las funciones de quienes se desempeñan en la entidad”.

Eso sí, es claro que más allá de la liquidación y la posible creación de una nueva entidad para la seguridad y vigilancia carcelarias, el Inpec significa una realidad que abarca el terreno de lo político. Son 11.000 funcionarios del cuerpo de custodia y vigilancia, más de 3.000 en cargos administrativos, 34 sindicatos y tres confederaciones de trabajadores. Y se conocen denuncias de los mismos dirigentes sindicales, como Luis Carlos Méndez, quien recientemente advirtió sobre “tráfico de influencias” y “la entrega de puestos dentro de la entidad como favores políticos”.

Escándalos por doquier

En septiembre de 2009   se conoció la fuga de Gustavo Aníbal Giraldo Quinchía, alias Pablito, considerado uno de los jefes más activos del Eln. El hecho se produjo cuando era trasladado de la cárcel de Cómbita hacia Arauca. Hombres armados atacaron la caravana en las afueras del centro penitenciario y se lo llevaron.

En enero de 2010   se conoció de la ampliación de la celda en La Picota del exsenador Juan Carlos Martínez, con autorización del mismo Inpec. Martínez contrató obreros que tumbaron dos paredes para duplicar el espacio de su cuarto.

El 25 de febrero de 2010   se fugaron de La Picota dos desmovilizados de las Autodefensas considerados de alta peligrosidad: Dúmar de Jesús Guerrero Castillo, alias Carecuchillo, y Rahumir Rodríguez Trujillo, alias Tribilín. Este hecho le costó la renuncia a la entonces directora del Inpec, Teresa Moya.

El 9 de marzo de 2010   se escapó Daniel Alejandro Serna, alias Kéner, principal cabecilla militar de la banda ‘Los Paisas’, quien gozaba de detención domiciliaria en Medellín. Un día después la Policía logró recapturarlo en una finca ubicada en Titiribí (Antioquia) y fue recluido en la cárcel de máxima seguridad de Palmira.

En diciembre de 2010  se realizaron denuncias por parte de algunos guardias sindicalizados sobre funcionarios incapacitados. Se habló de más de mil que hace cerca de un año no se presentan a trabajar y estarían incapacitados porque no pueden trasnochar, ni subir escaleras, ni estar más de 30 minutos de pie. Al mismo tiempo se les vio bailando en discotecas, borrachos y jugando fútbol.

Relacionados

inserte esta nota en su página
  • 0
  • 53
  • Enviar
  • Imprimir
Publicidad

Suscripciones impreso

362

ejemplares

$312.000 POR UN AÑO
Publicidad
Ver versión Móvil
Ver versión de escritorio