Por: J. William Pearl

Postconflicto

Si el proceso de paz en Cuba avanza como está planeado y al final de año se firma un acuerdo, el gran beneficiado podría ser, más allá del gobierno y las FARC, la izquierda democrática.

La posible firma del acuerdo no significaría el fin de la violencia y podría enfocar al país en un cambio de mentalidad para reducirla. Con menos violencia, el país tendrá nuevas oportunidades y los electores demandarán resultados en temas que han estado pendientes por décadas.

Los ataques a la población civil, las minas antipersonales, el reclutamiento de menores, el secuestro y los combates entre la guerrilla y el ejército, es decir, la realidad del conflicto que ha causado tanto dolor, podría ser cosa del pasado. Aún cuando no tendríamos una tranquilidad total, el fin de la guerra traería más serenidad a los colombianos.

Colombia sería un país con opciones diferentes a las de hoy. El fin del conflicto armado interno, traería confianza e inversión. Una vez la situación de seguridad se estabilice, al gastar menos dinero en lucha contrainsurgente, tendríamos más recursos para seguridad ciudadana, educación, salud y la reducción de la pobreza.

Si se llega a la firma de un acuerdo, se acaba el distractor de la guerrilla y nos veremos enfrentados a los resolver los problemas sociales de fondo que aún están pendientes.

Así, los ciudadanos demandarán resultados efectivos en temas económicos y sociales relacionados con su bienestar. También, crecerán las expectativas sobre la modernización del sector rural y el fin de la pobreza. Probablemente, los electores no reconocerían los avances del pasado en seguridad. Esto, traerá cambios de fondo en la política y especialmente en la política regional.

Adicionalmente, los partidos políticos que hacen parte de la coalición de gobierno, tendrían que reinventarse para tener legitimidad y representatividad en el postconflicto. Es en ese entorno donde la izquierda democrática tiene una oportunidad única de actuar y representar los intereses de quienes menos oportunidades tienen. Como ha sucedido en otros países de América Latina donde la izquierda ha llegado al poder (Brasil, Venezuela, Ecuador, Bolivia, Argentina y Nicaragua entre otros), la agenda política se moverá de la derecha al centro y del centro a la izquierda.

Quienes no hicieron parte de los grupos ilegales, con razón, van a demandar de los gobiernos, equidad y beneficios tangibles en el postconflicto
Si los partidos que gobiernan hoy, no se adaptan a las nuevas expectativas ciudadanas y se modernizan, verían cómo el poder que hoy tienen, se diluye. Y es en ese entorno en el cual se librará la batalla política de fondo.

Una visión moderna de izquierda podría alcanzar por la vía democrática lo que no alcanzó por las armas.

Buscar columnista

Últimas Columnas de J. William Pearl