Publicidad
Andrés Hoyos 29 Ene 2013 - 11:00 pm

Acomplejados

Andrés Hoyos

Decía el hoy alcalde de Chicago, Rahm Emanuel, cuando era jefe de gabinete de Obama, que una crisis no se debe desperdiciar, aserto que viene como anillo al dedo ante el cimbronazo sufrido por Colombia el año pasado cuando la CIJ de La Haya falló de una manera que poco nos gustó por estos pagos tropicales.

Por: Andrés Hoyos
insertar

 El fallo puede verse, no obstante, de otra forma, diciendo que a los países acomplejados los tratan como ídem y así les va, o sea, mal.

Para que un extranjero adquiera la residencia colombiana plena tiene que vivir en el país cinco años, y si luego quiere nacionalizarse y no es latino ni español, tiene que completar cinco años más. Son en total diez años, por ejemplo, para un inglés o un alemán. ¿Acaso estos países nos están enviando maleantes? ¿Por qué si no los espantamos de ese modo? Añádase que Colombia le niega la nacionalidad al hijo de dos extranjeros no residentes por más que nazca en pleno centro de Bogotá, norma ya cursi, como en general son cursis los obstáculos que nuestro Estado les pone a los extranjeros que, por primera vez en generaciones, están llegando con ganas de quedarse. Ni que tuviéramos el pedido de Suiza o que nos estuvieran invadiendo las hordas famélicas de la Tierra, en vez de ser un país que comienza a sacar la cabeza por encima de sus problemas ancestrales.

Lo anterior, sin embargo, es más el síntoma que la enfermedad. La enfermedad consiste en lo dicho: somos xenófobos por complejo de inferioridad. Dado que todos vienen a jodernos, lo mejor es sacarlos corriendo. Esta xenofobia tiene un corolario fatal y es que nos ha vuelto incapaces de forjar una política internacional que de veras consulte con nuestros intereses vitales. El ejemplo más notorio –y no queda de otra que machacar con el tema– es la facilidad con la que seguimos aceptando que Estados Unidos y la ONU impongan una prohibición que desata el narcotráfico, huracán que desde hace 30 años viene arrasando con la precaria democracia nacional. Tampoco, claro, contamos con una Cancillería dinámica y profesional que sirva para adelantar una estrategia internacional que merezca ese nombre. El actual ministerio apenas hace las veces de una agencia de empleos de alto perfil. No digo con ello que en todas partes estemos mal representados, pero sí que la política internacional colombiana es menos que mediocre.

Al rompe el problema parece afectar sobre todo a las élites económicas, políticas y sociales, si bien en realidad es de todo el colectivo. En las universidades, los gremios, las empresas, las ONG y la sociedad civil abunda como la plaga la ideología defensiva, según la cual todos vienen a robar y a aprovecharse del país.

Hablaba atrás de no desperdiciar la crisis. Pues bien, el fallo de la CIJ tendría que servir para darle un vuelto al servicio exterior, profesionalizando a fondo la Cancillería y dándole el obvio mandato de facilitar el asentamiento de los extranjeros que quieren quedarse aquí, bajo la premisa de que en su inmensa mayoría llegan para aportar valor al país. Las universidades, públicas o privadas, tienen que ser mucho más agresivas a la hora de volverse cosmopolitas. Necesitamos una gran apertura y no sólo de mercados.

Escrito lo anterior, apuesto a que concluirá el actual gobierno y seguiremos llorando el fallo de La Haya sin avanzar ni un centímetro en la asignatura pendiente de reformular nuestra política internacional.

 

 

inserte esta nota en su página
  • 0
  • 7
  • Enviar
  • Imprimir

Última hora

Lo más compartido

  • La mejor inventora del mundo es colombiana
  • La impactante broma de los 27 millones de reproducciones en YouTube
  • 'No le preste atención a la gente pobre': Robert Kiyosaki
7
Opiniones

Para opinar en esta nota usted debe ser un usuario registrado.
Regístrese o ingrese aquí

Opciones de visualización de opiniones

Seleccione la forma que prefiera para mostrar las opiniones y haga clic en «Guardar» para activar los cambios.
Opinión por:

Eduardo Saenz Rovner.

Mie, 01/30/2013 - 17:27
Hoyos me preguntó una vez por qué creo que el país es una mierda. Hoy responde; y eso que faltan más "virtudes"
Opinión por:

elperipatetico

Mie, 01/30/2013 - 16:10
que si recibieron Argentina, Brasil o para no ir muy lejos Venezuela. A Colombia llegaron antes de árabes (los turcos); judíos y algúnos españoles republicanos durante el gobierno de Eduardo Santos. Mínimo ejemplo de acogida de estos grupos respecto a paises como Argentina, México, y Brasil. Los requisitos para tramitar la ciudadanía son un verdadero laberinto kafkiano, salvo para figuras de la farándula y empresarios millonarios que con seguridad no viajan con el pasaporte vinotinto.
Opinión por:

elperipatetico

Mie, 01/30/2013 - 15:56
Además de xenófobo, otro defecto muy colombiano es ser provinciano y eso se nota, entre muchas cosas, en las relaciones exteriores. Colombia no ha tenido nunca una Política Exterior clara como si la tiene Brasil o México. Nunca ha existido nada diferente que seguir lo del Respice Polum, privilegiando, única y exclusivamente, la relaciones con Estados Unidos. En cuanto al servicio diplomático colombiano formado por embajadores, 90 por ciento políticos profesionales, da verguenza ajena. Para mencionar un solo ejemplo ¿se imaginan lo que fue tener a Carlos Moreno De Caro como embajador en Suráfrica? Y asi sucede con ministros plenipotenciarios y consules, todos políticos y familiares de políticos. En cuanto a la inmigración, desafortunadamente a Colombia nunca llegaron los extranjeros
Opinión por:

Jorge Enrique Angel Delgado

Mie, 01/30/2013 - 14:20
Un funcionario del Estado estadinense, dijo claramente q los colombianos eran bien blandengues y cedían y decían si a todo, y esto estaba él relacionandolo con alguna forma de TLC! La gran falla del pueblo colombiano, al no tener una estructura para la educación siquiera medianamente con sentido, el hecho q los pocos q tienen acceso a la educación son los ricos, hace q no haya "capacidad" para los dialogos en el "intercambio" de las ideas y los asuntos relacionados con contratos bilaterales. Si a esto se suma q no existen universidades en Colombia, dignas ese nombre, quienes deberían estar defendiendo la posición colombiana no entienden mucho de lo q tienen q defender, cómo y mucho menos con q recursos. Asi de sencillo o complicado es el asunto y el artículo tiene este trasfondo...
Opinión por:

Tetricaloctus

Mie, 01/30/2013 - 13:18
Los países de más alta inmigración tienen también normas severas. La diferencia quizá radica en que las oportunidades de inversión y de empleo en Colombia son precarias.
Opinión por:

Hoax

Mie, 01/30/2013 - 00:26
¿Quién será el acomplejado?¿ingleses?¿alemanes?.Su columna no sólo muestra arribismo sino también ignorancia. Hace casi 100 años al Cauca y posteriormente al Valle llegaron inmigrantes japoneses que implementaron modernas técnicas agrícolas para cosechar, por ejemplo, arroz y soya.Luego llegó el Cártel del Azúcar y se cagó en todo.El policultivo existente fue eliminado para monocultivar caña de azúcar, aunque ésta ya había sido introducida por los europeos.Lo que en otros lados de Colombia ahora hacen con la palma africana, en el Valle ya lo hacían con la caña.¿Cómo influyó esto en la económia? En los billetes de 50.000 pesos tenemos a un judío que fue hijo de uno de los primeros capos del Cártel: Jorge Enrique Isaacs:un terrateniente Inglés.Y a Gaitán lo mataron pa´ponerlo en el de 1.000.
Opinión por:

Hoax

Mie, 01/30/2013 - 00:28
Corrección: economía.
Publicidad
Publicidad

Suscripciones impreso

362

ejemplares

$312.000 POR UN AÑO
Ver versión Móvil
Ver versión de escritorio