Publicidad
Hernando Roa Suárez 15 Ene 2013 - 11:00 pm

Construir democracia

Actitudes frente al proceso de paz

Hernando Roa Suárez

En nuestros días, los demócratas estamos invitados a ser constructores de paz y a comprome-ternos con esta causa, porque de su consolidación depende la supervivencia de la democracia.

Por: Hernando Roa Suárez
  • 39Compartido
    http://www.elespectador.com/opinion/actitudes-frente-al-proceso-de-paz-columna-396714
    http://tinyurl.com/b6mbee5
  • 0
insertar

Al repensar el proceso político, durante los últimos seis decenios, parecería que a ningún colombiano consciente le sea extraño que el problema más complejo para resolver en el futuro, es la construcción de la paz, concebida como ausencia de violencia abierta y estructural. ¿Qué actitudes asumir frente al proceso? Nos ocuparemos de presentar cinco de ellas: el ignorante, el indiferente, el enemigo, el politiquero y el comprometido.

Ignorante. Conocemos que tradicionalmente se considera ignorante al que carece de conocimiento; al que desconoce el tema objeto de análisis. Entre nosotros, es ignorante de la magnitud del proceso de paz, el marginado político, social, económico y cultural que, debido a su situación, no puede ser sujeto activo de los procesos societales. También, podría serlo aquel que gozando de una situación de bienestar, desconoce la complejidad de los desequilibrios sociales y de sus deberes como ciudadano, esperando que el Estado sea el gestor de la solución de los conflictos. Crásamente ignorante, vendría a ser aquel profesional, empresario o ciudadano que no se ha preocupado por vincularse a través de las asociaciones, partidos, movimientos, gremios u organizaciones no gubernamentales, que participan en el planteamiento y las soluciones del problema.

Indiferente. Es aquel que conociendo el problema, el proceso y sus causas, no le interesa intervenir en él. Es el individualista por antonomasia que no está dispuesto a comprometerse y sostiene: “Déjenme tranquilo, que yo los dejaré tranquilos; el problema de la paz debe ser resuelto por el Estado, a mi no me perturben.” Preguntémonos: ¿A qué nos ha conducido la indiferencia? ¿Cuáles han sido sus resultados hasta ahora? ¿Cuáles son los costos históricos de este actuar? ¿Es propio de un demócrata ser indiferente después que Colombia ha padecido 65 años (1948-2013), de violencias ininterrumpidas?

Enemigo. Es el que está contra el proceso porque atentaría contra sus intereses y emplea medios abiertos o soterrados para oponerse. Es el típico reaccionario que parecería vivir a espaldas de la realidad del país, excepto para apoyar las acciones que lo beneficien particularmente. Ahora sabemos que en los últimos procesos de paz, especialmente los adelantados a partir de 1982-86, estos actores fueron eficientes para producir efectos cada vez más nocivos para todos.

Politiquero. Es el que desvirtuando el arte y la ciencia de la política, la ha convertido en un burdo negocio o en un medio para utilizar su poder, influencia y capacidad de manipulación, para enriquecerse indebidamente. Generalmente, es un astuto que está a la espera de la oportunidad para obtener beneficios personales de todas las actividades en que participa. También, es el que hace promesas que está en imposibilidad de cumplir y no se ha preparado para intervenir creativamente en la solución de los problemas. En el mejor de los casos, este espécimen humano, promete apoyar el proceso de paz, pero a la hora de la verdad no puede contribuir por improvisación e irresponsabilidad histórica con los intereses políticos de la Nación.

Confiaría en que los colombianos estemos muy atentos –en los próximos procesos electorales- para evitar que sigan llegando, a los más altos cargos de dirección y representación política, los que jamás le han servido a la comunidad con sentido de grandeza. Saber distinguir entre el político y el politiquero, debe ser una tarea de pedagogía política en que todos los medios de comunicación pueden intervenir eficientemente para orientar a la población en los procesos de participación.
Comprometido. Es quien ha optado por colocar su ser histórico al servicio de la causa de la paz. Es un ser auténtico que actúa -de tal manera- que existe coherencia entre lo que piensa y lo que hace. En nuestros días, los demócratas debemos tener claro que estamos invitados a ser constructores de paz y a comprometernos con esta causa, porque de su consolidación depende la supervivencia de la democracia. Me inclino a pensar, que un ciudadano constructor de la paz, la estudia individualmente y en grupo; reflexiona en distintas estrategias y tácticas; y está dispuesto a contribuir en planes a corto, mediano y largo plazo, que conduzcan a su solución.

Esperaría no exagerar al afirmar que el auténtico constructor de paz, impulsado por su adecuada conciencia histórica, interviene con sentido solidario, proponiendo alternativas viables que preserven los principios constitucionales y las prácticas propias de la democracia participativa y del estado social de derecho.

Si hemos de ser reconocidos como defensores de la paz, deben existir manifestaciones expresas de nuestro compromiso; y en él, lo que está en juego, es nuestro ser dinámico y creador. Comprometemos no tanto nuestro presente, cuanto nuestro porvenir. Observemos que el carácter dinámico y creador de esta opción, nos impulsará a excedernos y superarnos en el diseño y solución del más significante tema colombiano, sin cuya resolución sostenible, el funcionamiento de la democracia será imposible. roasuarez@yahoo.com.

P.S. Qué merecido homenaje sería que las universidades Nacional y Javeriana, editaran la obra completa de Guillermo Hoyos. Guillo fue un magnífico intelectual demócrata.

  • Página
  • 1
  • 2
inserte esta nota en su página
  • 0
  • 5
  • Enviar
  • Imprimir

Última hora

Lo más compartido

  • Isabella, la niña que descrestó con su 'Flaca' en La Voz Kids
  • Cargar el celular al lado de la cama mientras se está durmiendo engorda
  • Atlas científico de relaciones sexuales
5
Opiniones

Para opinar en esta nota usted debe ser un usuario registrado.
Regístrese o ingrese aquí

Opciones de visualización de opiniones

Seleccione la forma que prefiera para mostrar las opiniones y haga clic en «Guardar» para activar los cambios.
Opinión por:

antoniodavidnar

Mie, 02/06/2013 - 15:02
MI QUERIDO SEÑOR ROA, LOS DEMOCRATAS SOMOS RESPETUOSOS DE LA LEY Y EL ORDEN ,RESPETAMOS LA LIBERTAD EN TODAS SUS MANIFESTACIONES QUISIERAMOS VER A COLOMBIA LIBRE Y EN PAZ. ME PARECE QUE A SU ANALISIS HAY QUE AGREGARLE A LOS ILUSOS , INGENUOS , APASIGUADORES , IMBECILES Y COBARDES . LOS ILUSOS E INGENUOS COMO SANTOS Y LOS QUE SE HAN PUESTO DE CHISTOSOS DIZQUE CREYENDO EN CUENTOS CHINOS COMO LA VOLUNTAD DE PAZ DE LOS NARCOBANDOLEROS , SON LOS CULPABLES MAS PROTUBERANTES DE LA DESGRACIA QUE HA CAIDO SOBRE COLOMBIA. EN EL SEGUNDO GRUPO ESTAN ADEMAS DEL PRESIDENTE , TODOS LOS QUE CREEN QUE LA PAZ SE LOGRA HACIENDOLE CONCESIONES AL CRIMEN. SE OLVIDAN DEL DOLOR Y EL SUFRIMIENTO DE LAS VICTIMAS QUE CLAMAN JUSTICIA Y QUE VEN CON HORROR COMO SUS VERDUGOS LUEGO SON SUS GOBERNANTES UNA GROSERIA
Opinión por:

ANACLETO ARTEAGA

Mie, 01/23/2013 - 18:06
DESDE EL AÑO DE 1946, PARA ALGUNOS HISTORIADORES COMIENZA REALMENTE LA CONSTANTE COMPAÑERA DE LA SOCIEDAD COLOMBIANA: LA VIOLENCIA. SON 67 AÑOS CONTINUOS DE GUERRA. LA ÚLTIMA GUERRA CIVIL NO DECLARADA QUE NOS LLEVO A VER MORIR A 350 MIL COLOMBIANOS, LA MAYORÍA CAMPESINOS, A NOMBRE DE LOS DOS PARTIDOS HISTÓRICOS QUE DURÓ DOCE AÑOS HASTA 1958, QUE CON EL PRIMER PRESIDENTE DEL FRENTE NACIONAL, LLERAS CAMARGO NO PUDO DETENERLA Y ESA "NUEVA" VIOLENCIA EN LA QUE PERDURA DESDE 1958 HASTA ESTE MISMO AÑO DE 2013. LAS NUEVAS GENERACIONES NO CONOCEN LA HISTORIA DE SU PROPIO PAÍS. ELLA, EL ESTUDIO DE LAS HISTORIA, DE LAS HUMANIDADES HAN DESAPARECIDO EN COLEGIOS Y UNIVERSIDADES Y ELLES NACIERON EN LA GUERRA Y SU MENTALIDAD, POR LA PROPAGANDA OFICIAL Y PRIVADA , ES GUERRERISTA. LO RESPETO Y VALORO.
Opinión por:

Javiercamar

Mie, 01/23/2013 - 14:20
Muy buena la descripción de perfiles que hace el señor Roa. Nos lleva a buscar ubicar en esas categorías a varios actores que deberían ser claves en este proceso de paz y aquí vale pensar en las personas jurídicas como los gremios y los medios de comunicación. ¿En qué perfil se ubicarían ellos?
Opinión por:

Indoamericano

Mie, 01/16/2013 - 18:15
El problema , profesor Roa, es que estas cinco tipologías son la misma cosa pero a distinta hora; en otras palabras lo que abunda en nuestro medio es la capacidad de "mutar" segun el momento y sobrevivir en medio del fango de lo que muchos afirman que es una democracia. Cualquiera de nuestros politicos , intelectuales, profesionales, ricos y vaciados viene al mundo en Colombia, con la "dotación" de esas competencias; solo que gracias a Dios no todos nos inclinamos por la politica, los negocios, y solo tenemos opción entre mirar ricos y ser vaciados. Chao!!
Opinión por:

Josacuto

Mie, 01/16/2013 - 17:57
Profesor, amigo y gran hombre, cada una de sus columnas develan el gran conocimiento de la realidad, compromiso social y propuestas que todos los colombianos deberiamos tener en cuenta y más en estos momentos donde se construye la tan necesitada y anhelada paz. Pasaría de ser ignorante a ser constructor desde mis posibilidades como profesor. Hacer política tiene que ver indudablemente con la posibilidad de dinamizar la palabra en las aulas desde la lectura y la escritura, desde el conocimiento histórico hasta la construcción de una nueva y eso solo podr´´a realizarse desde una actividad de enseñanza/aprendizaje responsable y coherente. Es uno de los muchos retos que esta columna me plantea y que seguramente otros, los que lean también lo harán.
Opinión por:

elespectado

Mie, 01/16/2013 - 11:11
Ignorantes, enemigos y politiqueros, superan el 90% de los colombianos adultos. Los politiqueros son los más peligrosos porque jalonan a los ignorantes y a los indiferentes. uribe es un magnífico ejemplo al reunir dos categorías: enemigo y politiquero.
Publicidad
Publicidad

Suscripciones impreso

362

ejemplares

$312.000 POR UN AÑO
Ver versión Móvil
Ver versión de escritorio