Jorge Iván Cuervo R. 20 Sep 2012 - 11:00 pm

Acuerdo humanitario y comisión de la verdad

Jorge Iván Cuervo R.

Ahora que se conoce el inicio formal de negociaciones entre el gobierno de Juan Manuel Santos y la guerrilla de las Farc para la terminación del conflicto armado, es necesario definir los hitos de inicio y cierre del proceso: un acuerdo humanitario y una comisión de la verdad.

Por: Jorge Iván Cuervo R.
  • 6Compartido
    http://www.elespectador.com/opinion/acuerdo-humanitario-y-comision-de-verdad-columna-376336
    http://tinyurl.com/lnqp2ep
  • 0
insertar

Como en las reglas de juego se definió que se negociará en medio de la confrontación, es prioritario que una vez inicien las conversaciones se firme un acuerdo humanitario que impida que el conflicto se degrade y deteriore la poca confianza que se ha creado entre las partes en la etapa de los acuerdos exploratorios. Este acuerdo debe incluir la liberación de los secuestrados por parte de las Farc y la definición de un mínimo humanitario que debe tener como base el artículo 3º común de los Convenios de Ginebra, lo cual supone que en medio de la confrontación no se cometerán graves infracciones al derecho internacional humanitario y, en especial, procurando que “las personas que no participen directamente en las hostilidades, incluidos los miembros de las Fuerzas Armadas que hayan depuesto las armas y las personas puestas fuera de combate por enfermedad, herida, detención o por cualquier otra causa, serán, en todas las circunstancias, tratadas con humanidad...”.

De igual manera, debe darse un marco para evitar que en desarrollo de la confrontación se involucre a la población civil y se usen armas prohibidas por el derecho internacional. Este acuerdo debe ser objeto de verificación internacional, bien sea por el Comité Internacional de la Cruz Roja, si las partes así lo deciden, o alguna otra instancia creada ad hoc para tales efectos. Este tipo de acuerdos incrementan la confianza entre las partes y hacen ver al opositor con algo de humanidad. Esa fue la clave del proceso en El Salvador. La negociación puede continuar sin temor a que las partes quieran incrementar su potencial militar.

Al final de las negociaciones se precisa de una comisión de la verdad que se ocupe de todos los crímenes cometidos en el país con ocasión del conflicto interno, en un tiempo por definir, en la que la sociedad civil debe tener un rol protagónico. Si en el borrador del acuerdo se dice que se honrará a las víctimas, y el presidente Santos así lo reiteró en su alocución, qué mejor forma de cerrar el proceso que con un mecanismo que provea dosis razonables de justicia y altas de verdad y reparación.

El escenario de una paz justa y duradera, con un horizonte de reconciliación, sólo puede darse cuando la sociedad colombiana pueda hacer la catarsis sobre los crímenes cometidos en el contexto y con el pretexto del conflicto interno.

[email protected] /

  • Jorge Iván Cuervo R. | Elespectador.com

inserte esta nota en su página
  • 0
  • 1
  • Enviar
  • Imprimir
Publicidad
Publicidad

Suscripciones impreso

362

ejemplares

$312.000 POR UN AÑO
Ver versión Móvil
Ver versión de escritorio