Por: Harry Sasson

Para ahorrar y reutilizar

La cocina debe ser práctica y ahorrativa. Por eso quiero proponerles esta semana una receta a mi juicio maravillosa en la que vamos a encontrar tres características importantes: es rápida y sencilla, sirve para reutilizar alimentos que se han pasado de su punto y la técnica permite muchas variantes.

Digo que es práctica porque el romesco, una salsa que se puede preparar con anticipación y reservar en la nevera, sirve para enriquecer una gran variedad de preparaciones, como un puré de papa, una pasta, un sánduche o un pescado.

Por otro lado, utilizaremos el pan que se nos queda en la alacena y luego de unos días no sabemos qué hacer con él, y con esto quiero señalar una de las obligaciones del buen cocinero, que es no desperdiciar alimentos y sacarles siempre el máximo provecho.

Y finalmente, el montadito, un bocado típico español que consiste en acomodar lo que sea sobre un trozo de pan, es una técnica que saca de apuros y que resulta ideal cuando se atiende, por ejemplo, a un grupo de amigos o de familiares.

[email protected] / www.harrysasson.com

Ingredientes

4 rodajas de pan de ayer

4 rodajas de morcilla de Burgos o criolla, sin la piel

4 huevos

2 cucharadas de aceite de oliva

6 cucharadas de romesco

Para el romesco:

1 cabeza de ajo

3/4 de taza de almendras peladas

1 trozo de pan viejo

2 tomates chontos maduros cortados en cuartos

2 pimentones rojos asados y pelados

1 taza de aceite de olivas extra virgen

1/4 taza de vinagre de jerez o de vino tinto

Peperoncino al gusto

Sal y pimienta

Montadito de morcilla, huevo poché y romesco

Preparación

Corte la cabeza de ajo por la mitad, úntela con aceite de oliva, envuélvala en papel de aluminio y llévela al horno precalentado a 300 °F durante 25 minutos o hasta que la carne del ajo esté asada y cremosa. Al cabo de este tiempo retire, deje enfriar y espiche para obtener toda la carne del ajo. Aparte, en una sartén dore los tomates en abundante aceite de oliva por lado y lado y retire. En una licuadora o un procesador triture las almendras junto con la carne del ajo, el vinagre, el peperoncino, el pimentón y los tomates. Agregue el pan e incorpore el aceite en hilo fino. Termine sazonando con sal y pimienta. Si está muy espeso, añada un poco más de vinagre. Para los huevos, lleve a hervor una olla con agua y una cucharada de vinagre blanco, reduzca un poco la temperatura para que hierva suavemente y deje caer con delicadeza los huevos uno a la vez, gire un poco el agua con la ayuda de una cuchara y cocine hasta el punto deseado (ojalá que la yema quede blanda). Para montar, dore un poco las rodajas de pan en una sartén con aceite de oliva y proceda igual con las rodajas de morcilla. Acomode una rodaja sobre cada pan, ubique encima un huevo pochado, vierta un poco de romesco y decore con almendras tostadas.

Buscar columnista

Últimas Columnas de Harry Sasson