Publicidad
Jaime Arocha 26 Nov 2012 - 11:00 pm

Anancyland

Jaime Arocha

La nación de Anancy consiste en redes de parientes que van desde el archipiélago de San Andrés, Providencia y Santa Catalina, a la costa limonense de Costa Rica, a Bluefields en Nicaragua, a las costas afrohondureñas, a Guatemala y Belice por los Garífunas, a Corn Islands, a Jamaica, a Colón en Panamá y a Bogotá, que alberga gente raizal desplazada.

Por: Jaime Arocha

 La forman quienes fueron educados por sus abuelas en las historias de Anancy, la araña cuya astucia le permite vencer a Tío Tigre y a otros adversarios más poderosos que ella. La trajo gente de afiliación Akán que los ingleses comenzaron a importar a finales del siglo XVII desde Ghana y Costa de Marfil hacia el Caribe insular y el litoral pacífico colombo-ecuatoriano, donde la llaman Ananse. En África occidental representa a un Prometeo que no sólo le dio el fuego a la humanidad, sino la sabiduría que en secreto atesoraba el dios Niamen.

Anancyland va más allá del archipiélago y los cayos, y su origen antecede los de Colombia y Nicaragua. De ahí que la Unesco hubiera reconocido a la Seaflower como una de las reservas de biósfera más importantes del planeta. Hoy el fallo de la Corte Internacional de La Haya amputó 54% de ese territorio protegido, dejándolo a merced de petroleros ansiosos por librarse de la militancia de la gente raizal a favor de la salvaguardia de su joya ambiental. Sin embargo, era imposible que la Corte Internacional le incorporara a sus consideraciones la relación entre la reserva de biósfera Seaflower y Anancyland. Quienes tenían los medios para defender esa posición no figuraron en la lista de invitados a La Haya.

En 2007, semejante ninguneo tuvo varios hitos que no excusan aquellos que los antecedieron, ni los que se siguen presentando de acuerdo con esa preconcepción absurda de que la gente raizal goza de una especie de infantilismo atávico. El 20 de julio de ese año, la administración Uribe Vélez celebró una parada militar para que la exhibición de armas ratificara la soberanía que tenía en mente. Tres meses más tarde, tuvo lugar una feria de flores con “desfile de silleteros, serenata antioqueña, fiesta paisa, tango, cabalgata, tablados, trovas […]”, y no hacía mucho tiempo el mismo gobierno había inaugurado una vía peatonal con perfumerías y almacenes de ropa de marcas internacionales. Los negocios de las isleñas se limitaban a ventas ambulantes de comida. De ahí el cartel de una manifestación raizal: “[…] no tenemos calles, empleo, hospital, ni un país en quien confiar… Pero sí tenemos vía peatonal”. Por su parte, en Providencia tuvieron que pintar los techos de las casas en amarillo, azul y rojo, para que, desde el avión, al viajero no le asaltaran dudas acerca de los límites de la patria. Para afianzar esa concepción, ese mismo presidente nombró a Juan Guillermo Ángel como alto consejero presidencial para el Desarrollo de San Andrés y Providencia. De acuerdo con la gente raizal se trataba de un virrey, cuya misión puso en tela de juicio mediante palabras en creole, como las de un afiche para una demostración: “wi niid non muo fals ienjel, aal wii niid iz self-ditormination, yeeh dat da weh wii rilli niid” —no necesitamos más un Ángel falso, todo lo que necesitamos es autodeterminación—. Ese ideal de autonomía raizal debe ser la brújula para las negociaciones diplomáticas que se imponen para amparar el porvenir de Anacyland.

 

 

  • Jaime Arocha | Elespectador.com

  • 6
  • Enviar
  • Imprimir

Última hora

  • Dos explosiones y dos petardos desactivados en la madrugada de este martes en Bogotá
  • Bomberos controlan incendio en Engativá
  • Diego Simeone llega a México en plan de actor de cine

Lo más compartido

6
Opiniones

Para opinar en esta nota usted debe ser un usuario registrado.
Regístrese o ingrese aquí

Opciones de visualización de opiniones

Seleccione la forma que prefiera para mostrar las opiniones y haga clic en «Guardar» para activar los cambios.
Opinión por:

labusqueda

Jue, 01/17/2013 - 20:57
Toda generalización es reductora. Hace desaparecer las tonalidades de grises.No cabe duda de la presencia akán con su Ananse en el archipiélago, empero, al trasegar sus islas y escuchar a su gente con sensibilidad africanista se recoge también preciosa información que da cuenta de la presencia de la gente Ibo, Ibibio-Efik, Ewé y Mina en ese territorio. Tal como lo señaló un participante providenciano en una semana raizal en Bogotá, desplegando sus memorias Ibo en el auditorio del Planetario Distrital en una mañana de lluvia bogotana. Haciendo que quienes lo escuchábamos viajáramos a ese preciso lugar que los españoles llamaron Calabar y los ingleses Cross River. Recuperar los grises no es destronar a Ananse es saber quienes fueron y son los otros interlocutores de la astuciosa araña.
Opinión por:

ccdc

Dom, 12/02/2012 - 08:22
Parece evidente que Colombia también perderá esas islas. De la autodeterminación a la independencia sólo hay unos cuantos años. El "trozo" mar que se irá con esas islas es enorme. Pero está claro que desde Bogotá no se hará nada para evitar esa perdida.
Opinión por:

Dolores Edelmyra

Mar, 11/27/2012 - 15:44
Te adoro Jaime. Eres de los inteligentes y asesados contados con los dedos de la mitad de la mano que escriben en este pasquinsucho. Gracias por tu columna.
Opinión por:

SAMUSANTI

Mar, 11/27/2012 - 08:42
Muy buena remembranza para quienes en el interior también nos sentimos olvidados del gobierno central y quienes nos tenemos que aguantar todos los dias los hechos de corrupción en todas las esferas del gobierno y la justicia. Da verguenza que en los periódicos diariamente los titulares sean sobre lo mismo, corrupción, corrupcion y corrupción, crímenes y los flamantes abogados conocedores que sus defendidos son culpables, se les infla el ego cuando pueden sacar libre a un reconocido delincuente de cuello blanco. Que pais, pais pais.....
Opinión por:

El de la H

Mar, 11/27/2012 - 07:29
Pobres sanandresanos, tener que aguantar una fiesta con tango, rancheras, música de des(p)echo, aguardiente, desfile de silleteros, carrieles, cabalgatas, etc. Nada más les falta una plaza de toros y ya: son de nuevo parte de Colombia... del interior de Colombia.
Opinión por:

doloresthomas

Mar, 11/27/2012 - 02:05
Sencillamente espectaular, profesor Arocha. NADIE había mencionado este PEQUEÑO detalle, que hace toda la diferencia y demuestra la absoluta miopía de nuestros gobernantes.
Publicidad
Publicidad

Suscripciones impreso

362

ejemplares

$312.000 POR UN AÑO
Ver versión Móvil
Ver versión de escritorio