Publicidad
Juan Pablo Ruiz Soto 29 Ene 2013 - 11:00 pm

Antártida, trabajo en equipo y desapego

Juan Pablo Ruiz Soto

La semana pasada concluyó la expedición colombiana al monte Vinson. Surgió como parte de una propuesta que pretendía que un colombiano alcanzara la cumbre más alta de cada continente.

Por: Juan Pablo Ruiz Soto
  • 14Compartido
    http://www.elespectador.com/opinion/antartida-trabajo-equipo-y-desapego-columna-401825
    http://tinyurl.com/bbdmre9
  • 0

Luego, su objetivo evolucionó: Nelson Cardona sería el primer latinoamericano con prótesis que alcanzara las siete cumbres. En el proceso, la propuesta ganó el nivel de convocatoria nacional: Nelson y su determinación de desprendimiento se convirtieron en referente de una invitación al país —gestionada por Marca País Colombia y Coldeportes—, invitando a los colombianos a realizar una promesa de desapego. Desprenderse de un sentimiento o comportamiento que entorpeciera las rutas de un mejor país, un mejor entorno laboral, familiar o personal.

Nelson, después de un accidente de montaña, se enfrentó al dilema de conservar su pierna, en condiciones que no le permitían ejercer su actividad de montañista, o desprenderse de parte de su cuerpo para volver a la montaña y a la gestión y realización de sus sueños, gracias a una prótesis. La invitación, que la Expedición Vinson y Marca País Colombia hicieron a los colombianos, vuelve a ser oportuna una y otra vez.

Hoy, cuando se están adelantando las conversaciones de paz en Cuba, todos los colombianos debemos realizar actos de desapego. Allí, el Gobierno y la guerrilla deben tomar determinaciones de desprendimiento para poder construir una paz duradera. Son muchos los sentimientos y actitudes que debemos cambiar si queremos llegar a un acuerdo duradero. No solo el Ejército y la guerrilla, sino también la población civil, afectada por los actores de la guerra, guardan resentimientos y rencores que siguen expresándose de múltiples manera, resquebrajando la paz en construcción. Un sueño que puede consolidarse solo si todos los colombianos de manera consciente nos lo proponemos.

No es solo en el campo militar y en los temas de la guerra donde debemos realizar cambios, también debe hacerse en asuntos económicos y políticos. En lo económico, nos avergüenza ser el segundo país del continente donde el desequilibrio entre ricos y pobres es mayor. Esto hace de Colombia uno de los peores países del continente y del mundo en este aspecto. En medio de tanta riqueza, no debe haber tanta pobreza ni una desigualdad de oportunidades tan grande entre unos y otros. Por ejemplo, educación y salud son aspectos a los que toda la población debe tener derecho efectivo, en calidad y cantidad. Esto no puede ser privilegio de unos pocos. En temas políticos y de administración pública también hay mucho que cambiar y muchos aspectos exigen un verdadero compromiso de desapego y desprendimiento si queremos hacer de Colombia el gran país que podemos ser. Gobernar para los colombianos, antes que para beneficio de quienes ostentan el poder, sería un cambio de actitud de gran trascendencia a nivel local, regional y nacional.

En la Antártida el equipo colombiano sobresalió frente a los demás grupos, no solo por su sentido de equipo y solidaridad, sino también por su clara expresión de nacionalismo. Para todos era notorio que había un sentido de país y unidad que no se veía en otros grupos. Nelson y seis colombianos más alcanzamos la cumbre. Si logramos que el proceso de paz nos lleve a un verdadero sentimiento de unidad nacional, de manera que las diferencias internas estén siempre supeditadas a los principios nacionales de unidad y desarrollo, estamos dando pasos importantes en la construcción de un mejor país.

  • 0
  • Enviar
  • Imprimir

Última hora

  • Detienen a propietario de bar por presuntamente disparar contra clientes
  • Carlos Bacca: ser el goleador no estaría mal

Lo más compartido

  • Entre lágrimas se despidió David Ospina del Niza francés
  • "En mi nombre no, por favor"
  • Este jueves habrá jornada de reclutamiento en todo el país
Publicidad
Publicidad

Suscripciones impreso

362

ejemplares

$312.000 POR UN AÑO
Ver versión Móvil
Ver versión de escritorio