Publicidad
Mauricio García Villegas 12 Oct 2012 - 11:00 pm

Aprender a gobernar

Mauricio García Villegas

A cada grupo político le gusta hablar de lo que sabe. La izquierda habla de derechos sociales, de participación política y de derechos humanos, entre otras cosas.

Por: Mauricio García Villegas
  • 20Compartido
    http://www.elespectador.com/opinion/aprender-gobernar-columna-380958
    http://tinyurl.com/lw5dc6f
  • 0
insertar

A la derecha, en cambio, le encanta hablar de seguridad, de moral, de cultura, de negocios, etc. Debo confesar que siento una atracción particular por los temas que le gustan a la derecha. Tal vez por eso es que algunos amigos de izquierda me tildan de conservador. Pero se equivocan. Lo que pienso es que esos temas son muy importantes; quizás demasiado importantes para dejarlos en manos de la derecha.

Mucha gente de izquierda menosprecia la importancia que la Policía y el Ejército tienen en la construcción de una democracia estable y en la protección de los derechos humanos. El hecho de que las Fuerzas Armadas hayan sido (o sean) focos de represión ciudadana los lleva a pensar que la sociedad podría estar mejor sin ellas. De ahí viene ese cándido encanto que algunos líderes de izquierda en América Latina tienen (salvo cuando les toca gobernar) por las ideas anarquistas, por la democracia directa y por el autogobierno. El problema es que al descalificar (con buenas razones, lo sé) a los represores, cuestionan, por ahí derecho, la función que ellos mismos están llamados a cumplir. De esta manera, como se dice popularmente, botan al niño con el agua de la bañera.

Algo parecido pasa con los temas culturales y morales. Se sabe de la manera muchas veces amañada e hipócrita como las élites civiles y eclesiásticas hablan de los valores y de los principios. El problema es que eso ha llevado a algunos en la izquierda a desconocer la importancia que esos temas tienen en la cohesión social y en la estabilidad democrática. Aquí pasa lo mismo: la crítica radical acaba no sólo con quienes hacen mal las cosas, sino con la cosa misma que deberían haber hecho bien. Tengo la impresión de que los últimos alcaldes de Bogotá han hecho justo eso al subestimar los avances en cultura ciudadana conseguidos durante las administraciones de Antanas Mockus.

Con esto no quiero proponer que la izquierda y la derecha abandonen sus preferencias temáticas. Lo que digo es que hacer política democrática consiste en priorizar valores y principios (por ejemplo, la igualdad sobre la libertad), más que en escoger unos y botar los otros a la basura. Gobernar no sólo implica adelantar políticas públicas sobre los temas preferidos, sino sobre todos los temas. Por desconocer eso es que la izquierda tiene más vocación de oposición que de poder: cuando gana las elecciones (en Bogotá, en Caracas o en La Paz) se da cuenta de que temas como la eficiencia administrativa, la producción de riqueza y los derechos de propiedad no son temas de derecha sino temas de gobierno. El problema es que no tienen gente preparada para trabajar en eso: sobran los líderes populares (lo cual está muy bien), pero escasean los banqueros, los industriales y los gerentes.

Vuelvo al inicio. Los temas que le gustan a la izquierda son tan importantes como los temas que le gustan a la derecha. Por eso, si de lo que se trata es de tener vocación de poder (no sólo de oposición), la izquierda latinoamericana debería interesarse más por cosas como la administración de empresas, la seguridad y la cultura de la legalidad (de la misma manera como la derecha debería interesarse más por la pobreza y las violaciones a los derechos humanos).

Lo que digo no sólo sirve de preparación para gobernar, también sirve para crear (mientras tanto) un debate político más ilustrado, menos autista y menos polarizado.

inserte esta nota en su página
  • 0
  • 18
  • Enviar
  • Imprimir
18
Opiniones

Para opinar en esta nota usted debe ser un usuario registrado.
Regístrese o ingrese aquí

Opciones de visualización de opiniones

Seleccione la forma que prefiera para mostrar las opiniones y haga clic en «Guardar» para activar los cambios.
Opinión por:

Alberto V. Velasquez

Mie, 10/17/2012 - 23:32
Los discursos sencillos y plenos de lucidez no están exentos de los vacíos de la inocua narratividad de los locutores deportivos, especialmente los de fútbol. Quizás porque la fidelidad narrativa naufregue invariablemente cuando, con deleznables precauciones, enfrenta uno de los problemas más impenetrables de occidente: la representación de la realidad. Poner en palabras lo que se ve, suponiendo que "lo que se ve, es lo que es": todo lo que es. Dicho en otras palabras: la gente de a pié, acostumbrada a que la embrollen con la carreta de políticos culebreros o la farsa del estercolero del bussines show, el pueblo prefiere el lugar común del sentido común: "lo que se ve, deberá decirse" sin filtros, sin eufemismos, al julitoW's style. Este valioso manual de cómo vencer los prejuicios polí-
Opinión por:

Alberto V. Velasquez

Mie, 10/17/2012 - 23:48
ticos in situ, una vez adueñados del ejercicio del poder constitucional corren el inmenso riesgo de convertirse en un Manual para Dummies. Si, claro, los orilleros de cualquier rivera política, left/right/anarquistas validan el olvidado "Principio de Peter" una vez se "empoderan". El problema, señor García, es proponer esta irrefutable conclusión de laboratorio, esta situación tan teórica como anacrónica. A pesar de lo que se ve por estos pagos, los empoderados left/right no sólo son impenitente detritus ideológico de la posmodernidad (la norma ya no es servir, es medrar en beneficio individual) sino que el tinglado al que equivale la "arquitectura democrática" demanda de sus actores roles de utileria adaptables para "parecer" que se gobierna cuando la función principal es sólo permanecer.
Opinión por:

omboga

Dom, 10/14/2012 - 17:51
Excelente columna. Gracias
Opinión por:

Aventinus

Sab, 10/13/2012 - 19:04
Cantinflesco hoy.
Opinión por:

OpinadordeBogota

Lun, 10/15/2012 - 19:51
Cantinflesco? o mas bien, no entendió?
Opinión por:

-shemp-bmx

Sab, 10/13/2012 - 18:57
En otras palabras, eso es más o menos "ser de centro" Lástima que haya tanto radical bananero en este país.
Opinión por:

leinadsajor

Sab, 10/13/2012 - 19:47
Radical bananero!!! Jajajajaja, me hizo reir mucho!!
Opinión por:

Ar mareo

Sab, 10/13/2012 - 17:18
Las elecciones las ganan los politicos pero las politicas las desarrollan y ejecutan los tecnicos. Los politicos duran 4 anhos pero los burocratas hasta q se jubilan. De ahi q una burocracia entrenada, competente, y comprometida, q defiende el bien comun y al estado como bien fundamental es el motor q mueve al pais independiente del gobernante de turno.
Opinión por:

doloresthomas

Sab, 10/13/2012 - 13:39
Como siempre, esta es una excelente columna. Da gusto que llegue el sábado para leer a Mauricio García Villegas. Buena reflexión.
Opinión por:

Esparta

Sab, 10/13/2012 - 12:44
Un concepto bien ponderado, ecuánime e ilustrativo.
Opinión por:

mundokafka

Sab, 10/13/2012 - 12:36
Los gobiernos, sin importar su tendencia ideológica, son gobiernos de unidad, de Institucionalidad. Naturalmente que se va gobernar de acuerdo a su ideal político, pero sin desconocer las diferentes corrientes ideológicas que en un debate interno oxigenan las ideas. Las fuerzas armadas y de policía, deben tomar partido por la institucionalidad del Estado, no de los partidos.
Opinión por:

lioberguer

Sab, 10/13/2012 - 11:48
Excelente artículo. La sociedad incluyente exige tener en cuenta los diferentes enfoques para lograr un balance y tras una negocoación llegar a un consenso que cobije todas las tendencias y respete todos los los disensos. Los fundamentalismos excluyen las ideas y las formas contrarias a las propias, impidiendo el sano debate y el diálogo.
Opinión por:

leinadsajor

Sab, 10/13/2012 - 11:03
El mejor ejemplo del equilibrio de un estado latinoamericano que puede llevar a cabo políticas sociales exitosas al mismo tiempo que brinda seguridad a sus ciudadanos, es Brasil. Mientras en Venezuela (que le siguen apostando al Royal Flush del petróleo) la inseguridad es abismal, en Brasil están cerca de erradicar el problema de violencia endémica. Yo veo a Brasil en unos pocos años como el USA de suramérica, y a Colombia como el México de Brasil. Se necesita más que política para salir de los problemas: se necesita inversión en ciencias, cultura, educación, pero también un cambio cultural.
Opinión por:

sabueso

Sab, 10/13/2012 - 09:26
esa s la clav mientras izquierdas y derechas no equilibran sus razones las mafias y las multis hacen de las suyas
Opinión por:

leftright

Sab, 10/13/2012 - 08:50
primera vez que coincido con el mamertazo de maurico,el ejemplo patetico en seguriada lo stamos viviendo con el exterroista petro,que no quiere que la policia dizque se exceda con los UNIVERSICARIOS VANDALOS TERRORISTAS ????????
Opinión por:

OpinadordeBogota

Lun, 10/15/2012 - 19:54
Tan bonito que deja claro que, según él hay gente con la que deben o pueden excederse... Este debería cambiarse el nombre a ultra rigth
Opinión por:

Eduardo Saenz Rovner.

Sab, 10/13/2012 - 10:34
Leftright vé "mamertos" en todas partes. No se da cuenta que lo que hay es intelectuales orgánicos in pectore buscando puesto.
Opinión por:

Contradictor

Sab, 10/13/2012 - 10:20
O sea que la policîa debe exederse?....................Degenerado hijueputa.=
Publicidad
Publicidad

Suscripciones impreso

362

ejemplares

$312.000 POR UN AÑO
Ver versión Móvil
Ver versión de escritorio