Por: Hernán Peláez Restrepo

Así vale

Un título en el campeonato profesional en la actualidad en nuestro medio se gana así, sin delanteros capaces. De los tres inicialistas, Wason, Cosme y William Zapata, este último, con menos compañía, resultó ser el mejor. Por su combatividad, su gol y aceptar su papel de solitario. Ah, y de paso, aguantar el juego fuerte del panameño Torres.

Los de Millos nada de nada. El gol de Cosme le otorga cierta disculpa. Sí, a través del partido, Millos exhibió mejores intenciones, el Medellín del segundo tiempo encontró en los tiros libres directos, cobrados por Sebastián Hernández, la forma de nivelar el partido.

Quedaron los pelotazos constantes de Máyer Candelo, quien se fue desgastando por la repetidera de los mismos, obligando al ingreso de Ómar Vásquez, quien realmente no alcanzó a pesar en el juego mismo. Algo parecido ocurrió con Perlaza, quien ingresó a la zona derecha a colaborar con Lewis Ochoa, sin mayor beneficio.

Ir al punto penal fue la formula única para asignar la estrella. Allí entonces, como es común, los nervios traicionaron a Herner, quien había realizado buen trabajo defensivo y a Ómar Vásquez, que peor no lo pudo ejecutar. Después Correa terminó con la angustia y Delgado, quien había acertado, fue el héroe del título, con lo cual quedó ratificado, de paso, que los delanteros estuvieron en nada.

Pasaron 24 años para que Millos anexara una estrella en su escudo y dejara curiosamente el fútbol de Bogotá con dos representantes en la Copa Libertadores. Millos y Santa Fe se encontrarán a comienzos de 2013 en la llamada Superliga, con la obligación de ubicar un plan de juego ofensivo y preciso, porque aunque así vale, es necesario utilizar un trabajo más eficaz y no tan cerrado en el medio campo, donde a veces se exagera en el trato y préstamo de balón entre los volantes. Por supuesto que emigrarán jugadores y ya se habla del posible paso de Román Torres al Palmeiras.

Más allá del fútbol mismo los equipos de Bogotá consiguieron recuperar a la afición y por ello las taquillas, las asistencias, lo cual obliga a reforzar como corresponde a equipos que ya adquieren la obligación de responder al apoyo masivo de los rolos. Y por favor no olviden los encargados de contratar a delanteros con oficio y gol, que cuestan, pero por lo observado hay con qué.

Buscar columnista

Últimas Columnas de Hernán Peláez Restrepo